Miércoles. 21.11.2018 |
El tiempo
Miércoles. 21.11.2018
El tiempo

La caída del ladrón del selfi

El selfi que se hizo el presunto ladrón con el móvil sustraído. DP
El selfi que se hizo el presunto ladrón con el móvil sustraído. DP

Un súbdito rumano que sustrajo un móvil a una peregrina coreana en O Porriño cayó en manos de la Policía tras delatarse a sí mismo utilizando el terminal robado para hacerse selfis. El dueño del albergue empleó su iPhone para rastrearle

El modus operandi que emplean los amigos de lo ajeno para adueñarse de lo que no es suyo sigue siendo efectivo, en especial si los autores son ladrones con experiencia en esas lides. Sin embargo, en algunos casos, los autores de los robos no han sabido adaptarse bien a las nuevas tecnologías y a todo lo que implican. Eso es, a grandes rasgos, lo que le ocurrió a un caco de nacionalidad rumana que puso sus ojos sobre un teléfono móvil de última generación de una joven peregrina, súbdita coreana, que realizaba el Camiño Portugués a su paso por Porriño. El ladrón tuvo la pericia necesaria como para hacerse con el terminal, un iPhone, mientras la víctima se encontraba en un supermercado. Sin embargo, lejos de ocultar, al menos por un tiempo, el rastro del delito, decidió utilizar su nuevo juguete, lo que hizo que se delatase a sí mismo pocos minutos después de su fechoría.

Los hechos relatados se produjeron el viernes por la tarde. El ladrón, que, según contaron testigos presenciales, merodeaba de forma habitual por la zona en la que sucedieron los hechos, fijó su objetivo en Suneh, una joven peregrina que viajaba sola, para perpetrar el robo y huir a la carrera. El autor de la sustracción demostró una gran habilidad, pues logró abrir la mochila de la mujer asiática, introducir su mano en el interior y extraer el teléfono móvil sin ofrecer margen alguno para la reacción de la afectada.

La víctima del robo en O Porriño. DPLa víctima, a miles de kilómetros de distancia de su hogar, se había quedado incomunicada e indefensa, por lo que optó por buscar refugio en el Alojamiento Camino Portugués, el albergue para peregrinos de la localidad de O Porriño. Allí encontró la colaboración de Aarón y Álex, los responsables del local, que hicieron las veces de investigadores y lograron desenmascarar al ladrón a través del seguimiento que proporcionan las aplicaciones propias de la telefonía de última generación.

EL RASTREO. La primera acción que llevaron a cabo los improvisados investigadores fue activar my iPhone, un sistema que permite al propietario de un terminal, con la sola introducción de los datos, el rastreo de su posición. Eso es lo que hicieron. Al poco tiempo comprobaron que, como sospechaban, el caco se hallaba en el casco urbano de Vigo, a donde había huido tomando un autocar. El ladrón ni siquiera se había tomado la molestia de apagar el teléfono. Por si fuera poco, ni corto ni perezoso, decidió probar la calidad de la cámara frontal realizándose un selfi ue inmediatamente se subió a la nube mediante el iCloud, quedando a disposición de Suneh y, posteriormente, también de la Policía.

Con los datos que indicaban la localización exacta del presunto autor de los hechos (un piso del centro de Vigo), los responsables del albergue Alojamiento Camino Portugués de Porriño se pusieron en contacto con efectivos de la Policía Local de Vigo, que les acompañaron al lugar en busca del ladrón del selfi.

"YO NO FUI". El presunto autor del robo, que acabó siendo detenido, viéndose descubierto, intentó negar los hechos y dijo en un primer momento que no había ido a O Porriño en ningún momento. En vista de lo que declaraba, los investigadores realizaron una llamada y el teléfono comenzó a sonar en el propio piso, lo que acabó de delatar al sospechoso.

Se da la circunstancia de que testigos presenciales ya han vuelto a ver a este individuo merodeando por las inmediaciones del albergue de O Porriño, buscando nuevas víctimas entre los peregrinos que realizan el Camiño Portugués.

Pasó por la Boa Vila. La víctima tenía previsto llegar este miércoles a Compostela
Suneh, que pernoctó en O Porriño después de lo sucedido hasta que logró recuperar su teléfono móvil, continuó su ruta hacia Santiago a través del Camiño Portugués, que le llevó el sábado a Redondela y el domingo a Pontevedra.

En los primeros días de la semana recorrió los tres últimos tramos, entre la ciudad del Lérez y Compostela, a donde tenía previsto llegar este miércoles.

Además, la joven tiene en mente continuar el trayecto que, según los manuscritos históricos, siguió el Apóstol, que la llevará hasta el faro de Fisterra en próximas fechas.

La caída del ladrón del selfi