Viernes. 21.09.2018 |
El tiempo
Viernes. 21.09.2018
El tiempo

Ponte en manos de especialistas como los de iDental, y tus opiniones sobre los brackets cambiarán radicalmente

ortodoncia
ortodoncia

Cada día es mas habitual ver a adultos corregir su dentadura por medio de ortodoncias ya sea con brackets o sin ellos, por eso, si estas pensando en corregir tu dentadura es conveniente que te informes sobre que tipos existen.

Lejos quedaron aquellos tiempos en los que se pensaba que los aparatos dentales eran algo propio más bien de la edad adolescente. De hecho, cada vez es más común ver a los adultos corregir sus dentaduras mediante la utilización de los llamados “brackets”.

Se trata de un proceso normalizado especialmente por los famosos, que han dado un gran uso a estos brackets, los cuales suponían antes un problema para los más vergonzosos. Hoy día muchos rostros populares han contribuido a que ya no sea ningún problema llevar un aparato de este tipo.

Los brackets son mucho más que una cuestión estética

Aunque pudiera parecer una cuestión tan solo estética, estos brackets tienen mucho que ver también con la salud. De hecho, los ortodoncistas señalan que un correcto alineado de los dientes da la posibilidad de normalizar tanto su posición, como el tamaño del maxilar y la mandíbula.

El paciente podrá masticar mejor y evitar daños en los dientes. Tal como aclara un ortodoncista de iDental: “Los apiñamientos o maloclusiones no tienen solo una consecuencia estética, sino también funcional. Hay muchos problemas, como el prognatismo -deformación de la mandíbula, más adelantada de lo normal- y el retrogmatismo -cuando la posición de la mandíbula está más retraída-, entre otros”.

A la hora de ponerse un aparato, cuando se trata de pacientes de cierta edad, lo más importante es que el hueso maxilar y los dientes se encuentren en buen estado. Es posible que alguien piense que es demasiado mayor para corregir sus dientes. En ese caso, el anterior especialista de iDental recuerda que: “la ortodoncia puede llevarse a cualquier edad desde que se tienen todos los dientes permantentes”.

En el paciente con más edad, el estado de los dientes es fundamental

Lo más importante, a cierta edad, es que el hueso maxilar y los dientes estén en buen estado, porque durante el tratamiento se ejercerá presión sobre la boca “y el paciente tiene que poder soportarla”. Por suerte, hoy en día existen muchas opciones que permiten corregir los dientes, desde los aparatos tradicionales hasta los más novedosos materiales.

En caso de tener los dientes mal posicionados, montados o bien con una alineación incorrecta de los superiores e inferiores, se puede plantear la posibilidad de colocarse los brackets más tradicionales, que ejercen fuerza sobre los mismos para poder desplazarlos. El especialista colocara una pieza metálica en cada diente y un arco, que es el que ejercerá dicha fuerza.

Deja de presumir hoy, y lo podrás hacer mañana

A pesar de que estéticamente este tratamiento puede no resultar muy atractivo, es primordial dejar en un segundo plano este aspecto y tener en cuenta que es especialmente eficaz, acortando el tiempo de duración del mismo. Hay que añadir que los brackets son resistentes, y en caso de despegarse alguno de ellos, su colocación es especialmente sencilla. Además son fáciles de limpiar, y el más barato de todos los tratamientos.

Existe una variación en este tipo de aparato, conocido como bracket autoligable. Se diferencia del modelo básico en el arco que une las piezas. El paciente tiene la ventaja de que son menos dolorosos y el movimiento de las piezas es un tanto más rápido, reduciéndose así el tiempo de tratamiento y de número de visitas al dentista. Al tener menos espacio para que puedan quedarse trozos de alimentos, su limpieza es más sencilla, y además son más estéticos que los tradicionales.

Si los brackets convencionales no son lo tuyo, tienes otras opciones

Para aquellos a los que no les convenza del todo lo más tradicional, están los brackets cerámicos, que disimulan algo más y pueden resultar incluso imperceptibles a la vista. Estos son fabricados con materiales parecidos a la porcelana, y su color se adapta al de la dentadura del paciente.

Los brackets cerámicos son eficaces para los mismos pacientes que en el caso anterior, si bien es cierto que son los adultos los que más se inclinan por esta opción. Su única desventaja es su cuidado, en la medida en que se hace necesario evitar determinados alimentos que podrían decolorar la cerámica (refrescos de cola, café o curry por ejemplo). Se trata de la opción más estética, pero el tratamiento se alarga algo más que el en caso de los brackets metálicos. Además, su precio es más alto debido a los materiales con los que se encuentran hechos.

El ortodoncista de Idental apunta que: “Elegir el tipo de ortodoncia depende de muchos factores. El estado inicial de la dentadura es determinante, también, y en menor grado, la preferencia del paciente y un tema delicado como el presupuesto con que se cuente”.

Brackets de zafiro: ventajas y desventajas

También existe el aparato de zafiro, transparente, resistente y que no se tiñe con ninguna comida ni bebida. Tal como se puede imaginar, esta es la opción más cara del mercado, y además la duración del tratamiento es superior que cuando se trata de otros materiales. Son poco recomendables en caso de practicar deportes de contacto, por el riesgo de daño en los dientes debido a su dureza.

Ponte en manos de especialistas como los de iDental, y tus...
Comentarios