La mutación pontevedresa de los niños

En el año de su despedida, Niños Mutantes actuará en Pontevedra. Lo hará el 15 de junio en el festival Surfing the Lérez. Será la última vez que la banda de Granada, referente de la escena independiente, toque en una provincia con la que mantiene un fuerte vínculo. Su manager, Josiño Carballo, ha convertido Ponte Caldelas en su otra casa.
La banda de Granada Niños Mutantes en una foto promocional.
photo_camera La banda de Granada Niños Mutantes en una foto promocional.

"Adiós y gracias de corazón. Os queremos y os querremos siempre". Con una carta publicada en sus redes sociales el 11 de diciembre del año pasado, la banda de Granada Niños Mutantes, referente de pop independiente en castellano, anunciaba que ponía punto y final a su trayectoria. Lo haría con una gira en este 2024, justo cuando cumplen 30 años encima de los escenarios. 

Dentro de esa gira, el grupo hará parada el 15 de junio en el festival Surfing the Lérez. Será su despedida de Pontevedra, una provincia con la que mantiene un fuerte vínculo desde la grabación de sus primeros discos en Vigo hasta el encuentro con su actual manager, Josiño Carballo (Ernie Records), que les ha llevado a sentirse en Ponte Caldelas como en casa. 

Concierto acústico de Niños Mutantes en un colegio de Ponte Caldelas. CELIA ARCOS
Concierto acústico de Niños Mutantes en un colegio de Ponte Caldelas. CELIA ARCOS

"Todo esto está siendo bonito y está siendo triste. Las dos cosas", reconoce el cantante y guitarrista de Niños Mutantes, Juan Alberto Martínez, sobre lo que están viviendo estos meses. "Por una parte es duro tomar una decisión como esta. La hemos tomado plenamente convencidos, pero no deja de suponer el fin de un proyecto de muchos años en el que hemos ido creciendo como personas y como artistas. Por otro lado, esta decisión nos permite disfrutar de cosas muy bonitas. Aunque suene un poco macabro, es como asistir a tu entierro en vida. Te permite comprobar el cariño que la gente te tiene y ver la huella que has dejado. Para nosotros ha sido hasta abrumador. Cerramos un círculo, pero con la sensación de que ha merecido la pena. Hemos cumplido con nuestra misión como mutantes".

Siempre nos hemos sentido ahí como en casa. Estamos muy enamorados de muchas cosas vuestras

Su despedida coincide en el tiempo con la de otros grupos del panorama independiente, como Second, y con el paréntesis que también ha anunciado Vetusta Morla. Juan Alberto Martínez lo enmarca todo en un cambio de ciclo en la escena musical. "Claro. Por supuesto. Es ley de vida. Las nuevas generaciones llegan e irrumpen con toda su fuerza y energía igual que lo hicimos nosotros en su momento desplazando a la gente que había antes", explica. "Estos fenómenos son cíclicos. Las escenas que empiezan siendo minoritarias se van extendiendo como manchas de aceite y se popularizan hasta llegar a ser mainstream. Está claro que hay una generación de lo que podíamos llamar indie español que ha cumplido su ciclo".

El cantante de Niños Mutantes, Juan Alberto Martínez, junto a la madre de Josiño Carballo, Amalia Lois Fariña, en Casa Garota, de Ponte Caldelas. CELIA ARCOS
El cantante de Niños Mutantes, Juan Alberto Martínez, junto a la madre de Josiño Carballo, Amalia Lois Fariña, en Casa Garota, de Ponte Caldelas. CELIA ARCOS

La desaparición de Niños Mutantes dejará un vacío en Granada, en el conjunto del territorio estatal y también en Galicia, concretamente en Pontevedra. "Nuestra conexión con Galicia es incluso anterior a conocer a Josiño porque nuestro segundo disco lo grabamos en el año 2000 en Vigo, con Pablo Iglesias. Y en el siguiente disco repetimos con él e incluso teníamos como refuerzo musical a Pablo Novoa".

Luego llegó el encuentro con Josiño Carballo. "Ahí ya nos hicimos medio gallegos". El cantante recuerda que lo conocieron primero como fan del grupo. "Es muy bonita la historia. Le habíamos visto en algún concierto ya, pero un día, después de un concierto en la sala Mardi Gras de A Coruña nos abordó, siempre tan educado como es él, para decirnos que le haría mucha ilusión invitar a comer a su grupo favorito al día siguiente en Ponte Caldelas. Lo que no sabíamos es que este loco y apasionado de la música en ese momento trabajaba en el hostal de su familia, Casa Garota". En 2008, Carballo, fundador de Ernie Records, pasó a ser el manager de Niños Mutantes. "A esas alturas ya se había convertido en nuestro hombre de confianza, así que ni lo dudamos".

Las paradas en Ponte Caldelas se sucedieron y el vínculo con Galicia aumentó. "Siempre nos hemos sentido ahí como en casa. Por Josiño y por mucha otra gente. Cuando vamos para ahí, al dejar atrás Zamora, es inevitable que nos invada esa sensación de estar en casa. Estamos muy enamorados de muchas cosas vuestras: la luz de las rías, el Atlántico, los bosques del interior, la comida por supuesto, las verbenas, las romerías...", dice. "De alguna manera reproducimos aquí conexiones con locales, como el restaurante Danubio de Vigo, salas, como era Karma en Pontevedra, y con personas, como las que tenemos en Granada". 

Igual que nunca podremos quitarnos de la música del todo, tampoco podremos quitarnos de Galicia

Otro pontevedrés, el periodista Manuel Jabois, escribió el texto que acompañó la publicación del disco Diez. "A él llegamos a través de Josiño, de nuevo. Vino al estudio mientras grabábamos el disco y pasó unos días allí con nosotros y con productores de aquel álbum. Uno de ellos era otro gallego, por cierto, Abraham Boba".

Juan Alberto Martínez asegura que el amor por Galicia sobrevivirá a los Niños Mutantes. "Igual que nunca podremos quitarnos de la música del todo, tampoco podremos quitarnos de Galicia".

Comentarios