jueves. 01.10.2020 |
El tiempo
jueves. 01.10.2020
El tiempo

Sanxenxo y Marín se reinventan este verano

Playa de Silgar. JOSÉ LUIZ OUBIÑA
Playa de Silgar. JOSÉ LUIZ OUBIÑA
La situación sanitaria ha obligado a los concellos más turísticos de las Rías Baixas a redoblar sus esfuerzos económicos en el sector turístico y adoptar medidas novedosas para cumplir con las normas de distanciamiento, higiene y seguridad. 

Estamos en el ecuador del período veraniego. Una etapa diferente a todas las anteriores debido a los condicionantes que ha impuesto la situación sanitaria. Los dos enclaves turísticos de referencia de las Rías Baixas, las comarcas de O Salnés y O Morrazo, tuvieron que realizar un gran esfuerzo para tratar de mantener las condiciones de seguridad que eviten poner en peligro la salud de vecinos y visitantes.

La llegada de la pandemia trastocó todos los planes y obligó a tomar medidas excepcionales. Durante el confinamiento, los concellos trabajaron en diversos frentes, principalmente en las ayudas sociales y en encontrar soluciones futuras para el comercio y la hostelería, pero también en buscar fórmulas para reducir las consecuencias que supondría para el sector turístico. Todo ello con la incertidumbre de si los planes podrían aplicarse, ya que la situación puede ir variando o dar un giro radical en cualquier momento.

El Concello de Sanxenxo se propuso desde el primer momento salvar la temporada turística, si es que había alguna opción para ello. El municipio que lidera este sector en Galicia tuvo muy clara la suspensión del pago de las tasas de las terrazas de la hostelería durante todo este año, pero también que no iba a permitir que en los establecimientos de ocio se saltaran las normas y pudieran provocar un daño irreparable en medio de la temporada veraniega. Las actuaciones de la Policía Local confirman esta rigurosidad con la que está actuando el Gobierno.

Otra decisión fue congelar las partidas de los presupuestos en el capítulo de inversiones por valor de casi dos millones de euros para ayudas a los autónomos o pequeñas empresas del municipio.

En cuanto a los arenales, una de las notas más llamativas antes de permitir el acceso a los mismos fue la división en 780 parcelas de la playa de Silgar, con el objetivo de que los usuarios mantuvieran las distancias que marcan las autoridades sanitarias. Los servicios de limpieza se multiplicaron, ya que es preciso realizar labores de higiene con mucha asiduidad.

También hubo un aumento considerable en el personal que cuida de los usuarios de las playas. Serán 60 socorristas, 20 sanitarios y 52 informadores de ocupación los que se distribuyan por los diferentes arenales del municipio. Además se cuenta con otros candidatos que estarán en la reserva, concretamente 10 socorristas, 30 controladores de aforo y 52 informadores de ocupación. La vigilancia se realiza por tierra, mar y aire. La novedad está en este último aspecto, con drones equipados con cámaras térmicas y megafonía que sobrevuelan las playas y ofrecen imágenes al instante sobre la ocupación.

Por su parte, el Concello de Marín hizo una gran apuesta por el turismo seguro. Con respecto a otros años, se ha reinventado por completo la manera de ir a la playa, con controles de aforo informatizados (como es el sistema semafórico) y con refuerzos en la seguridad.

Esto ha provocado, entre otras cosas, que el Gobierno local tuviese que invertir más del doble en los arenales con respecto al año pasado. El gasto ascendió a 300.000 euros, pues se aumentó el presupuesto para gastos y limpieza de mantenimiento de las playas; incremento en el material sanitario presente en dichas localizaciones; creación de unidades de vigilancia especial; equipos de megafonía y otras actuaciones.

El municipio de la comarca de O Morrazo también hizo una gran apuesta por ayudar a la hostelería después del confinamiento y de cara a su recuperación, dentro de lo posible, de cara al verano. El Concello permitió a los locales aumentar sus terrazas e incluso habilitarlas donde antes no las había. Este sector hostelero es uno de los pilares económicos más importantes de Marín en términos turísticos.


Telmo Martín, alcalde de Sanxenxo: "Viendo los datos, somos unos privilegiados"

Cuando fueron conscientes de que toda iba a cambiar, ¿qué tuvieron en cuenta y cuál fue el planteamiento inicial antes de tomar decisiones? ¿Hubo gabinete de crisis?
Horas antes de que se decretase el estado de alarma convocamos un gabinete de crisis en el que estuvieron presentes miembros del gobierno, pero también del tejido económico y turístico del municipio como el presidente del CETS y de Entretendas. También estuvo un representante de la Policía Local y de Emerxencias Sanxenxo. Entre las primeras medidas que el gobierno local acordó fue la congelación de 2 millones previstos para inversiones para ayudas a empresas y sectores sociales, el refuerzo de los servicios de limpieza e iniciativas de promoción de Sanxenxo como destino turístico.

¿Balance de la mitad del verano?
Tanto los datos del CETS, Aviturga como los de consumo del Concello demuestran que la temporada, teniendo en cuenta la situación sanitaria, va por el buen camino. Si a nivel nacional la actividad turística en julio cayó un 66% y en Sanxenxo un 33% podemos considerarnos unos privilegiados

¿Cuál ha sido la repercusión económica en el Concello?
Este verano la facturación va a ser inferior, especialmente si lo comparamos con los últimos años que han sido los de récord turístico. Sin embargo, si tenemos en cuenta la situación en la que estábamos hace cuatro meses, y si no hay cambios a peor en la situación sanitaria, los datos de agosto serán mejores.

Qué valoración hace del resultado de las medidas que se están desarrollando en las playas?
Muy buena. El trabajo de los informadores está siendo muy valorado por los bañistas. Quiero aprovechar para agradecerles su trabajo y también el de los socorristas que no es fácil con las temperaturas que estamos teniendo. Estamos percibiendo mucho interés y aceptación de las medidas de seguridad. La oficina de Turismo está recibiendo muchas llamadas al respecto y en la calle también me lo comentan.

¿Cómo está funcionando la reorganización del tráfico?
El plan de prioridad peatonal está teniendo buena aceptación. Entre otras cosas porque todos somos peatones y conductores dependiendo del momento. El plan conllevó la eliminación de algunas plazas de aparcamiento que se ha compensado con más de 1.000 plazas de estacionamiento gratuitas en parkings disuasorios.

El ocio nocturno está en el punto de mira. ¿Es responsabilidad de los hosteleros o de los ciudadanos?
Obviamente hay responsabilidad de las dos partes, pero para los que incumplen, sean clientes o locales están los dispositivos policiales que no dejan pasar ni una.

¿Es seguro el mayor destino turístico de Galicia?
La seguridad 100% no existe, pero desde hace cuatro meses no hemos hecho otra cosa que pensar en la seguridad con el objetivo de ofrecer las mayores garantías posibles a vecinos y visitantes.


María Ramallo, alcaldesa de Marín: "Agosto va a ser bueno para lo que iba a ser"

En términos turísticos, ¿cómo está siendo para Marín este verano tan atípico?
Los veranos típicos de Marín eran con mucha gente en el entorno de las Fiestas del Carmen, con mucha gente que venía de fuera, también arrastrada por los propios actos de la Escuela Naval Militar y por lo tanto era un turismo, evidentemente, muy familiar, pero también con mucha gente en ese entorno. Eso no fue así este año. Se notó menos gente en el mes de julio que en años anteriores.

¿Dónde se está notando más la afluencia de turistas?
Se puede notar a nivel de hostelería. Está todo lleno. Se hizo un despliegue de facilitar el incremento de mesas y están llenas, incluso en lugares que están más apartados.

¿Cómo prevé el turismo en lo que queda del mes de agosto?
Con toda este componente, creo que el mes de agosto, desde el punto de vista del turismo, va a ser un mes bueno para lo que pensamos que iba a ser, sobre todo en los alquileres y en el formato de turismo familiar que solemos tener en Marín. Por la deficiencia de infraestructuras hoteleras y demás es un turismo más fidelizado y más familiar.

Entonces, la expectativa de la temporada está yendo mucho mejor de lo que se esperaban...
Esta expectativa en mayo no la teníamos. Es verdad que hemos renunciado a hacer las cosas que pueden ser más complicadas a nivel de eventos y que sabemos que concentran más gente. El formato que se está planteando invita a que haya un turismo más autóctono. Aunque también hay turismo de fuera porque Galicia y las Rías Baixas son destinos que no concentran, al menos de entrada, tanta gente como podrían ser otros destinos más aglomerados. Es más apetecible.

¿Cree que está siendo adecuado el planteamiento de seguridad de cara al turismo que están haciendo?
Todo lo que hagas, bienvenido sea. Con el poco tiempo que teníamos creo que todos nos lanzamos a tratar de hacer e implantar aquellas medidas más útiles y todas las que fueran, dadas las circunstancias. Creo que sí que es útil que te recuerden, por ejemplo, por megafonía el uso de la mascarilla. Por carácter general la gente está bastante concienciada. A penas hemos tenido multas por el tema de la mascarilla, porque la Policía hace una labor más insistente de recordar su uso.

¿Cuanto han invertido este año en las playas?
No sabría decirlo con exactitud, pero prácticamente el doble que el año pasado, sobre 300.000 euros. Se reforzó el personal con más auxiliares de la policía, se intensificaron los trabajos de limpieza y todas las medidas a mayores, con el control de aforo, por ejemplo. Es una cuestión de que si quieres hacerlo mejor necesitas más dinero. Tratamos de duplicar el presupuesto del año pasado un poco a cargo de eso, porque era lo mínimo necesario que teníamos que hacer, no solo para mantener las banderas azules, que también, si no par mantener las playas y que la gente se encontrase todos los días por la mañana los arenales limpios.

Sanxenxo y Marín se reinventan este verano
Comentarios