La lluvia le gana la batalla al fuego en la esperada noche de San Xoán

El mal tiempo obligó a suspender gran parte de las hogueras programadas, pero en Poio se salvó la noche

La fiesta de San Xoán no pudo resurgir de sus cenizas tras dos años sin poder celebrarse. O al menos no como se esperaba. En esta ocasión, el agua, el peor enemigo del fuego, ganó la batalla.

En Pontevedra estaban programadas 149 hogueras, pero las malas previsiones meteorológicas obligaron a suspender algunas de ellas. La asociación vecinal de Eduardo Pondal fue la primera en anunciar su decisión de "cancelar a tan agardada fogueira de San Xoán", pero no fue la única. A ella se sumó también la de Monte Porreiro, por ejemplo. "El mal tiempo no va a acompañar y así no podemos encender las hogueras", explicaba este jueves por la tarde Carlos Diéguez, presidente de la asociación de vecinos O Mirador. En otras parroquias, como Tomeza, el mal tiempo no impidió a la ciudadanía poder saltar la hoguera, sin embargo, los vecinos sí anularon la fiesta previa.

Donde no se frenó ni un ápice la celebración de San Xoán fue en Poio, epicentro por excelencia de esta festividad en la comarca. La fiesta comenzó a partir de las 10.00 horas con las alboradas en las parroquias a cargo de agrupaciones folclóricas locales.

Sardiñada en Poio. RAFA FARIÑA
Sardiñada en Poio. RAFA FARIÑA

Aunque sin duda el máximo apogeo se produjo a partir de las 21.30 horas en la explanada de A Seca, cuando los vecinos pudieron gozar de la tradicional sardinada popular. En total, se repartieron 350 kilos de sardinas asadas y se dispensaron cientos de litros de vino para acompañar al manjar principal de la noche.

Pero ¿qué sería de la fiesta de Poio sin la música? Después de llenarse el estómago, los vecinos pudieron gozar de la gran verbena amenizada por la Orquesta Marbella. A continuación, el momento más esperado de la noche: el espectáculo de fuego y el encendido de la cacharela.

Después de un par de años sin poder vivir esta cita, la emoción en todos los presentes era palpable. No importaba el mal tiempo ni tampoco la edad de los presentes, todos, absolutamente todos los que se encontraban en la explanada de A Seca vivieron al máximo este instante.

San Xoán en Poio. RAFA FARIÑA
San Xoán en Poio. RAFA FARIÑA

Muy cerca de allí, en Sanxenxo, la situación era similar. Este ayuntamiento tenía tramitados un total de 244 permisos para la celebración de las hogueras tradicionales. De ellas, 16 se realizaron en las playas de Silgar, Caneliñas y Panadeira, 4 en espacios públicos, 3 en lugares privados de acceso público y 221 en fincas privadas