Biodiversidad y Sumideros en la Gestión Forestal Sostenible

Eucaliptos monte biodiversidad

La conservación de la biodiversidad y de los ecosistemas es uno de los grandes retos a los que se enfrenta la humanidad. Por ello, en los últimos años ha habido un esfuerzo creciente tanto de instituciones como de empresas y de la sociedad en general para llevar a cabo acciones que fomenten su conservación de manera efectiva.

Resulta incuestionable que el cuidado de la naturaleza es esencial para el bienestar social. Proteger y restaurar la biodiversidad de los ecosistemas y fomentar los modelos de vida de los habitantes que lo hacen posible resulta clave para aumentar su preservación y desarrollo.

En este sentido el apoyo a la investigación, la educación ambiental y la aplicación de nuevas prácticas responsables de la acción humana en estos espacios contribuyen a avanzar en el camino de la recuperación en beneficio de las personas, el planeta, el clima y la economía.

La Unesco, en una iniciativa enmarcada dentro del Programa sobre el Hombre y la Biosfera (MAB) señaló en el calendario el 3 de noviembre como fecha para la celebración del Día Mundial de las Reservas de la Biosfera. Con ello, pone énfasis en el desarrollo sostenible de estos territorios que, distribuidos a lo largo del conjunto de los continentes, se consideran adecuados para la conservación, la investigación científica y la aplicación de modelos de desarrollo sostenible en los que la población local es la protagonista. Alrededor de 126 países cuentan con Reservas de la Biosfera, destacando España como líder mundial con un total de 52 zonas certificadas.

Entre las superficies más características que forman parte de estos parajes naturales, destacan los bosques, parte vital del ecosistema, proporcionando aire y agua limpios, dando cobijo a cientos de especies animales y suministrando recursos para el uso diario de la población.

Es en este contexto en el que Ence, como referente en el sector forestal, desarrolla una gestión sostenible de los ecosistemas en los que desarrolla su actividad, a través de un trabajo enfocado en su protección, promoción y desarrollo socioeconómico. Así, la compañía fomenta la conservación de la biodiversidad y los recursos naturales, mediante enfoques innovadores y siendo referente de mejores prácticas silvícolas sostenibles para el sector.

Es el caso, por ejemplo, del proyecto del monte Santarandel (A Coruña), que se centra en las diferentes unidades vegetales autóctonas que allí se encuentran, y que pone en valor la gestión realizada y el compromiso de la compañía por mantener y potenciar su desarrollo natural. También en la Unidad de Gestión Forestal de Aracena (Huelva), donde se trabaja en aspectos como aumentar la riqueza florística de especies características, eliminar la presencia de exóticas invasoras y alóctonas, y proteger las comunidades e individuos de flora y fauna. Además, las plantaciones forestales de las que procede la madera utilizada en el proceso productivo de Ence son importantes sumideros de CO2, con lo que se impulsa activamente la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

En este sentido, y en línea con los Objeticos de Desarrollo Sostenible, la compañía hacia la neutralidad climática, centrando sus esfuerzos en la sustitución de combustibles fósiles por alternativas renovables, como la biomasa.

Tanto en sus biofábricas, como en las plantas independientes de generación de su filial Magnon, Ence suministra energía renovable a partir de biomasa, contribuyendo a descarbonizar el mix eléctrico nacional. De hecho, y gracias a la energía renovable generada por Ence, en 2021 evitó la emisión de unas 543.000 toneladas de CO2 a la atmósfera.

Además, Ence trabaja en la conservación activa y el uso sostenible de los recursos forestales, apostando por la certificación forestal sostenible mediante esquemas internacionalmente reconocidos y dedicando amplias zonas de su patrimonio a la protección de ecosistemas.

Con todas estas acciones, la compañía reconoce el valor que los recursos naturales y la biodiversidad aportan a la humanidad, protegiendo y restaurando la naturaleza y potenciando un futuro en equilibrio con el entorno.