España aboga por la bioimpresión 3D y fabrica tocino cien por cien vegetal

Dos empresas españolas trabajan juntas para fabricar alimentos vegetales con impresión 3D a escala industrial. Su objetivo es crear y comercializar deliciosos alimentos sostenibles.
bioimpresora

En mayo de 2023, Cocuus y Foodys colaboraron para desarrollar productos basados en alimentos bioimpresos en 3D. En octubre de 2023, su asociación logró crear tocino 100 % vegetal. Ese mismo mes, el bacon vegetal empezó a venderse en España. 

Tras este éxito, las dos empresas planeaban crear otras carnes de origen vegetal, como atún, gambas y salmón. Además de producir alimentos vegetales sostenibles, las dos empresas pretenden fabricarlos a escala industrial. Su objetivo final es desarrollar, producir y comercializar alimentos sostenibles que sepan deliciosos.

"Seremos capaces de producir alimentos vegetales sanos, sostenibles y nutritivos sin renunciar a experiencias de consumo muy arraigadas en la población", afirma Gonzalo Agorreta, CEO de Foodys, citado por VegConomist.

Este mismo mes de enero, Cocuus anunció su plan de imprimir 1.000 toneladas de bacon de origen vegetal, según informa Replicador. Para llevar a cabo ese plan, Cocuus utilizará sus instalaciones a escala industrial para la impresión 3D de carne. 

Esta instalación se encuentra en el norte de España y es fruto de la colaboración de Cocuus con Foodys. Cocuus afirma que la instalación cuenta con avanzadas máquinas de impresión 3D. Cada una de estas máquinas es capaz de producir 250 kg de tocino vegetal cada hora.

"Tenemos una gran ventaja: con nuestra tecnología, hacemos en 5 minutos lo que dos cerdos en toda una vida. Esta es la forma de solucionar la falta de proteínas en el mundo", ha declarado el fundador y CEO de Cocuus, Patxi Larumbre.

Aunque la bioimpresión 3D es una tecnología relativamente nueva, ofrece muchas ventajas. Una de ellas es la eficiencia. Todas las materias primas necesarias para producir alimentos proceden de suministros europeos. Esto significa que la bioimpresión 3D puede reducir la demanda de alimentos crudos en España y otros países europeos.

Para los chefs, la impresión 3D les permite crear alimentos con diseños y texturas completamente nuevos. Otra ventaja de la bioimpresión 3D es que ofrece alimentos con una nutrición personalizada. Los alimentos fabricados mediante impresión 3D también son más fáciles de tragar. Ayudará a las personas con disfagia, una dificultad para tragar. 

Investigadores de la Universidad Tecnológica de Sídney intentaron solucionar este problema transformando purés en comidas sólidas mediante impresión 3D. Así, la comida seguirá teniendo un aspecto apetecible y una textura agradable.

Cómo funciona la bioimpresión 3D

Los alimentos impresos en 3D se crean del mismo modo que cualquier otro artículo. El objeto se construye capa a capa. La única diferencia es que la impresora 3D utiliza materiales comestibles en lugar de plástico. Los materiales que pueden utilizarse para crear alimentos impresos en 3D varían: chocolate, queso, gelatina y pasta.

"Al igual que con los bloques de Lego se pueden construir estructuras de casi cualquier forma, la impresión 3D de alimentos permite a los fabricantes tener un mayor control sobre la forma final, la nutrición y las características gustativas del producto", explica Bryan Quoc Le, científico especializado en alimentos.

Los ingredientes para fabricar alimentos mediante impresora 3D suelen tener forma de pasta y papilla. Esta pasta se introduce en un bote dentro de la impresora 3D. El primer paso para imprimir alimentos en 3D es cargar el diseño del alimento. A continuación, la impresora calentará los ingredientes triturados para hacerlos más maleables. 

La impresora 3D seguirá el diseño y la receta para verter ingredientes específicos en puntos concretos. Esta tecnología de impresión no existiría sin las técnicas de impresión que la preceden.

Industria gráfica en España

Según Camainks, los ingresos de la industria gráfica en España en 2021 alcanzaron los 4.500 millones de euros. Aunque el crecimiento ha sido relativamente lento en los últimos años, esta industria sigue atrayendo a un número significativo de trabajadores.

Las empresas del sector adoptan la digitalización para sobrevivir. Las aplicaciones digitales pueden sustituir a varios productos de Internet, lo que anima a los consumidores españoles a comprar impresoras. 

Muchos clientes esperan ahora hacer sus pedidos en línea, sin tener que desplazarse a los establecimientos de impresión. Las imprentas necesitarán la digitalización y la automatización para satisfacer esas demandas. Además, la digitalización permitirá a las imprentas ayudar a los revendedores a llevar a cabo su negocio. Con el socio adecuado, una imprenta puede incluso contribuir a mejorar la vida de las personas mayores.

4Graph (https://www.4graph.es) no sólo digitaliza su sistema. También se esfuerza por contribuir a los objetivos de sostenibilidad reduciendo los residuos y utilizando tinta vegetal.