martes. 17.09.2019 |
El tiempo
martes. 17.09.2019
El tiempo

Andrea Area: "Nuestro objetivo no es hacer un karaoke en la calle"

The Gypsy Souls, MARÍA CARRERA
The Gypsy Souls, MARÍA CARRERA
▶Andrea Area, vocalista de The Gypsy Souls, es la encargada de revivir a grandes autores americanos del siglo pasado mediante su voz. Este fin de semana el dúo que forma junto a David Falcón, actuará en diferentes locales de Sanxenxo y Poio
 

La cantante de Portonovo ya había formado parte de otro grupo (The Sharknadoos) junto al cambadés David Falcón. Juntos se encuentran sumergidos en un nuevo proyecto musical, The Gypsy Souls, de covers de música negra del siglo pasado.

¿Qué son y cómo surgen The Gypsy Souls? 

Somos un dúo de voz y guitarra que hacemos covers. Nuestro repertorio va desde el swing, al gypsyJazz, soul, blues, rockabilly, rockandroll... Tipo Litlle Richard o Aretha Franklin. Es todo música negra del siglo XX; desde mediados de los años 40 a principios de los años 70. El primer concierto lo dimos en abril de 2018. Fue un pequeño bolo en el Salón do Libro, muy íntimo y de solo cinco temas. Después empezamos a dar conciertos de hora y media. Esta formación surgió a raíz de otro proyecto que empezamos en 2013, era una banda que se llamaba The Sharknadoos. David y yo lo dejamos, porque nuestras vidas se separaron por temas laborales. El año pasado decidimos que podríamos hacer algo más pequeño después de tres años parados. Miguel Moldes, guitarrista de bandas amigas como The Wavy Gravies y Dead Wood y Jesús Caramés, eran los otros integrantes del grupo. Este fin de semana nos acompañarán. Va a ser una excepción, solo esos dos conciertos serán en formato banda, aunque en septiembre se nos unirá Miguel siempre que pueda. Intentamos que la familia vaya creciendo; incluso con teclado o viento sería genial, pero iremos poco a poco. Los formatos muy grandes también son complicados en locales por el sonido y el espacio. De momento, tocamos en terrazas, chiringuitos y en la calle, por iniciativa de concellos o asociaciones. 

¿Qué lugares en los que han tocado le han marcado?

Llevamos un año. Es poco tiempo. Todos nos hacen ilusión, porque incluso en los más pequeños la cercanía de la gente se nota más. Nos hizo mucha ilusión ser parte del cartel de Ulo-Vermut en Cambados, que organizaba la discografía Ulomanía Cup . También resultó especial actuar en la Festa do Albariño; al igual que en el Salón do Libro de Pontevedra, porque era muy íntimo y se intercalaba la música con las charlas de escritores como Eva Mejuto, la responsable de que nos volviéramos a juntar, ensayar y seguir en la música después de un parón de tres años. Con la anterior banda llegamos a estar en el cartel de Galician Woodstock, tocamos mucho más, fueron tres años en los que dimos más de 100 conciertos, que para una banda local de covers es una pasada. Tocábamos tres veces por semana. Nos gusta actuar donde sea, pero este verano en Música na Rúa en Portonovo nos hace especial ilusión, porque jugamos en casa y porque mi abuela, que tiene 93 años, puede venir a vernos. Eso es lo más emocionante que hay, que con esa edad venga a vernos y baile aunque no sepa inglés. Siempre le dedicamos canciones cuando viene. No es la primera vez que lloro porque aparece ella por sorpresa. 

¿Dónde van a ser sus próximos conciertos?

El sábado 24 en Raxó, en el Amura, y el domingo 25 en la Sesión Vermut en As Cordas a las 12.30, en el Paseo de Silgar (Sanxenxo). Con respecto a septiembre, de momento tenemos confirmado uno el domingo 22 en el Restaurante Lourido (Poio), a las 12.30 horas, y el sábado 7 a las 22.30 en el Pazo Revel (Sanxenxo). Además, el 11 de octubre estaremos en el vigesimoquinto aniversario de la Facultade de Ciencias Sociais de Pontevedra. Somos tremendamente felices haciendo lo que hacemos y estamos enormemente agradecidos a la gente que viene a vernos. La mayoría de locales repiten con nosotros. Decir no a iniciativas que no nos gustan también forma parte de esto. 

¿Es difícil conquistar al público con el tipo de música que tocan?

Como variamos tanto en estilos, nos tienen dicho que deberíamos interpretar más temas en español para que la gente cante, pero eso es todo lo contrario de lo que queremos hacer. Nuestro objetivo no es hacer un karaoke en la calle; lo que queremos es distinguirnos, que la gente venga a sentarse a escucharnos y disfrutar… Es un proyecto muy vocal. Hay temas que son prácticamente a capela y con ritmos marcados de guitarra. Hay gente a la que le encanta, mientras que a otros no les gusta. Sin embargo, más del 60% de los locales en los que tocamos el año pasado nos volvieron a llamar, entonces algo estaremos haciendo bien, ¿no? Cierto es que no hacemos ningún tema en español, son todo clásicos y nos gustan mucho las rarezas también. Nos encanta que la gente se acerque y nos diga, "oye, este tema que me suena un montón pero no sé de qué, ¿de quién es?’". Eso también mola, que conozcan los temas gracias a las versiones, que las hacemos muy nuestras. Con la guitarra y la voz le damos nuestro toque personal.

Nos gusta que la gente se acerque y nos diga ‘Oye y este tema que me suena, de quién es?
 

¿Por qué eligieron The Gypsy Souls como nombre para el grupo?

Por la influencia del soul en nosotros como artistas. Ahora es más gypsyjazz-soul, con la anterior banda era más rock-soul. Además, somos dos almas libres que buscamos a través de la música desnudarnos, en cierto manera. Ningún tema suena igual en un bolo o en otro, improvisamos un montón. Si vemos que la gente está muy animada se alarga un poco más, o al revés, se corta antes. Digamos que, dependiendo del contexto, cambian bastante, al estilo de Bruce Springsteen en sus conciertos, aunque son palabras mayores. Entonces es el doble significado del género musical y las almas libres de la música que intentan hacer disfrutar al público. Además nuestras covers tienen significado social, hablan mucho de libertad y derechos.

¿Qué es lo que les diferencia como artistas del resto de músicos?

Simplemente somos nosotros mismos. No tocamos pop español porque no nos gusta. No disfrutamos de lo que nos ofrecen las radiofórmulas ni nos conformamos con escuchar a artistas como C. Tangana, ni reguetón, que parece que es la única opción que puedes escuchar si te vas de fiesta. No entendemos cómo puede funcionar ese modelo. Antes las opciones no eran tan homogéneas. Somos un poco la resistencia. La gente que escucha eso no lo pasará bien en nuestros bolos escuchando covers de Little Richard o Muddy Waters. O tal vez sí porque comienza a conocer música que forma parte de la historia y el origen de muchos géneros. En muchos conciertos los más peques se quedan ojipláticos escuchando y bailando y eso es genial. Hay futuro. La música también es educación

Andrea Area: "Nuestro objetivo no es hacer un karaoke en la calle"
Comentarios