La falacia del jugador: un sesgo cognitivo que no sólo afecta al juego, sino a nuestra vida cotidiana

varias personas jugando al poker

Se entiende como sesgo cognitivo a una interpretación errónea y sistemática de la información que una persona recibe y que, por tanto, está influyendo equivocadamente en el modo de procesar la toma de decisiones, la emisión de algún juicio o la creación de pensamientos. Este concepto que fue introducido por los psicólogos Kahneman y Tversky, en 1972.

En concreto, la falacia del jugador es una actitud promovida por este sesgo cognitivo que se encuentra con facilidad entre los jugadores de los mejores casinos online España, así como en aquellos que realizan apuestas deportivas en algunas de las plataformas que ofrecen este servicio en el territorio nacional.

Es un error de criterio, que se sustenta entre los jugadores online casino España habituales la creencia de que, si un hecho o evento se repite varias veces, la probabilidad de que ocurra en el futuro disminuye o continúa de forma indefinido. Del mismo modo, se induce a pensar, de forma igualmente equivocada, que, si una realidad posible no ocurre desde hace algún tiempo, las posibilidades de que llegue a suceder aumentan. Se trata de tipo de pensamiento extendido entre los jugadores de ruleta, máquinas tragaperras o juegos de cartas.

Los riesgos de la falacia del jugador

Este sesgo cognitivo induce a pensar que se puede adivinar un número que es azaroso, pero se cree que las posibilidades de que salga aumentan en la misma proporción a las veces que lleva sin aparecer. Sin embargo, este pensamiento es del todo absurdo, ya que en el juego el azar es constante y con cada tirada el contador se pone a cero, entrando en juego de nuevo todas las posibles opciones en igualdad de condiciones.

Este error común, que es más normal de lo que se suele pensar en el mundo del juego, y especialmente reincidente entre los jugadores de casinos online internacionales, puede llegar a ocurrir en cualquier otra situación.

En las finanzas

Como cabe suponer, el primer golpe que puede recibir alguien que cae en la falacia del jugador será el de perder dinero de manera significativa y reiterada. Ya sea por repetir apuestas confiando en que salga un determinado número o invirtiendo en una empresa que no consigue remontar.

En el trabajo

Suele ocurrir que algunos empleados pasen por una mala racha laboral, con conflictos entre compañeros o situaciones incómodas con la producción en su puesto de trabajo, llegando a pensar que esto va a ser la tónica cotidiana en el futuro. Así mismo, puede llegar a pensar que como siempre ha tenido éxito en sus proyectos esto volverá a ocurrir de forma indefinida.

En el día a día

En las repeticiones cotidianas es muy posible encontrarse, ocasionalmente, con este error de criterio. Valga como ejemplo al conducir que el semáforo que siempre está en rojo, y se piensa que toca ponerse en verde justo cuando se pase por ese lugar, que el ascensor que lleva días lleno para subir a casa, deberá estar vacío...

En definitiva, la falacia del jugador induce a pensar erróneamente que los hechos ocurridos en el pasado de forma aleatoria tendrán una relación directa con el futuro y que, por tanto, en cierta medida se pueden predecir. En este sentido, se puede entender la irracionalidad cuando se tira una moneda al aire, un hecho completamente fortuito, pero que se induce a pensar que cuantas más veces seguidas salga un determinado lado, más posibilidades hay de que la moneda caiga del otro.