Miércoles. 20.06.2018 |
El tiempo
Miércoles. 20.06.2018
El tiempo

CONSECUENCIAS DE LA LLUVIA

La producción de uva peligra por la lluvia y las bajas temperaturas

Las lluvias son muy perjudiciales para las viñas, en la época de floración. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Las lluvias son muy perjudiciales para las viñas, en la época de floración. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

La aparición del Mildiu en pleno proceso de floración puede suponer pérdidas en las cosechas de la Denominación de Orixe Rías Baixas ▶ El tiempo inestable y las precipitaciones ya han producido el encarecimiento de los productos de huerta propios de esta época

Pontevedra está viviendo uno de los meses de junio con más precipitaciones de la última década. Ha llovido diez de los doce días que llevamos de mes y el número de jornadas de chubascos es superior al de todo el mes de junio del pasado año, diez frente a siete.

Quienes miran al cielo con más preocupación son los agricultores y, en concreto, los viticultores de la D. O. Rías Baixas, que temen que la cosecha de este año se vea reducida por las lluvias y las bajas temperaturas, poco habituales en junio. Alberto Barral, responsable de viticultura de Condes de Albarei, asegura que "as chuvias afectan negativamente nesta época do ano por dúas razóns. Por unha banda, pola aparición de enfermidades como o Mildiu e, por outra, porque estamos nun momento moi sensible, que é o da floración". En el caso del hongo tan temido por los viticultores, su aparición se podría ver favorecida en los próximos días por la subida de temperaturas prevista tras las intensas lluvias de las últimas semanas.

"No caso de aparecer, esta enfermidade podería levar unha gran porcentaxe dalgunhas parcelas, dependendo dos coidados preventivos que fixera cada viticultor". Y es que, a pesar de que la cooperativa les recomendó "moitas veces ter as viñas protexidas", las precipitaciones y el campo mojado han impedido trabajar en muchos casos "cando si era necesario".

Mildiu

No caso de aparecer, esta enfermidade podería levar unha gran porcentaxe dalgunhas parcelas

As precipitacións e o campo mollado impediron traballar cando si era necesario facelo

La otra gran preocupación es la floración, que aunque en algunos sitios se ha retrasado este año, en la gran mayoría de los viñedos ya se ha producido. "Ao chover en plena floración ésta non vai ser boa, non haberá un bo callado da froita". De hecho, las condiciones que favorecen que la floración sea buena son "o tempo seco e solleiro".

Pero el alcance del problema no se podrá cuantificar hasta dentro de dos o tres semanas. "Hai que esperar a que remate a floración, porque ás veces a propia planta pode sorprender. Pero o que está claro é que non toda a flor se vai converter en froito, polo que haberá unha merma segura na produción".

La de esta año está siendo, en líneas generales, una campaña con bastantes altibajos que podría hacer que se retrasase la vendimia. Así, "a brotación xa foi máis tardía do habitual, pero despois houbo un par de semanas de bo tempo en abril e, como había moita humidade no solo, empezou a brotar moi rápido e empezou a recuperar. Non como o ano pasado, que fomos moi adiantados, pero si que chegamos a un punto no que estabamos dentro dos prazos habituais", explica Barral. Sin embargo, este nuevo revés hace que "se volva atrasar un pouco".

Ao chover en plena floración, esta non vai ser boa, non haberá un bo callado da froita

Las altas presiones de las Azores entran este miércoles en Galicia, lo que acerca más la estabilidad metereológica y, aunque las temperaturas se mantienen suaves, irán subiendo poco a poco y podrán llegar a alcanzar los 30 grados el viernes, un panorama muy diferente al vivido hasta el momento, con temperaturas máximas que no superaron los 20 grados.

El responsable de viticultura de Condes de Albarei asegura que la fecha de la vendimia no es lo que más les preocupa en la actualidad, sino que ahora "veña un tempo seco, solleiro e con boas temperaturas". Aún así, pese a las lluvias "a merma de floración ou o Mildiu só van afectar á cantidade da colleita, non á calidade. Iso pasaría se estiveramos nun estadío máis avanzado de maduración", concluye Barral.

Los viticultores no son los únicos preocupados en el campo desde hace semanas. "Las bajas temperaturas y el alto grado de humedad retrasan la aparición de muchos cultivos. Además, al estar todo mojado no se puede trabajar todo lo que nos gustaría en el campo", explica Manuel Ángel Dopazo, secretario comarcal de Caldas-O Salnés de Unións Agrarias.

Non toda a flor se vai converter en froito, polo que haberá unha merma segura na produción deste ano

Además de a la viña, la lluvia afecta al cuajado de otros cultivos que florecen en esta época del año, como los tomates. "Los productos provenientes de cultivos de huerta están caros en el mercado porque no hay las condiciones adecuadas para que se desarrollen, y lo que se planta al aire libre, con estas temperaturas, no se desarrolla", asegura Dopazo.

El secretario comarcal también hace hincapié en la preocupación que existe en la actualidad entre los agricultores por la aparición de hongos por culpa de la humedad, como el Mildiu. "Esta enfermedad afecta tanto a la uva como a otros cultivos como la patata. Hemos pasado un momento en el que se dan los tres factores para su aparición: humedad, bajas temperaturas y más de diez centímetros cúbicos por metro cuadrado de precipitaciones".

Todo ello hace que, según Dopazo, "se vayan a retrasar muchos cultivos y muchos otros se pueden llegar a perder", lo que podría lastrar a los agricultores de la zona y suponer grandes pérdidas.

Los datos
Lluvia y bajas temperaturas


Las precipitaciones acumuladas en lo que llevamos de junio casi doblan el total de las registradas durante todo mayo. Por otro lado, de estos doce días ha llovido diez, frente a los siete de todo el mes de junio de 2017.

20 grados
Según los datos facilitados por MeteoGalicia, las temperaturas máximas en la ciudad de Pontevedra apenas superaron los 21 grados en junio, cuatro por debajo del mismo mes de 2017. Además, los termómetros han llegado a registrar mínimas de tan solo once grados, cuando hace un año no bajaron de los 14,6.

 

La producción de uva peligra por la lluvia y las bajas temperaturas