Investigan a dos vecinos de O Baixo Miño por usar lazos prohibidos para cazar jabalíes

El conductor de un vehículo tuvo que liberar a un perro que había encontrado atrapado por un cepo
Los cepos incautados. SEPRONA
photo_camera Los cepos incautados. SEPRONA

La Guardia Civil investiga a dos vecinos de la comarca pontevedresa de O Baixo Miño por utilizar medios de caza no selectivos para la captura del jabalí, tales como lazos, para evitar los daños que estaban sufriendo en las plantaciones de maíz.

Los dos casos investigados tuvieron lugar el pasado mes de agosto de este año. El primero de ellos fue en el municipio de O Rosal, donde se localizaron tres lazos en las proximidades de una parcela cultivada con maíz.

Durante la inspección ocular que realizó la Patrulla del Seprona de Tui, se observó la estratégica situación de los lazos en el perímetro de la finca, en cuyo interior se apreciaban varias plantas que ya habían sido dañadas por la acción del jabalí.

20221010 CEPOS JABALÍ TUI O ROSAL2
Un perro, atrapado en uno de los cepos. SEPRONA

La persona responsable de la plantación admitió que había colocado los lazos para prevenir los daños que estaba sufriendo, sin saber que estaba prohibido, por cuyo motivo se le notificó su condición de investigado como presunto autor de un delito contra la flora, la fauna y los animales domésticos.

Segundo caso en el municipio de Tui

Por otra parte, a raíz de una alerta ciudadana se tiene conocimiento de otro caso de similares características en el municipio de Tui.

En esta ocasión fue el conductor de un vehículo el que informa de que había tenido que liberar a un perro que había encontrado atrapado por un cepo en las proximidades de una finca de maíz en la parroquia de Ribadelouro.

Cuando la patrulla del Seprona fue a inspeccionar la zona acompañada de un Agente Medio Ambiental del Servicio de Conservación de la Naturaleza de la Xunta de Galicia encontraron el cepo metálico que supuestamente había atrapado el perro y a escasos metros dos lazos situados en sitios estratégicos del cierre perimetral de una finca de maíz, que días antes había sido objeto, por parte del agente forestal, de un informe previo sobre valoración de daños ocasionados por el jabalí.

Las investigaciones llevaron a la identificación del propietario de la finca, que también fue investigado penalmente como presunto autor de otro delito contra la flora, la fauna y los animales domésticos. Las diligencias instruidas se entregaron en el juzgado de Instrucción de guardia de Tui.

Comentarios