El aceite de CBD: usos, propiedades y beneficios

Cbd

El CBD, también conocido como cannabidiol, es uno de los principales compuestos de la planta cannabis sativa. Un compuesto que, a diferencia del THC o tetrahidrocannabinol, no produce los efectos adversos en forma de euforia y adicción del cannabis. Su uso en la elaboración de aceite de CBD es, precisamente, uno de los más empleados en la actualidad.

Tanto el CBD como el THC son los componentes más populares del cannabis. Sin embargo, el THC es el ingrediente psicoactivo, mientras que el CBD es un principio activo que posee numerosos beneficios. Ambas sustancias químicas son, hasta el momento, las más estudiadas en el cannabis por el ámbito científico.

Qué es el aceite de CBD

El CBD es un cannabinoide que ya se emplea como ingrediente de ciertos líquidos y cremas tópicas. Precisamente, su formato en aceite es uno de los concentrados más conocidos y demandados. En este caso, el CBD se extrae de la planta del cannabis y se agrega al aceite para usarse como complemento o suplemento alimenticio, así como un remedio tópico o farmacológico para el tratamiento del dolor, la ansiedad o el insomnio.

Este producto está formulado para ser usado de forma terapéutica. En la actualidad, ya existen diversas variantes para poder elegir el aceite cbd más adecuado para cada uno en función de su patología. Es por esta razón por la que resulta difícil no encontrar el más beneficioso para cada caso.

Usos del aceite de CBD

El aceite elaborado con el compuesto CBD se emplea en la actualidad como complemento o suplemento alimenticio. Pero además, funciona a modo de alivio o autocuidado para diversos trastornos. De hecho, se viene estudiando su uso en diferentes problemas como el dolor crónico, los episodios de estrés o ansiedad e incluso el insomnio.

Hay que señalar, no obstante, que el CBD es un fármaco relativamente nuevo, por lo que, en la actualidad, se siguen realizando diversos estudios y ensayos clínicos para poder conocer todos los usos que puede tener. Sin ir más lejos, algunos de los últimos estudios de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) tienen como base el uso del CBD en pacientes con esquizofrenia, diabetes o esclerosis múltiple.

Propiedades y beneficios del aceite de CBD

Hasta el momento, se ha logrado evidenciar que el aceite elaborado con CBD posee propiedades analgésicas, antiinflamatorias, ansiolíticas, antitumorales, anticonvulsionantes, antipsicóticas y neuroprotectoras. Propiedades que dan lugar a diversos beneficios ya ampliamente conocidos.

CBD para el dolor crónico

Tal y como su nombre indica, el dolor crónico es un tipo de dolencia que dura o se repite durante meses o años. Para considerarse como tal, ha de tener una duración de más de 3 meses o más de 1 mes después de acabar la lesión o el trastorno que produjo el estado de dolor inicial.

El aceite de CBD está, precisamente, indicado para aliviar los síntomas del dolor crónico en todo tipo de pacientes. Sus ingredientes activos ayudan a relajar el dolor crónico provocado por trastornos como la artritis, la fibromialgia, las migrañas, los daños nerviosos o el síndrome premenstrual.

CBD para el estrés, la ansiedad y el insomnio

El CBD es un compuesto que puede reducir los síntomas de ansiedad, estrés, ataques de pánico y los comportamientos compulsivos. No en vano, esta sustancia actúa a través de los receptores de serotonina, la hormona de la felicidad. Esto hace que se reduzca la ansiedad y se incremente la sensación de relajación y bienestar.

Esta sensación es, precisamente, la que incentiva que mejore el estado de ánimo y se logre conciliar mucho mejor el sueño. Por esta razón, el uso del aceite de CBD poco antes de acostarse está recomendado para dormir mejor y actuar frente al insomnio.

CBD para la piel

Hay que mencionar también los beneficios que tiene este producto de CBD para la piel. No en vano, ayuda a calmar la piel y a recuperarse de ciertas afecciones externas, como pueden ser la sobreexposición al sol o las quemaduras solares. Asimismo, es un excelente remedio para tratar el acné o la dermatitis atópica.

Por otro lado, el aceite de CBD posee propiedades antioxidantes. Es, pues, un complemento perfecto para retrasar los signos del envejecimiento en la piel. Su uso ayuda a reducir las arrugas, las líneas de expresión y permite que podamos disfrutar de un tono más brillante y saludable en el rostro.

En definitiva, el uso de este producto conlleva una serie de beneficios más que interesantes. No obstante, hay que recordar que los efectos del CBD varían según la persona y su situación particular. Tampoco podemos hablar, en este caso, del CBD como un tratamiento médico o una cura para diversas dolencias o enfermedades.

El aceite de CBD lo que hace es servir de cuidado o autocuidado para aquellas personas que quieran experimentar alivio en algunos de los problemas anteriormente mencionados. Un producto muy seguro y sin efectos psicoactivos que ayuda a calmar diversas dolencias.