El Rebullón de Mos será un complejo sociosanitario pionero en Galicia

El antiguo hospital será centro de salud, residencia, escuela infantil y centro de cuidados intermedios
Feijóo (D), acompañado de Nidia Arévalo (C) y Fabiola García (I), tras visitar las instalaciones del antiguo Hospital Psiquiátrico El Rebullón. EFE
photo_camera Feijóo (D), acompañado de Nidia Arévalo (C) y Fabiola García (I), tras visitar las instalaciones del antiguo Hospital Psiquiátrico El Rebullón. EFE

El antiguo edificio de O Rebullón se convertirá en un complejo sociosanitario pionero, dotado con un centro de salud, una residencia de mayores, un centro de cuidados intermedios y una escuela infantil. Así lo ha destacado este lunes en Mos el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, durante una visita a las instalaciones para presentar el proyecto, donde estuvo acompañado del conselleiro de Sanidad, Julio García Comesaña, la alcaldesa de Mos, Nidia Arévalo, o la delegada de la Xunta en Vigo, Marta Fernández-Tapias.

"Mos se convertirá en referencia con el primer centro de cuidados intermedios. El antiguo edificio de O Rebullón será la plasmación física de la apuesta por un proyecto ambicioso y multidisciplinar", ha dicho Feijóo, quien ha incidido que el nuevo modelo contempla la protección de la salud y de la calidad de vida como un objetivo único.

Feijóo precisó que estas nuevas instalaciones contarán con un nuevo centro de salud que incrementará en un 50% la superficie del actual y para el cual ya se elaboró el plan funcional. Además, añadió, contará con una residencia de mayores, con el fin de prestar atención a 90 vecinos; con un centro de cuidados intermedios para atender a personas mayores que, por ejemplo, sufren un accidente doméstico y reciben el alta hospitalaria pero precisan de una atención transitoria antes de regresar a su casa; y con una escuela infantil.

Feijóo concluyó haciendo hincapié en que este complejo supondrá un punto de inflexión en el abordaje de las necesidades sociosanitarias de las personas mayores, en la que la tecnología se pondrá al servicio del bienestar de las personas dependientes; y en la que los profesionales sanitarios y los sociosanitarios trabajarán más unidos que nunca para garantizar la mejor calidad de vida.