sábado. 18.09.2021 |
El tiempo
sábado. 18.09.2021
El tiempo

Hélène Fontoira: "Trabajo con un trocito de España"

Hélène Fontoira trabajando en la restauración de un Santiago Matamoros en Nueva York
Hélène Fontoira trabajando en la restauración de un Santiago Matamoros en Nueva York
Esta restauradora pontevedresa lleva 15 años trabajando en la Hispanic Society de Nueva York. La institución acaba de ser reconocida con el Premio Princesa de Asturias de la Cooperación. "No podemos estar más orgullosos", reconoce. "Somos la 'casa de España' en los Estados Unidos".

PERTENECE A la primera promoción que se formó en la Escola de Restauración de Pontevedra. Ahora trabaja en la Hispanic Society, la institución que acaba de recibir el Premio Princesa de Asturias de Cooperación. Hélène Fontoira (Pontevedra, 1971), restauradora de pintura y escultura en este organismo neoyorquino desde hace 15 años, se enorgullece de la concesión del galardón al otro lado de la línea telefónica.

¿Cómo entró a trabajar en la Hispanic Society?

Cuando vine a vivir a Nueva York, yo ya conocía la Hispanic Society. Y ya entonces me decía a mí misma que sería un sueño poder trabajar ahí. Una española, fuera de su país, restauradora... Un sueño. Empecé como voluntaria. Tras un proyecto vino otro y otro... y hasta hoy.

¿A qué se dedican ahora mismo? Porque la sede está en reformas.

Tenemos muchísimo trabajo. Lo que hacemos es cuidar y reorganizar todos los fondos del museo, que son muchísimos. Ahora mismo, por ejemplo, yo realizo una labor de conservación preventiva. Independientemente de que el museo esté cerrado, tenemos que seguir cuidando la colección.

"Me encanta mi trabajo. Estoy rodeada de arte español todos los días y eso me da felicidad. Me siento como en casa"



¿Cómo han recibido el premio?

La verdad es que estamos muy orgullosos. Nosotros somos, nos sentimos, como un trocito de España en Nueva York. Es importante hacernos notar, que la gente sepa quiénes somos y cuál es nuestra función. Al final, todos trabajamos por el mismo bien común: promocionar el arte y la cultura hispánica. Un premio así es un orgullo para todos nosotros. Lo sentimos de una forma especial todos los trabajadores, porque somos una institución pequeña, casi una familia. Piensa que aquí trabajamos sólo 30 personas en plantilla.

Su director, Mitchell A. Codding, dijo en España, este mismo año. que la Hispanic Society era una mezcla del Museo del Prado, el Museo Arqueológico y la Biblioteca Nacional.

Sí, exactamente. Porque nuestra colección es muy variada. Por ejemplo, mucha gente desconoce la importancia de nuestra biblioteca. Es quizás más importante que la colección de arte, si me apuras. Archer Milton Huntington, nuestro fundador, se dedicó a reunir una colección con un poco de todo. Quería reflejar el alma de España. Así que de la colección forman parte desde cerámicas a textiles pasando por pinturas. Cualquiera que haya visto la exposición que tenemos ahora mismo en el Museo del Prado se hace una idea de lo que estoy diciendo.

¿Tiene alguna pieza favorita?

Mis favoritas son las que yo he restaurado. Me quedo con unas esculturas de terracota policromada de Luisa Roldán. Tenemos cinco piezas de esta autora y yo las he restaurado todas. Son a las que más cariño tengo de toda la colección. Una de ellas está ahora mismo en el Prado y otras dos en el Metropolitan de Nueva York, donde también realicé una colaboración hace unos años restaurando un Valdés Leal.

"La influencia hispana y latina en los Estados Unidos, guste o no, va en aumento. Pronto se equiparará a la sajona"



¿Usted siempre tuvo claro que se iba a dedicar a la restauración?

El interés por el arte y por su conservación siempre han estado muy presentes en mi casa. Yo pertenezco a la primera promoción que salió de la Escola de Restauración porque mi padre fue el que me dijo: «Mira, Hélène, esta carrera que vamos a tener aquí en Pontevedra es preciosa». Así que me lancé. Luego seguí estudiando en Bruselas, en Italia, en Francia, en Madrid... Siempre he intentado seguir formándome.

¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo?

Yo lo que puedo decirte es que me considero una persona afortunada porque me encanta mi trabajo. Me levanto todos los días por la mañana y me siento feliz. Porque me gusta lo que hago. Así que realmente le pongo pasión. Además, trabajar en la Hispanic Society tiene su parte sentimental, porque soy una gallega en la diáspora, y, a fin de cuentas, aquí lo que hago cada día es trabajar con un trocito de España. Eso a mí me emociona. Tener un Juan de Juni delante o trabajar, como estos días, con unas pintura de Fortuny. Estoy rodeada de arte español todos los días y eso me da felicidad. Me siento como en casa.

El jurado del Princesa de Asturias, al conceder el premio, hizo un guiño al momento hispano y latino que se vive en los Estados Unidos. ¿La era Trump exige reivindicar el papel de esta cultura en ese país?

La influencia hispana y latina en los Estados Unidos, guste o no, va en aumento. Eso es indiscutible. Hoy por hoy, en ciudades como Nueva York, se habla tanto español como inglés. En un par de generaciones, la influencia latina se equiparará a la sajona. Parte de nuestro cometido en la Hispanic Society tiene que ver con esto. Nosotros somos la ‘casa de España’ en Nueva York, pero también la 'casa de Latinoamérica'.

Hélène Fontoira: "Trabajo con un trocito de España"
Comentarios
ç