¿Cómo podemos ahorrar en la factura de la luz?

casa con placas solares

El precio de una factura eléctrico está conllevando múltiples problemas tanto a ciudadanos como a empresas. El coste del kilovatio/hora ha aumentado de manera considerable en estos últimos años y se ha visto agravado por aspectos acaecidos en el panorama internacional. En consecuencia, a pesar de las ayudas gubernamentales en cuestiones de impuestos, muchos ciudadanos se ven abocados a consultar Eligenio.com con el objetivo de evaluar qué compañía eléctrica ofrece los mejores planes eléctricos que se ajustan a las necesidades de cada persona.

Superados los sobresaltos económicos reflejados en las diferentes facturas, surge esa eterna pregunta: ¿cómo podemos ahorrar en la factura de la luz? Seguro que han escuchado numerosos consejos, muchos de ellos muy básicos, pero que si sumamos todos estos gestos conseguiremos abaratar unos cuantos euros el abono mensual a nuestra compañía de la luz correspondiente. Veamos algunos de estos ejemplos, pero también queden atentos a sumergirse en las energías renovables, como la solar, con la instalación de paneles solares.

Revisión del suministro contratado

El primer consejo, y éste es de vital importancia, consiste en revisar el tipo de plan eléctrico que tenemos contratado. Quizá tengamos un plan (¡cuidado con los tramos horarios!) que no se ajusta a nuestras necesidades o sencillamente disponemos de una potencia demasiado elevada para nuestro uso diario. Si no gestionamos correctamente estos apartados, estaremos pagando una factura desproporcionada. Asimismo, ahora ninguna compañía de la luz ofrece una permanencia al contratar el suministro. Podemos cambiarnos de manera gratuita a cualquier otro operador que nos presente una mejor oferta.

Otros pequeños gestos que podemos aplicar para cumplir nuestro objetivo de ahorrar en el gasto energético están en apagar todos aquellos aparatos eléctricos que no estemos usando; comprobar si los electrodomésticos que tenemos en el hogar son eficientes; si nuestra vivienda está correctamente aislada (las ventanas suelen ser un foco de despilfarro económico); y tratar de aprovechar al máximo las horas de luz natural. Éstos y otros gestos son fundamentales.

Transición energética

Si deseamos rebajar drásticamente el coste de nuestra factura eléctrica, quizá nos convenga informarnos acerca de las energías verdes, más baratas y sostenibles con el medio ambiente, ya que no generan residuos y apenas contaminan. España, además, cuenta con muchos recursos naturales en este aspecto, desde las conocidas energía solar y eólica hasta la geotérmica. Obviamente, en el caso de una vivienda unifamiliar o una comunidad de vecinos, sólo hay una opción: energía solar con paneles fotovoltaicos instalados en las azoteas de los edificios.

Por ejemplo, aquellas viviendas que son de nueva construcción ya están obligadas a la instalación de estos paneles solares que contribuyen a ahorrar en el gasto energético. Asimismo, muchas de estas nuevas viviendas ya se construyen estratégicamente situadas para aprovechar al máximo las horas de luz natural; construidas con materiales que las aíslan del frío del invierno y del calor del verano; y dotándolas de electrodomésticos y demás aparatos tecnológicos que también contribuyen a reducir la factura mensual con la compañía de la luz.

En aquellas otras viviendas que carezcan de estas nuevas funcionalidades que proporcionan las nuevas construcciones, la solución de gestionar la instalación de unos paneles fotovoltaicos también es factible. Eso sí, hay que cumplimentar una serie de pasos: informarse a través de una empresa especializada en este tipo de instalaciones; evaluar qué tipo de necesidades pueden cubrirse con esta instalación; si hay presupuesto para asumir la inversión (está comprobado que se amortiza al cabo de unos años) e informarse de si hay subvenciones, estatales y por comunidades autónomas, que rebajan esta inversión inicial.

De esta manera, la instalación de placas solares en una comunidad de vecinos será un proceso que concluya con una serie de interesantes beneficios que se verán reflejados en la factura eléctrica. Apunten lo siguiente: el precio de sus viviendas se verá revalorizado; estarán ahorrando dinero; el coste de la inversión por propietario será mucho menor que si se tratase de una vivienda unifamiliar; podrán vender la electricidad que no haya sido consumida a las compañías eléctricas; y estarán siendo respetuosos con el medio ambiente.

Obviamente, el proceso de transición energética es factible siempre y cuando se haya aprobado en junta de vecinos esta instalación de paneles solares. Según la Ley de Propiedad Horizontal se necesita el visto bueno de un tercio de los vecinos de la finca. También se requiere de una zona en la que puedan habilitarse los paneles solares sin ningún tipo de riesgo para los vecinos ni las viviendas.

Estos mismos beneficios pueden conseguirse en el caso de una empresa, que también puede aprovechar sus terrenos e instalaciones para el montaje de diferentes paneles fotovoltaicos con los que generar energía para el autoconsumo y no depender de los vaivenes del precio de las energías tradicionales. En todos estos casos, es fundamental instalar los paneles solares con la potencia adecuada, porque de lo contrario estaremos malgastando el dinero en la instalación. Con esta transición energética estaremos ahorrando un buen dinero en la factura.