domingo. 23.01.2022 |
El tiempo
domingo. 23.01.2022
El tiempo

Vigo, la ciudad más cara para morirse

ataúd

Morirse es caro, pero hay veces en las que el seguro se decesos cuesta bastante más de lo que costaría un entierro. Así lo deja claro la Organización de Consumidores y Usuarios tras un estudio en el que ha examinado 50 pólizas. De todas ellas, solo 4 cobrarían al cliente un precio parecido al de contratar un entierro con una funeraria.

Para muchas familias, los costes de un entierro o incineración suponen un auténtico problema económico sobre todo cuando no se espera. Además, en ocasiones, se ven obligados a recurrir a algún que otro préstamo rápido que haga frente a una situación improrrogable. 

Lo que supone un sepelio

Salvo alguna que otra excepción, una persona que contrate un seguro de decesos acabará pagando más por él de lo que le costaría su propio entierro considerando la actual esperanza de vida. Los servicios de una funeraria pueden rondar los 5.000 euros, eso sí, incluyen los gastos derivados:

  • Tanatorio
  • Ataúd
  • Coche fúnebre
  • Cementerio
  • Flores
  • Esquela 
  • Trámites y gestiones 

Cuando se trata de una incineración, el importe sería mucho menor, así que es probable que el seguro de decesos interese menos todavía si se opta por esta opción en lugar de por el entierro. 

Tan solo 4 pólizas de las valoradas cobrar al cliente un precio similar al que les supondría un entierro básico. En 3 de ellas solo hay un pago anual que se actualiza cada año y no requieren un cuestionario de salud que pueda implicar carencia de algún tipo. 

La OCU pide atención en aquellas pólizas que cobra a los familiares cualquier exceso derivado del sepelio cuando el asegurado ya ha muerto. Este tipo de pólizas es para aquellas personas con edades comprendidas entre los 65 y los 70 años, por lo general. 

Otra posibilidad al pagó único anual es el pago periódico, es decir, el que se va pagando progresivamente. Con este no hay edad mínima de contratación, pero la máxima se sitúa como tope en los 75 años. 

Otras alternativas al seguro

Si estos seguros tienen alguna ventaja es que cubren el traslado del cuerpo entre provincias y desde el extranjero, formalizan la burocracia (incluye las consultas al registro y el certificado de defunción) e incluyen la asistencia en viaje (con límites y para casos graves). 

Para la OCU, nunca está de más estudiar alternativas al seguro, como un seguro de vida o una cuenta a la que se destinen fondos con este objetivo. El seguro de vida, además de cubrir invalidez, da cobertura económica a los familiares tras el fallecimiento. 

Si se tiene un seguro de vida y una esperanza de vida limitada, es mejor seguir con él. Por el contrario, si se hizo hace poco, nunca está de más revisar otras compañías por si las tarifas son más económicas y no limitan en función del estado de salud. 

Vigo, la ciudad más cara para morirse

Según el estudio, Vigo es la ciudad donde morirse más caro junto con Alicante, Madrid, Santander o Pamplona, ya que supera los 5.000 euros. Una inhumación saldría en Vigo por unos 6.165 euros mientras que una incineración rondaría los 5.760 euros. Por su parte, en A Coruña, la inhumación está en 3.898 euros y la incineración en 3.646 euros.

Aunque los importes varían, también lo hacen los servicios incluidos en el coste. Entre ellos está desde el féretro a las flores, pasando por la cremación, el tanatorio o la inhumación. Depende dónde residas, tu fallecimiento será más caro o más barato.

Vigo, la ciudad más cara para morirse