Silva tampoco defenderá este año las cuentas de la Diputación de Pontevedra en la Cámara

El PSdeG lo ve "justificado", el BNG reconviene que debería asistir al Parlamento y el PPdeG considera una "excusa débil" que aleguen "virulencia" contra ella 
Carmela Silva, en conferencia de prensa. EUROPA PRESS
photo_camera Carmela Silva, en conferencia de prensa. EUROPA PRESS

La presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva, ha vuelto a declinar la asistencia a la Comisión de Presupuestos de la Cámara gallega para presentar las cuentas del ente provincial de 2023, una decisión que el portavoz parlamentario del PSdeG, Luis Álvarez, entiende que se sostiene en "razones más que justificadas". 

Carmela Silva se ha ausentado de la Cámara autonómica desde 2017 alegando que está amparada por el principio de autonomía local, pero en el año 2017 los populares introdujeron una enmienda a la ley de acompañamiento para que se fijase por ley la "obligación" de acudir a la Cámara —una cuestión de la que ya se había informado por parte de los letrados en la época del bipartito cuando se habían negado, entonces, presidentes populares—. 

A preguntas de los medios tras la reunión de la junta de portavoces celebrada este miércoles —un día después de lo habitual por el festivo del 1 de noviembre—, el portavoz socialista en el Parlamento ha señalado que "los alcaldes y alcaldesas y cada presidente provincial es absolutamente soberano a la hora de decidir su postura de si comparece o no", toda vez que el líder del PSdeG y presidente de la Diputación de A Coruña, Valentín González Formoso, sí tiene previsto acudir. 

Álvarez ha defendido que "no falta" a la "verdad" al asegurar, con respecto a titular de la Diputación de Pontevedra, que el PPdeG mantiene una actitud de "virulencia, por no emplear un término más duro" hacia ella, lo cual "es insostenible". "No bordea, sino que va de lleno a un ataque personal", sostuvo el diputado del PSdeG. 

Así las cosas, el político socialista ha incidido en que "siendo soberanos" para tomar esa decisión, Carmela Silva "tiene razones más que justificadas" para "no someterse" al debate en la comisión parlamentaria, ante los "agravios, insultos y descalificaciones del PP". 

Por su parte, la viceportavoz del Grupo del BNG, Olalla Rodil, ha manifestado que los nacionalistas consideran que "hay que venir y rendir cuentas a todos los gallegos". "Aquí no se comparece ante ninguna fuerza política, sino a quien se representa", ha manifestado, al ser preguntada por la opinión de su formación, que cogobierna en la Diputación de Pontevedra con Silva. 

Rodil ha insistido en que el BNG "siempre defenderá que se comparezca" como muestra de la "máxima transparencia" y para ejercer el "control" sobre unas diputaciones provinciales que "son instituciones poco democráticas y anacrónicas, que no representan la organización (territorial) de este país". 

Al ser preguntada por si se lo transmitieron a sus socios de gobierno internamente, Rodil ha dicho que ella no personalmente —que no forma del ejecutivo provincial—, pero ha defendido que año tras año el BNG "lo expresa en la propia comisión de presupuestos, que es el mejor lugar para hacerlo".

"INJUSTIFICADO" 

Para el portavoz parlamentario del PPdeG, Pedro Puy, está "injustificada" la ausencia de la presidenta de la Diputación de Pontevedra, que tiene la "obligación legal" de acudir. A su entender, los argumentos expresados "no son de recibo", máxime, añadió, si se compara la comparecencia de Silva con la que "le hizo el PSOE al señor Baltar", en la que hubo "cuestiones que estuvieron fuera del debate parlamentario". 

Puy ha recordado que la comparecencia de los presidentes provinciales es una iniciativa que fue promovida en su día por el gobierno bipartito presidido por Emilio Pérez Touriño (PSdeG) y ha lamentado que Silva "sistematicamente incumpla" la "norma". 

"Lo lamento porque perdemos una información de interés (para el Parlamento y sociedad y porque en general un cargo público tiene que atender sus obligaciones, aunque no sea agradable". Para el diputado popular, se trata, pues, de una "disculpa ciertamente débil" que se ha "convertido en un hábito". 

Comentarios