sábado. 16.10.2021 |
El tiempo
sábado. 16.10.2021
El tiempo

Teatro exprés: una obra, 15 minutos

La Tuerka 27 es una alternativa al teatro convencional, una vía de escape a los altos precios de la cultura que surge en A Coruña hace año y medio. Iria Ares es su directora, y junto con Daniel Currás (actor, productor y escritor) se pone al frente de un local con una larga historia, que contrasta con la brevedad de lo que allí se hace: microteatro.

¿Y en qué consiste el microteatro? Su estandarte son las piezas de 15 minutos en cuatro pequeñas salas que no superan los seis metros cuadrados. Un ejercicio de adaptación que afecta a tres partes fundamentales en el arte teatral: “el texto, la interpretación y la escenografía”, apunta Iria.

De este modo recuperan la toma de contacto con la gente,  ya que la distancia entre los asistentes y los actores apenas existe. “Ante esto la gente tiende a sentir pudor por si les hacen participar en la obra – explica la directora – o por invadir un espacio que no es el suyo”.

Otra de las peculiaridades de esta sala es su localización: ocupa actualmente dos plantas, el bajo y el primer piso del número 27 de la calle Doctor Fleming de A Coruña. “Reformamos un burdel y una peluquería, situados en un bajo y en la parte de arriba, respectivamente”, comenta Iria. Así, La Tuerka 27 se convierte en un local con dos espacios: la parte baja para las representaciones de microteatro y la parte alta para el bar, donde se puede disfrutar de exposiciones de pintura o fotografía.

Pioneros en el microarte

Fueron la primera sala gallega en apostar por el microteatro (iniciativa que desde noviembre de 2012 tiene su homóloga en Santiago de Compostela con A Regadeira de Adela), cuando proyectos de este tipo solo se podían encontrar en grandes ciudades como Barcelona o Madrid. “Casi me atrevo a dudar que tengan una programación tan amplia como la nuestra”, indica Iria Ares, ya que cada semana La Tuerka 27 ofrece una media de ocho espectáculos.

Entre ellos se encuentran más alternativas que el teatro, ya que en su variedad está la música, la danza o los monólogos. Según la directora, una de las premisas al abrir el local era tener un amplio abanico a la disposición del consumidor de arte, que puede optar entre seis diferentes salas: La Sala 27 (para espectáculos con más aforo, de 50 metros cuadrados), Club 27 (a imitación de los clubes americanos de los años 20) y cuatro pequeñas salas de seis metros cuadrados diferenciadas por sus colores (roja, blanca, azul y verde).

Poco a poco han conseguido un público más o menos fijo en cuanto a microteatro se refiere, donde se dan cita artistas consagrados y nuevas promesas (entre los que ellos mismos dicen encontrarse). “Ese era otro de los objectivos que nos proponíamos, que este local sirviese de punto de reunión”, explica. Sin embargo, el resto de espectáculos cuenta con un público más heterogéneo, compuesto no solo por gente del mundo del teatro o de las artes.

Formato anticrisis

Es así como muchos denominan la actividad de La Tuerka 27, ya que ver una obra de microteatro cuesta tres euros. Si el espectáculo es de otro tipo, el precio puede ascender a seis euros, e incluso a los diez si el artista tiene un caché más alto, como es el caso de "un concierto de Xoel López o un monólogo de Pepe Suevos”, señala la directora, y añade: “Es cierto que el arte no puede ser gratis, ya que supone un gran esfuerzo, pero hay que buscar un equilibrio para que sea accesible”.

Y ese equilibrio lo han conseguido, ya que el balance de este año y medio ha sido muy positivo, contando además con que Tuerka Teatro (la compañía que se forma en el seno de La Tuerka 27) aspira a ser una compañía independiente en cuanto a subvenciones de la administración se refiere. Y es que para la directora, las ayudas estatales siempre han sido uno de los grandes inconvenientes y lastres de la relación entre Galicia y el teatro, ya que “el fin de los espectáculos no era sentar a la gente en las butacas, sino otro muy distinto”.

Una idea nacida en el audiovisual

La idea nació a partir de la necesidad de autofinanciar un cortometraje, La increíble historia de Macareno y la Puta Milagrosa (que estuvo presente en el Festival de Cans y en los premios Mestre Mateo). Para esto era necesario montar una productora propia, y es así como Iria Ares y Daniel Currás dan vida a La Tuerka Films, que comienza a andar en enero de 2010. Ahora en 2013 acometen la realización de su segundo cortometraje, una adaptación del clásico Tristán e Isolda que ha comenzado a rodarse el pasado mes de mayo.

Pero la productora fue solo el principio de una trayectoria en la que ampliarían sus ramas a otros ámbitos como La Tuerka Studio, un espacio abierto en 2010, desde el que imparten un curso continuo de interpretación a cámara. El siguiente paso lo darían con la apertura de la sala La Tuerka 27, en diciembre de 2011, en la cual también se ofrecen cursos de lo más variado: danza, claqué o improvisación.

Este local daría el impulso definitivo a la formación de la compañía Tuerka Teatro en julio de este mismo año, de la que pasan a formar parte tres socios más: Xoán Carlos Mejuto, Iván Ferreiro y Marita Martínez. De hecho, será Mejuto el encargado de escribir el texto para la primera obra de teatro de la compañía: O xardín das pernas roubadas (cuya representación tendrá lugar el próximo 31 de octubre en el Teatro Rosalía de A Coruña). Una obra con la que seguirán su trayectoria, apostando siempre por la innovación.

Teatro exprés: una obra, 15 minutos
Comentarios
ç