Rías Baixas confía en llegar en esta campaña a los 41,3 millones de kilos de uva

El buen tiempo favorece la vendimia, en la que participan más de 5.000 viticultores ► Las bodegas ya han recogido más de 34 millones de kilos
Trabajadores controlando y manipulando la uva que entra. DP
photo_camera Trabajadores controlando y manipulando la uva que entra. DP

La estabilidad meteorológica de los últimos días ha permitido que la vendimia en la Denominación de Origen Rías Baixas sea ya una realidad en su conjunto. Después de una semana con lluvias que ralentizaron la recogida de la uva, todas las bodegas de las cinco subzonas de la D.O. están inmersas en la campaña 2022.

El director técnico del Consejo Regulador, Agustín Lago, concretó este lunes que, debido al mal tiempo, las bodegas empezaron la vendimia "lentamente, siempre mirando al cielo", pero que las altas presiones registradas en los últimos días han permitido intensificar los trabajos. "De momento se han recogido más de 34 millones de kilos de uva".

El departamento técnico del Consejo Regulador está en pleno funcionamiento para controlar el origen y la calidad de las uvas que entran en las 178 bodegas participantes en esta cosecha. Para ello cuenta con 23 veedores/auditores, que un año más se ven reforzados con el apoyo de los funcionarios de la Consellería do Medio Rural y del Plan de Control de Vendimia.

Lago afirma que la uva que está entrando en las bodegas "tiene un perfecto estado sanitario y un buen nivel de calidad". Además, en cuando a volumen, ve factible que se alcancen los 41,3 millones de kilos de uva que se calcularon en el Informe de Estimación de la Cosecha 2022.

Las subzonas más madrugadoras fueron las del Condado do Tea y Ribeira do Ulla (lugar este último donde se recoge para elaborar vino espumoso). En este momento la gran mayoría de las bodegas están recogiendo las variedades blancas para luego dar paso a las tintas.

La superficie total reconocida por la D.O. abarca 4.324 hectáreas, 140 más que la última campaña. Estas se encuentran repartidas en 22.808 parcelas, en las que trabajan 5.016 viticultores.

Según el director técnico, en las cinco subzonas hay una "extraordinaria diversidad en términos microclimáticos" que afectan a la maduración de la uva y, por extensión, al tiempo de duración de la vendimia.