viernes. 13.12.2019 |
El tiempo
viernes. 13.12.2019
El tiempo

"Siento que vuelvo a empezar"

Juan Pablo Charlo con su guitarra, este lunes en Pontevedra. GONZALO GARCÍA
Juan Pablo Charlo con su guitarra, este lunes en Pontevedra. GONZALO GARCÍA
El músico uruguayo afincado en Pontevedra Juan Pablo Charlo lanzará el 4 de noviembre una campaña de crowdfunding para producir su primer disco en solitario, ‘En constante movimiento’

"Llegué a España a los 23 años con 200 euros en el bolsillo y la guitarra. He tocado en la calle y sé muy bien qué es buscarse la vida", dice Juan Pablo Charlo (Montevideo, Uruguay, 1978). "Ahora Pontevedra es mi casa". Tras formar parte de hasta una decena de bandas, Charlo ha decidido publicar su primer trabajo en solitario. Se titulará En constante movimiento. El 4 de noviembre lanzará una campaña de micromecenazgo, a través del portal Verkami, para financiarlo.

ℹ SABER MÁS:
Campaña de 'En constante movimiento':
http:/vkm.is/juanpablocharlo

"El primer amigo que tuve en Pontevedra fue Marcos Fly. Lo conocí en La Cabaña", recuerda el músico, que ha llegado a formar parte de seis grupos al mismo tiempo. "Una auténtica locura. Pero hay que ganarse la vida. Detrás de la música hay mucho trabajo, muchas horas y mucho esfuerzo, aunque no siempre se vea". Su proyecto más reciente e importante ha sido The Soul Breakers, junto a la vocalista Bea Mazaira. "Estuvimos juntos seis años. Pero llegó un momento en el que queríamos cosas diferentes. En mi caso, era el momento de apostar de una forma contundente por la música como profesional. Por eso decidimos disolvernos".

En la escuela de música moderna Estudio, de Santiago de Compostela, estuvo becado tres años por la Asociación de Artistas e Intérpretes de España (AIE), "una experiencia de formación que para mí ha sido fundamental". Él también ejerce de profesor. "Estuve en A Xunqueira, por ejemplo, con niños muy pequeños, trabajando junto a la empresa de gestión cultural Anias. Ahora estoy en el Centro Cultural de Lérez".

"De qué puedo hablar yo? Pues de luchar por un sueño, de elegir estar en la cuerda floja en vez de buscar un trabajo normal"

El músico dice que sus 14 años de experiencia como músico confluyen en este proyecto personal que está a punto de lanzar. "Alguien podría decir que este es el disco que tenía que haber grabado a los 20 años, no a los 40. Pero aquí estamos. De alguna manera siento que vuelvo a empezar, que he vuelto al punto de partida, con la misma ilusión, pero con todo lo que he aprendido a la espalda". Aquí no solo toca la guitarra, sino que pone la voz. "Hasta ahora, sólo me habían escuchado los cuatro locos de mis conciertos en La Taberna del Jazz y poco más".

Según cuenta, los temas que compondrán En constante movimiento no se subscriben a un estilo musical concreto. "Aunque se podría reducir todo lo que hago a pop-rock, hay muchos matices. Hay un tema que puede sonar a un tango electrónico y otro que suena más funky". Él dice haberse empapado de todo. Incluso de la tradición musical de Galicia. Y del idioma. "Tengo un tema que se titula Sabor a laranxa. Y en otro cantaba dame tu lume. Creo que es normal. Llevo muchos años aquí, en Pontevedra. Ahora es mi casa".

"Es demasiado tarde para cambiar. Para mí ya no hay otra cosa que no sea la música. No sabría vivir de otra manera"

PATRICK PETRUCHELLI. El músico dice que encara este nuevo proyecto "con toda la fe del mundo, pero también con mucho miedo". Cuenta con el respaldo del productor Patrick Petruchelli. Y con su honestidad. "Todo lo que cuento en las canciones es verdad. Hablo de cosas que me pasaron o que conozco. No invento nada", explica. "Intento abordarlo todo desde una óptica personal. ¿De qué puedo hablar yo? Pues de la vida, de la decisión de venirme para España, de trabajar duro, de luchar por un sueño, de elegir esto de vivir en la cuerda floja con 40 años en vez de buscarse un trabajo normal".

Pese a todas estas reflexiones, Charlo asegura que hace tiempo que ha aceptado que no sabría dedicarse a otra cosa que a la música. "Si me dices que tengo que volver a tocar a la calle, lo haría. Pero trabajar de camarero, por ejemplo, no sabría". Por eso ha decidido dar este paso. "Es demasiado tarde para cambiar. Ya no hay vuelta atrás. Para mí ya no hay otra cosa que la música. No sabría vivir de otra manera".

"Siento que vuelvo a empezar"
Comentarios