lunes. 16.12.2019 |
El tiempo
lunes. 16.12.2019
El tiempo

Muere el escritor Javier Tomeo, que deja una novela póstuma

El escritor y dramaturgo aragonés Javier Tomeo, que ha fallecido hoy en Barcelona, deja una novela póstuma, El amante bicolor, que publicará Anagrama, el sello que hace cuatro décadas editó sus primeros grandes éxitos.

Así lo ha explicado a Efe el fundador y director de la editorial Anagrama, Jorge Herralde, que ha lamentado la muerte del autor de Amado monstruo, fallecido en el hospital Sagrado Corazón de Barcelona a los 80 años.

Tomeo ingresó hace cuatro semanas en ese centro médico barcelonés por problemas de ciática, pero su estado de salud se complicó al contraer una infección hospitalaria, según indicaron a Efe fuentes de su última editorial, Alpha Decay.

Javier Tomeo (Quicena, Huesca, 1932), que no estaba casado ni tenía hijos, ha muerto sobre las 15.00 horas en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), después de que su salud empeorara en la última semana.

La noticia del fallecimiento del escritor, creador de un imaginario literario de monstruos y seres deformes y autor de obras como "Amado monstruo", "El cazador", "El unicornio" o "El crimen del cine Oriente", ha suscitado tristeza y los primeros mensajes de pésame en su Aragón natal.

Con su fallecimiento, las letras pierden "uno de sus más insignes representantes", ha manifestado a Efe la consejera de Educación y Cultura del Gobierno de Aragón, Dolores Serrat.

En Barcelona, el fundador y director de Anagrama ha expresado también su pesar y ha informado de que recibió hace tan sólo unos días la última novela de Tomeo, convertida ya en la obra póstuma del escritor, que el editor barcelonés prevé publicar a principios del próximo año.

En sus declaraciones a Efe, Herralde ha precisado que Javier Tomeo le telefoneó hace unas dos semanas, mientras estaba ingresado en el hospital, para decirle que le había hecho llegar a la editorial su nueva novela.

Según Herralde, tenía "un entusiasmo desbordante", parecía animado y le comentó que se encontraba bien, pendiente de ser sometido a una operación menor que acabó agravándose tras contraer una infección.

"Al cabo de unos días de recibir esta llamada, me enteré de que el estado de Tomeo se había agravado inesperadamente", ha comentado Herralde, quien ya tiene en sus manos "El amante bicolor", aún pendiente de leer.

Herralde recuerda que el proceso de edición de las obras de Tomeo era "algo complicado", ya que mandaba sucesivas versiones de los escritos, que "corregía infatigablemente".

"La que yo tengo era la primera versión, pero tras su muerte también la definitiva. La leeré sin más sobresaltos y la publicaremos a principios del próximo año", ha asegurado.

Herralde conocía a Tomeo desde hace más de medio siglo, cuando a principios de los años 60 coincidían en una tertulia literaria en la Granja Real de Barcelona.

En aquel entonces, Tomeo era un escritor de unos 30 años que sólo publicaba algún cuento en el diario barcelonés "El Universal", mientras que Herralde tenía aún proyectos editoriales sin concretar.

Fue al cabo de unos años, en la década de los 70, cuando Javier Tomeo apareció por la editorial Anagrama para que le publicaran su tercera novela, titulada "Un príncipe de otros tiempos".

La obra, aunque dirigida a un público minoritario, encandiló a Jorge Herralde, quien la rebautizó como "El castillo de la carta cifrada".

"Con esa novela despegó y se convirtió en un autor de culto que se tradujo a varios idiomas, sobre todo al francés y al alemán", ha precisado Herralde, quien ha recordado que mantuvo con Tomeo una relación "muy cordial" durante décadas y que éste fue un novelista considerado "de culto", con un número de lectores "no muy extenso, pero muy fiel", y que contaba con las mejores críticas literarias.

Con su fallecimiento, ha señalado, se pierde a uno de los grandes nombres de la literatura española, un autor incansable y prolífico que será recordado también por el universo de monstruos e historias surrealistas que creó.

Muere el escritor Javier Tomeo, que deja una novela póstuma
Comentarios