domingo. 29.03.2020 |
El tiempo
domingo. 29.03.2020
El tiempo

Cuatro socios piden explicaciones por el parón de Panaderías Del Río

Las instalaciones de la empresa matriz, en San Salvador, cerradas desde el pasado jueves.
Las instalaciones de la empresa matriz, en San Salvador, cerradas desde el pasado jueves.
Los herederos del fundador revelan que el administrador dio vacaciones forzosas a la plantilla

Cuatro de los cinco socios de la empresa Panaderías del Río han desvelado este lunes que el cierre de los tres despachos y dos obradores de la cadena es fruto de la decisión unilateral de un miembro de la sociedad que a la vez es administrador único de la empresa.

Los hijos y la viuda de uno de los socios fundadores, el fallecido José Reguera Amoedo, desvelaron ayer que la decisión del administrador de cerrar todos los despachos y decretar vacaciones para el personal fue conocida solo "a posteriori" y a través de una de las hermanas que, además de participar en la sociedad, es empleada de la misma.

"La viuda e hijos de José Reguera, más conocido como Pepe de la Del Río, quieren expresar a los empleados de Del Río Panificación SL, así como a sus clientes, proveedores y locales vecinos su pesar y consternación por los hechos acaecidos el miércoles 12 de febrero, hechos que provienen de la repentina e inesperada decisión del administrador de la empresa de dar vacaciones sin previo aviso a la totalidad de su plantilla, obligándoles a abandonar sus puestos de trabajo, acto cuyas consecuencias resultan desastrosas para el negocio y que aún están pendientes de cuantificar", señalan en un escueto comunicado.

Tal y como apuntaron las mismas fuentes, tras el revuelo de los primeros días, se ha requerido formalmente para que el administrador único convoque al resto en una junta y dé explicaciones.

"En los 120 años de vida de esta empresa se puede decir que nunca pasó nada así. No creemos que se hubiese interrumpido el servicio ni en la guerra", sostienen, a la espera de conocer más detalles sobre esta decisión antes de decidir cuál será su siguiente paso.

"La preocupación por la situación es la máxima", insisten, antes de señalar que "no se ha despedido a nadie, sino que se han dado vacaciones", y ratificar que "no hay ninguna situación de quiebra económica, concursal ni similar. Había un atraso en una nómina que es, hasta cierto punto, normal y no justificaba el cierre de la actividad, cuyas consecuencias son incalculables". Este parón vacacional se produce, al parecer, poco después de la dimisión de uno de los herederos de Reguera de su empleo en la cadena, en la que ejercía de encargado y que cesó en su puesto "por motivos de salud". Los herederos de Reguera sostienen que "no hay relación ni lógica en la decisión posterior" y esperan recibir las explicaciones oportunas del administrador.

La panadería Del Río de San Salvador de Poio se fundó en 1900 y en los años 70 fue comprada por José Reguera y Arlindo Garrido a la familia fundadora, que se quedó trabajando en la misma. En el 94 abrió el despacho de Rosalía de Castro y en 2003 el de Eduardo Pondal. La empresa tiene un total de 13 empleados.

Cuatro socios piden explicaciones por el parón de Panaderías Del Río
Comentarios