Pontevedra contará este verano con más de un millar de efectivos para luchar contra el fuego

En concreto, la provincia contará con 98 vehículos, diez puntos de vigilancia fija, 1.180 puntos de recogida de agua y 26 cámaras de videocontrol en las 13 localizaciones más conflictivas y estratégicas
Un operario trabaja en la prevención de incendios. GONZALO GARCÍA (ARCHIVO)
photo_camera Un operario trabaja en la prevención de incendios. GONZALO GARCÍA (ARCHIVO)

El delegado territorial de la Xunta en Pontevedra, Luis López, ha informado de que el operativo de lucha contra el fuego en la provincia contará 1.188 efectivos, 98 vehículos –entre los que figuran cuatro helicópteros–, diez puntos de vigilancia fija, 1.180 puntos de recogida de agua y 26 cámaras de videocontrol en las 13 localizaciones más conflictivas y estratégicas. Además, expone que se han invertido 5 millones de euros en acciones de prevención tradicionales, como cortalumes, cortafuegos, pistas forestales o franjas secundarias, entre otras.

El edificio administrativo de la Xunta en Pontevedra ha acogido este miércoles la reunión del Comité Provincial de Coordinación Policial contra los Incendios Forestales 2022, que abordó el plan operativo en esta materia, bajo la presidencia de los delegados territoriales de Pontevedra y Vigo, Luis López y Marta Fernández-Tapias.

Al encuentro también han asistido representantes de la Subdelegación del Gobierno, Policía Nacional, Guardia Civil, Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona), ejército de tierra, la Policía Autonómica, servicios provinciales de Emergencias y Medio Rural y los responsables de distritos forestales, entre otros.

Así, López indica que a los 1.200 efectivos y cien vehículos que se desplegarán por toda la provincia este verano se añade "un operativo de seguridad y vigilancia transversal y de primer orden", con la participación de todas las fuerzas y cuerpos de seguridad.

La reunión de este martes ha servido para dejar "completamente engrasado" todo este operativo "tras varias semanas de trabajos previos de coordinación", señala Luis López.

A partir de este viernes, 1 de julio, comienza la época de alto riesgo de incendios forestales. Las Policías Autonómica y Nacional, la Guardia Civil y el Ejército se desplegarán de manera planificada por toda la provincia de Pontevedra para realizar labores de vigilancia, prevención y control frente a los fuegos.

Según ha quedado establecido, la Policía Nacional, con la colaboración del cuerpo autonómico, se encargará de la vigilancia en esta materia en los municipios de Pontevedra, Marín, Vigo y Vilagarcía de Arousa, mientras que la Policía Autonómica tendrá presencia en hasta 27 municipios para estas tareas con agentes en Lalín, Silleda y la comarca del Salnés, entre otros.

Los restantes 34 ayuntamientos de la provincia de Pontevedra le corresponderán a la Guardia Civil, aunque en el caso de los nueve municipios de las comarcas del Condado y A Paradanta, que es el entorno más complejo de la provincia en esta materia, habrá un importante refuerzo con patrullas terrestres del Ministerio de Defensa.

En esta ocasión se determinaron como zonas de especial vigilancia, tras un exhaustivo estudio previo, las parroquias de Ventosa (Agolada), Dozón (Dozón), Mouretán (Arbo), Tortoreos (As Neves), Godóns (Covelo), Filgueira (Crecente), Guillade y Moreira (Ponteareas), el municipio de Salvaterra, Torneiros (O Porriño), San Xurxo (Salceda de Caselas), Goián (Tomiño), Xesta y Xende (A Lama), Corredoira (Cerdedo-Cotobade) y el monte Xiabre, limítrofe entre Caldas de Reis, Catoira y Vilagarcía de Arousa.

Comentarios