G. Rich, DJ: "He llegado hasta aquí gracias a mi trabajo y a mi esfuerzo"

G. Rich, cuyo seudónimo es un juego de palabras de su nombre, es un DJ de géneros urbanos que lleva alrededor de 10 años recorriendo los locales nocturnos de Pontevedra. También ha podido trabajar en clubes de prácticamente todo el país, algo que le resultaba impensable en los inicios de su profesión
G. Rich en las calles de Pontevedra. DAVID FREIRE
photo_camera G. Rich en las calles de Pontevedra. DAVID FREIRE

Lleva casi una década trabajando en la ciudad, ¿Ha notado alguna evolución en la vida nocturna de Pontevedra desde sus inicios?

Debido a mi repertorio hace unos años tocaba solo en un par de locales, como fifty o karma, pero gracias a que la música urbana se ha puesto más de moda en los últimos años puedo pinchar en prácticamente todos los locales. Trabajo diversos géneros: hip hop, reggaeton, trap y dance hall mezclado con electrónica y cuando empecé esto sonaba en clubes de nicho, es decir, para gente que fuera a escuchar esta música en específico. Ahora puedo trabajar en prácticamente cualquier sitio, antes no podía tocar en una plaza pública y ahora sí. Este cambio lo he visto tanto a nivel de Pontevedra como mundial.

¿Qué destacaría de su carrera?

Podría destacar que he pinchado en todo el país prácticamente, algo inimaginable cuando empecé, he estado en clubes de ciudades como Sevilla, Valencia, Madrid y Barcelona. También resaltaría que siempre me he propuesto jugar en modo difícil porque me gustan los vinilos y petco es una técnica con mayor dificultad. Las nuevas tecnologías pueden facilitar el trabajo por los sincronizadores automáticos, pero a mí me gusta que haya un riesgo a la hora de efectuar una actuación, tener la posibilidad de fallar. He llegado hasta aquí gracias a mi trabajo y el esfuerzo de tener que practicar siempre para intentar ser lo mejor posible con esta técnica.

En su trayectoria ha trabajado también en festivales, ¿Cuáles son las diferencias entre trabajar ahí y hacerlo en un club de la ciudad?

La principal es la cercanía, en un festival estás ante un público más abierto, no sabes qué te vas a encontrar. En los locales se puede hacer psicología de pista, es decir, ves los grupos que hay, puedes leer si a la gente le gusta lo que estás pinchando y existe un trato más cercano, es una sensación diferente. En un festival también hay partes buenas porque si es como O Marisquiño o el Verbena Fest, que son algunos en los que estuve, la gente ya está predispuesta a darlo todo. Digamos que por un lado las actuaciones en festivales son más fáciles porque si lo haces medianamente bien lo viven mucho más que en un local gracias al efecto dominó de la gente, pero, por otro lado, si fallas hay mucha más personas viendo tu error.

¿Tiene en mente nuevos proyectos relacionados con su vida de DJ?

Actualmente también estoy estudiando software y programación de aplicaciones. Estoy enfocando mi carrera a pinchar en todos los clubes posibles y compaginarlo con mis estudios para que en un futuro próximo pueda trabajar en remoto y me falicite movilizarme para pinchar. Además quiero sacar música ya que llevo como año y medio sin hacerlo. Esta es otra razón para meterme en el mundo informático, da buenas condiciones y me permitiría tener más tiempo para dedicarle a seguir haciendo música.

¿Qué consejo le daría a las nuevas generaciones de este sector?

Cuando nuevos talentos me preguntan cómo pueden crecer, yo siempre respondo lo mismo: no hace falta llamar a ninguna puerta; tú tienes un teléfono, una mesa de mezclas del precio que sea y las redes sociales, tienes las herramientas para demostrarle al mundo lo que puedes hacer. Además, es muy importante estar en la escena para crecer, te ayuda a aprender y conseguir contactos.

Comentarios