María José Llergo: "A mi yo del pasado le diría que disfrute del camino"

La cantante cordobesa María José Llergo da comienzo a una nueva etapa y presenta la primera canción de su nuevo álbum: Rueda, rueda, que presentará este viernes en el Auditorio Mar de Vigo
undefined
photo_camera María José Llergo. EP

María José Llergo no es una artista de un único estilo. Su carrera, marcada por sus raíces flamencas, es una proyección del arte y la evolución. Así, ocho meses después de estrenar Mi nombre, ha presentado Rueda, rueda, la primera canción de su próximo álbum. El adelanto es, tan solo, el inicio de lo que será una nueva etapa en la trayectoria de la cantante. Llergo muestra en este nuevo proyecto todo el crecimiento artístico que ha ido desarrollando para dar un paso más en su evolución. Sin perder nunca su esencia y sus raíces, la artista se estrena con sonidos nuevos y un estilo más moderno.

¿Quién es María José Llergo?
Podríamos decir que es una muchacha que nació en 1994 en Pozoblanco a la que le encanta escribir, componer y cantar muchísimo.

¿Cómo empezó en el mundo de la música?
Yo siempre digo que empecé en el mundo de la música casi sin darme cuenta. Empecé a cantar con mi abuelo en el campo cuando era una niña pequeña, tendría unos 5 o 6 años. Ahí me aprendí mis primeras canciones, mientras él regaba la tierra parecía que regaba también mi voz. Después, ya con 8 años, como mis padres vieron que me gustaba mucho la música me apuntaron al conservatorio de mi pueblo. Estuve diez años estudiando violín clásico hasta que me saqué el título y a los 19 años me dieron una beca para estudiar canto moderno en Barcelona, y allí que me fui. Después, en 2017 saqué Niña de las dunas, que fue mi primera canción. Significó mucho trabajo previo, pero fue la primera vez que saqué una canción mía compuesta por mí.

¿Qué le diría a su yo de entonces? ¿Ha sido duro el camino?
Le diría que lo está haciendo bien, que siga trabajando y que no se rinda nunca. Le explicaría que la vida es maravillosa, que está aquí para disfrutar del camino y que confíe en sí misma. Que siempre sea ella misma.

¿Cómo ha evolucionado su estilo desde que lanzó su primer EP Sanación en 2020?
Ha cambiado mucho, al principio hacía música solamente para mí y ahora hago música pensando en los demás; ahora busco una conversación con el mundo en el que vivo. A la misma vez, siento que estoy más aventurera que nunca, en la búsqueda de sonidos nuevos. Voy por otros países experimentando, aprendiendo de otros productores, nutriéndome de otros estilos de música como el afrobeat o sonidos más electrónicos. Siento que mis raíces, aunque parten de una tradición muy flamenca, al final con su ala acaba formando un resultado final muy experimental y muy juguetón.

"Empecé a cantar con mi abuelo en el campo, cuando él regaba la tierra parecía que regaba también mi voz"

¿Tiene miedo a que esas raíces se pierdan en ese camino de aventura y experimentación?
A ver, si no las he perdido ya, no creo que me pase ahora. Es una parte de mí que me gusta, valoro mucho mi tierra, mis raíces y es una cosa que quiero cultivar. Yo busco que esa faceta crezca, no que se quede en el olvido. A la hora de seleccionar las canciones me fijo mucho en la honestidad y descarto muchísimas canciones porque no llegan a esos niveles de honestidad que sé que me debo a mí misma. Siempre que me centre en esa honestidad sé que mi raíz estará intacta.

¿Cuáles diría que son sus mayores referentes?
Mis referentes son muy antiguos, para empezar mi abuelo Pepe que tiene 93 años. Después, diría que me inspiran muchos cantantes como la Niña de los Peines, Nina Simone o Camarón de la Isla. Artistas que me inspiran y que sean más actuales podrían ser Kendrick Lamar o Beyoncé. También Arya Starr que es una súper estrella del afrobeat, no sé, tengo muchísimos referentes porque veo que de esta forma mi cabeza se abre y mi corazón también, así como mi visión de la música.

¿Cuál diría que es su mayor preocupación dentro de este sector?
Hay gente que dice perder el norte y yo digo más bien perder el sur. Mi mayor miedo sería dejarme llevar por las tendencias, tomar decisiones por puro márketing o por intereses ajenos cuando el arte no entiende de eso. El arte, precisamente, está por encima de todo y yo quiero seguir tomando decisiones artísticas de forma pura y dura y que los números y todo lo demás esté al servicio del arte y no al revés, porque si no desaparece.

Sobre su nuevo proyecto, Rueda, rueda, ¿qué entresijos guarda ese nuevo mundo del que habla?
Ese nuevo mundo saldrá después de verano en forma de disco. Rueda, rueda forma parte de ese nuevo disco y estoy deseando que salga a la luz. Habla sobre la vida del artista, sobre tanto viaje. Para mí es una bendición poder dedicarme a lo que me gusta, aunque a la vez me da mucho miedo porque es arriesgado y por eso en la canción le pido al «romero santo, romero bueno» que me proteja, que me quite lo malo del camino y me traiga lo bueno, es muy purificador.

"Hay gente que dice perder el norte y yo digo más bien perder el sur, ese sería mi mayor miedo, dejarme llevar"

En el videoclip de este tema se muestra una evolución en su estilo. ¿Qué busca transmitir con ese nuevo imaginario?
Es un punto de partida y, a la vez, un puente abierto a lo que vendrá después de verano. Los videoclips están conectados y acabo levitando y trascendiendo como dice la canción. El clip empieza con una escena costumbrista, cotidiana rural, que nos conecta con la infancia, con esa luz de la niñez. Luego, continúa con un crecimiento y maduración y después con la purificación que se representa con la escena de un hombre que se quema con lo que sería el fuego que todo lo purifica. Al final del vídeo, trascendemos levitando y abriendo una puerta a un mundo extraño y nuevo que no sabemos a dónde nos llevará. Lo que nos queda es saber a dónde da esa puerta y se sabrá después de verano.

¿Cómo está llevando este proceso de evolución y de cambio?
Es un proceso muy bonito que ya ha acabado puesto que ya he entregado mi disco a Sony, entonces ahora solo queda esperar a que se materialice. Ha sido un camino muy largo de un año y medio de investigación, de mucho viajar y de componer en muchos sitios dentro y fuera de España. He podido conocer muchas ciudades como Boston y Nueva York, en Estados Unidos, o Montreal, en Canadá. Ha sido una transformación de mucho trabajo. Creo que he crecido mucho como persona y que eso se ve reflejado en el proyecto.

¿Dónde podremos verla este verano?
Pues en breves estaré por ahí por Galicia. Actúo este viernes en el Auditorio Pazo de Congresos Mar de Vigo y tengo unas ganas increíbles de cantar tan cerca del mar. Además, el 14 de este mes estaré en Nerja, y el 16 de agosto en el Teatro Romano de Sagunto.