viernes. 27.05.2022 |
El tiempo
viernes. 27.05.2022
El tiempo

¿Es posible detener el reloj del envejecimiento facial?

hombre sonrisa
La piel comienza a envejecer a partir de los 25 años. Si bien lo más importante es mantener hábitos saludables, podemos recurrir también a tratamientos médicos y quirúrgicos para frenar el paso del tiempo

El envejecimiento facial comprende una serie de fenómenos que dan lugar al aspecto envejecido con el paso de los años, y es que son muchas las personas que se preguntan cuándo empieza a notarse este proceso de envejecimiento en nuestra piel. Pues bien, la respuesta es que la piel comienza a envejecer a partir de los 25 años, donde podemos apreciar pequeñas arrugas alrededor de los ojos, alguna imperfección cutánea como manchas o marcas por acné, siendo estos solo pequeños signos y dependen en gran medida de la genética, la exposición solar, el tabaco y el estrés, pero también influye mucho la alimentación en el estado de la piel, una dieta equilibrada ayuda a mantener la piel sana y bonita.

Envejecimiento en la premenopausia

Estos signos irán en aumento, pero al acercarse a la premenopausia, a partir de los 40 años, los cambios son más acusados ya que vamos a producir menor cantidad y de más baja calidad tanto de colágeno como de elastina, con la consiguiente pérdida de firmeza de la piel que se volverá más fina en sus capas profundas y más gruesa en las superficiales, haciéndose visibles arrugas profundas, sequedad cutánea y manchas más marcadas.

mujer sonrisa

¿Qué puedo hacer para evitar el envejecimiento en mi piel?

Pues bien, para evitar estos signos naturales de la piel con el paso de los años será muy importante el cuidado diario a través del uso de cremas hidratantes, protector solar, llevar una dieta variada y equilibrada, dormir las horas suficientes… pero con tantos factores asociados y tantos fenómenos fisiológicos concurrentes, esas ganas de detener el reloj, incluso teniendo unos hábitos diarios saludables, nos pueden llevar a la suma de varios actos, médicos y quirúrgicos, para actuar sobre cada uno de ellos: mejorar la hidratación y la calidad de la piel mediante peelings y mesoterapia, disminuir las arrugas empleando Botox y ácido hialurónico, recuperar el volumen mediante sustancias de relleno más profundas, extirpar la piel sobrante como la de los párpados, retensar los músculos realizando un lifting facial, recuperar el volumen de los labios y de los pómulos mediante lipotransferencia...

Equipo de Medicina y Cirugia estética. QUIRÓNSALUD
Equipo de Medicina y Cirugia estética. QUIRÓNSALUD

Pero las estructuras profundas también se resienten: se pierden las capas grasas debajo de la piel, los músculos pierden volumen y se vuelven flácidos y el hueso se reabsorbe, siendo más notable en los párpados, pómulos y alrededor de la boca, resultando un cambio de reestructuración facial que proporciona el aspecto senil.

En cuanto a los procesos médicos y quirúrgicos hay que tener en cuenta que el proceso de envejecimiento es diferente en cada paciente, y como consecuencia a esto podemos afirmar que no existe un tratamiento único para todos, sino un tratamiento específico para cada paciente en cada fase de envejecimiento. 

La capacidad de establecer estas diferencias en el diagnóstico y la terapéutica es lo que hace necesaria la valoración por un médico especialista, con capacidad para integrar los distintos tratamientos adecuados para cada paciente.

¿Es posible detener el reloj del envejecimiento facial?