TSXG confirma que el Concello de Mos debe revisar la licencia de los campos del Celta

El consistorio defiende que "las obras no son ilegales" y podrán ampararse en un Plan Especial próximo a su aprobación
Sede del TSXG. DP
photo_camera Sede del TSXG. DP

La sección segunda del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) ha confirmado la sentencia del juzgado de lo Contencioso-Administrativo 3 de Pontevedra, que ordenó al Concello de Mos revisar las licencias de los campos de entrenamiento del Real Club Celta y anuló la licencia de los vestuarios, desestimando los recursos interpuestos por la entidad celeste y por el consistorio mosense.

El juzgado de primera instancia ordenó al Concello incoar, tramitar y resolver en plazo un expediente de revisión de oficio de la licencia de obra otorgada en noviembre de 2018 al Celta para la ejecución de un campo de fútbol doble de 16.576 m2 con un aparcamiento de 5.500 m2.

Ahora, el alto tribunal gallego comparte los argumentos recogidos en la primera sentencia en la que, partiendo de la documentación aportada (entre ella la planimetría de los dos proyectos autorizados por el Concello de Mos), llega a la conclusión de que "no se puede considerar que estas obras tengan el carácter de instalaciones mínimas imprescindibles para el uso a desarrollar".

El TSXG también subraya que en el fallo de primera instancia "se evidencia que no tiene en cuenta exclusivamente el tamaño de dichas instalaciones, aunque sí es cierto que tal dato ofrece cierta relevancia para poder considerar que se trata de un equipamiento deportivo privado".

Los magistrados destacan que exceden "de las instalaciones mínimas a que se refiere la ley", al tiempo que indican que "se puede considerar dentro de lo que en la propia solicitud de licencias se denomina equipamiento deportivo, al presentar los planos del proyecto básico". Los jueces también señalan que "ha de compartirse la consideración de que, con un margen temporal de no más de un año entre uno y otro acuerdo, se han autorizado unas obras que conformarán un conjunto completo que constituye una unidad", por lo que concluyen que "precisan de un plan especial".

RESPUESTA DEL AYUNTAMIENTO DE MOS. Por su parte, el Concello de Mos ha confirmado que "agotará las vías" legales y presentará recurso de casación ante esta resolución, al tiempo que ha matizado que el TSXG estima que es necesario un plan especial que ampare las obras realizadas. "Plan que se prevé que esté aprobado definitivamente en un plazo aproximado de un mes", han puntualizado fuentes del gobierno local en un comunicado remitido a los medios.

El Ayuntamiento mantiene que "las obras no son ilegales", sino que "son totalmente compatibles y autorizables urbanísticamente en suelo rústico, ademáis de estar avaladas por los técnicos municipales y contar con informes favorables de la Xunta de Galicia, Confederación Hidrográfica del Miño-Sil y AESA (Agencia Estatal de Seguridad Aérea)". 

En todo caso, añaden las mismas fuentes, con el Plan Especial de Dotaciones, la Ciudad Deportiva del Celta "siempre quedará respaldada por la legalidad urbanística", y "no se está discutiendo que se pueda emplazar en suelo rústico". 

El Ayuntamiento de Mos ha aprobado en las últimas horas de forma provisional el documento para enviar a la Xunta de Galicia, y que ésta emita el oportuno informe para la próxima aprobación definitiva del Plan Especial de la Ciudad Deportiva. Dicho plan fue aprobado inicialmente, sometido a información pública y cuenta "con todos los informes sectoriales favorables".

Comentarios