martes. 16.07.2019 |
El tiempo
martes. 16.07.2019
El tiempo

El hip hop macarra de Die Antwoord abre con éxito un nuevo O Son do Camiño

Die Antwoord durante su actuación en el Festival O Son do Camiño. ÓSCAR CORRAL (EFE)
Die Antwoord durante su actuación en el Festival O Son do Camiño. ÓSCAR CORRAL (EFE)

El colectivo sudafricano fue el plato fuerte de una jornada que ofreció once horas de música sin descanso

El colectivo sudafricano de hip hop Die Antwoord ha sido el encargado este viernes de abrir una nueva edición del festival O Son do Camiño en Santiago de Compostela, donde su propuesta atrevida y macarra ha cosechado un amplio éxito de público en la jornada inaugural, que ha conseguido llenar otra vez el recinto del Monte do Gozo.

La banda conformada por los raperos Ninja y Yolandi, con God en la mesa de mezclas, era el principal reclamo de esta jornada inaugural, en la que han salido al escenario bordeando la medianoche para despachar, durante algo más de una hora, un acelerado espectáculo que ha hecho botar a los cerca de 30.000 espectadores que los aguardaban.

Pitbull Terrier, tema de su tercer álbum, Donker Mag (2014), ha sido la canción que ha abierto las hostilidades y que ha desatado la locura en las primeras filas del festival, en las que se han vivido bailes frenéticos que han continuado a mayor ritmo si cabe tan pronto ha empezado a sonar, justo después, Fatty Boom Boom, una de las piezas más clásicas de Die Antwoord.

Las contorsiones frenéticas de Yolandi y la agresividad mostrada por Ninja sobre el escenario Estrella Galicia han convertido el concierto en un espectáculo marciano, que por momentos ha adquirido tintes de rave psicotrópica o de after propio de la otrora concurrida ruta del bakalao, incluso en temas más lentos como Ugly Boy.

No obstante, la intensidad del concierto ha dado todavía un paso más hacia adelante al encarar su recta final, en la que han sacado a relucir sus canciones más conocidas, entre las que se encuentran dos de los sencillos extraídos del Ten$ion, disco que los encumbró al estrellato en 2012.

Baby’s on fire y I fink u freeky han podido escucharse hoy por primera vez en directo en Galicia y el público de O Son do Camiño ha celebrado cada uno de sus compases con una inusitada energía volcada en el masivo pogo que se ha formado en el centro de las primeras filas del evento.

Para el cierre, Die Antwoord han rescatado otro tema de Ten$ion, Never le Nkemise 2, aunque han regresado para regalar un breve bis en el que ha sonado I don’t care, de su último trabajo, Mount Ninji and da nice time kid (2016), y la peculiar Enter the ninja, de su primer álbum, conducida por la chirriante voz de una Yolandi que se ha despedido al grito de “Gracias, Santiago. Adiós, adiós”.

Al término de este concierto, gran parte de la audiencia ha optado por retirarse, bien para reservar fuerzas para este viernes o bien por cumplir con sus compromisos laborales de la jornada siguiente, aunque muchos han sido los que se han desplazado al escenario secundario para ver la sesión de The Zombie Kids.

Los pinchadiscos madrileños han sido el preludio de otra de las grandes actuaciones del día, la del dúo Dimitri Vegas & Like Mike, procedentes de Bélgica y Grecia, encargados de cerrar la fiesta con su música electrónica de baile.

Así ha terminado la jornada inaugural del segundo O Son do Camiño, que desde las cuatro de la tarde, con la delicada propuesta acústica de la artista madrileña Alice Wonder, ha ofrecido once horas de música sin descanso.

En el cartel ha habido espacio para bandas españolas como Kitai, Molina Molina, Beret o Second, que se han alternado en los escenarios con otros grupos de talla internacional como Royal Republic o Graveyard.

El primero de ellos en conseguir reunir a un nutrido número de espectadores fue el excantante de la histórica banda de britpop The Verve, Richard Ashcroft, quien presentó su obra en solitario sin despertar demasiado entusiasmo entre los presentes, algo que sí lograrían temas clásicos de su anterior grupo como la triste The drugs don’t work o Bittersweet symphony, convertida en un himno y cuya melodía fue largamente coreada.

Poco después de él ha actuado la banda británica de rock alternativo Bastille, en plena gira de presentación de su último disco, Doom days, muy presente en el cancionero escogido para la elección, en el que también han incluido varias de sus canciones más conocidas, como Things we lost in fire o Pompeii; aunque la escogida para bajar el telón -tras varias incursiones entre el público- ha sido Flaws, de su primer álbum, Bad blood (2013). 

El hip hop macarra de Die Antwoord abre con éxito un nuevo O Son do...
Comentarios