sábado. 28.03.2020 |
El tiempo
sábado. 28.03.2020
El tiempo

Un jurado dirime desde este lunes en la Audiencia el crimen de la desbrozadora

El hombre acusado de matar a su vecino con una desbrozadora en A Cañiza. ARCHIVO
El hombre acusado de matar a su vecino con una desbrozadora en A Cañiza. ARCHIVO

Un hombre de A Cañiza se sienta en el banquillo por dar muerte en 2017 a su vecino y atacar a su hija cuando grababa con el móvil

La Fiscalía pide un total de 18 años de prisión para un varón de A Cañiza, José Luis Viéitez, de 51 años, acusado de asesinar con una desbrozadora a su vecino y de intentar asesinar a la hija de éste, y que desde este lunes será juzgado por un tribunal de jurado en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial.

Según se recoge en el escrito de acusación pública, el procesado, que se encuentra en prisión provisional por estos hechos, y su vecino José Carlos "tenían malas relaciones de vecindad" y, de hecho, estuvieron implicados en varios procedimientos judiciales "como consecuencia de las mutuas agresiones".

Los hechos ocurrieron en el barrio de Guindeiras, parroquia de Achas (A Cañiza) el 17 de junio de 2017. El acusado se encontraba limpiando hierbas con una desbrozadora, cuando salieron de su domicilio José Carlos y su hija. Allí, "con intención de agredir a su vecino, se aproximó dirigiendo la desbrozadora a la cara» de él y le cercenó la nariz".

La hija sacó el teléfono móvil para grabar lo que pasaba y entonces José Luis, sin darle "tiempo de reaccionar ni defenderse", dirigió la desbrozadora hacia ella, con lo que le amputó un dedo, le produjo fracturas y le causó "múltiples heridas". En ese momento ella cayó y el varón la siguió atacando cuando estaba en el suelo, causándole más lesiones.

A continuación, José Carlos se levantó del suelo e intentó huir a la carrera, pero, al verle, el acusado salió en su persecución. Por causas que se desconocen, la víctima cayó al suelo y trató de cubrirse la cabeza con los brazos, pero José Luis le siguió atacando.

FACULTADES MERMADAS. La Fiscalía entiende que el acusado "era consciente de que atacando con una desbrozadora podría causar la muerte", si bien, de acuerdo con el informe del médico forense, tenía sus facultades volitivas (que dominan los impulsos) afectadas de manera severa y las intelectivas (que permiten distinguir lo que está bien de lo que está mal) con "una merma al menos moderada".

Por estos hechos, la Fiscalía pide que el hombre sea condenado por un delito de asesinato y otro de asesinato en grado de tentativa, aunque aplica una atenuante muy cualificada referida a que, "al tiempo de cometer la infracción penal, a causa de cualquier anomalía o alteración psíquica", el acusado no podía "comprender la ilicitud del hecho o actuar conforme a esa comprensión".

En este marco, reclama que el hombre sea penado con 12 años de prisión por el asesinato del varón y 6 más por el asesinato en grado de tentativa de su hija. También solicita que se le prohíba comunicarse y aproximarse a menos de 200 metros de los parientes de hasta segundo grado de consanguinidad de José Carlos durante 18 años.

Como consecuencia de las graves heridas infligidas por el acusado, la hija de la víctima padece numerosas secuelas, y está pendiente de su sanación total. Asimismo, el otro hijo del fallecido sufre estrés postraumático y se encuentra en tratamiento.

El Ministerio Público reclama que la familia sea indemnizada según los baremos recogidos en la Ley de Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor, y en la ley 35/2015, "incrementados en un 40 por ciento, en atención al carácter doloso y las circunstancias de la muerte de la víctima".

Un jurado dirime desde este lunes en la Audiencia el crimen de la...