martes. 17.09.2019 |
El tiempo
martes. 17.09.2019
El tiempo

Wladimir Dragossán: "Uno no escoge ser un poeta maldito, eso te toca"

Wladimir Dragossán con un ejemplar de su libro. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Wladimir Dragossán con un ejemplar de su libro. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

Escritor y artista, Wladimir Dragossán está viviendo un verano muy intenso en cuanto a vida profesional se refiere. Ha escrito un nuevo poemario, 'O cabaleiro da rosa', "la obra más exquisita que he escrito hasta ahora" ▶ El libro lo presentará en el mes de septiembre

El mítico escritor y pintor pontevedrés Wladimir Dragossán presenta su nuevo poemario O cabaleiro da rosa, inspirado en el mito de Eros y Psique, las rimas de Bècquer y Romeo y Julieta de Shakespeare.

¿Cómo fueron sus inicios en la escritura poética? ¿Le inspiró alguna persona o situación en particular?
Empecé a escribir cuando era muy joven. De pequeño, sufría de dislexia y eso me condicionaba mucho, pero reconozco que la vena poética siempre me acompañó. He de reconocer que en el colegio lo pasé mal, creo que la enseñanza debería cambiar. Hay que guiar a los niños hasta sus potenciales, no llenarles la cabeza de cosas que al final no les van a servir de nada. En mi caso, al principio me guié más hacia la poesía prosaica, pero poco a poco empecé a interesarme más por la poesía. Tuve muchos problemas en el colegio debido a mi condición, pero cuando crecí tuve grandes tutores como Sabino Torres y Jorge Cuña, que me guiaron por el buen camino de la escritura y me ayudaron a encontrarme a mí mismo. Siempre fui muy rebelde, un libre pensador. Mi imaginación es desbordante.

¿Cómo surgió la idea del poemario O cabaleiro da Rosa y en qué o quién se basó para escribirlo?
La idea surgió después un viaje a Lisboa que hice con mi última pareja sentimental. Llevábamos muchos años juntos, pero nuestra relación era una continua luna de miel. El libro está íntegramente dedicado a ella, es una mujer apasionante y quería hacerle un homenaje. Ha sufrido mucho en la vida y esta es la forma que tengo de expresarle mi aprecio. Es una mujer coraje, un ángel en la tierra.

¿Por qué ha escogido ese título? ¿Es el amor el tema principal del libro?
El título es de una ópera de Richard Strauss. Me gustó porque podía darle el sentido que yo quería, era el título perfecto. El significado que le doy a este libro, de temática completamente amorosa, es que el ego muere en el amor. La rosa simboliza el amor romántico. Mi antigua pareja, a la que va dedicado el poemario, no sabía nada. Se llevó una sorpresa muy grata.

¿Cuáles son sus autores favoritos? ¿Se inspira en ellos para escribir?
Sí, desde luego. Mi autor favorito, sin ninguna duda, es Edgar Allan Poe, al ser gótico me siento muy identificado con él. Después estaría Baudelaire, que al igual que yo, también estaba interesado en las artes plásticas y, por último, Lord Byron. Siempre me encantaron los poetas lakistas y también los malditos. Uno no escoge ser un poeta maldito, eso te toca. Por más que trates de que no sea así, los que somos rebeldes, subversivos y provocadores, somos calificados de malditos. Yo siempre he sido un provocador social: ser el primero de los góticos gallegos fue algo que al principio me hizo sufrir mucho porque hice que la sociedad se confrontase con sus miedos, con sus sombras. Yo reivindiqué la sombra del subconsciente, eso aparece en mi obra. También el animal interior que tenemos todos, y eso a la gente le cuesta entenderlo.

Hay que guiar a los niños hacia sus potenciales, no llenarles la cabeza de cosas que no les van a servir para nada

¿Cree que la obra dedicada a su amigo John Balan tuvo la repercusión que merecía?
Esa obra me marcó mucho. Quería honrar a mi querido amigo, y cumplí mi objetivo: dignificar su memoria.

¿Se siente orgulloso de la acogida de sus obras? ¿Cuál de todas es su preferida?
Bueno, he de decir que O cabaleiro da rosa es la obra poética más exquisita que he escrito en lengua gallega. Ayuda mucho el prólogo, escrito por el historiador Pedro Lorenzo. Una obra de la que me siento muy orgulloso es Úzar en el abanico extremo de las prisas y otras narraciones extrañas. Este último cuenta el paso a través del umbral de la vida cotidiana a la de ultratumba, en relatos que están repletos de aspectos de nuestro folclore y nuestra cultura, no exentos de ciertos toques de humor, que nos conduce por pasajes que están hondamente vinculados con la tradición oral gallega.

Este año la Coral Helénica musicó el poema Naufraxio, a cargo de Manuel Antonio Pintos. Me sentí muy emocionado. También se me encargó escribirle un poema a la Virgen de la Merced, por el 800 aniversario de la Orden de la Merced. El poema fue recitado tras una misa en el Monasterio de Poio por Esther González, una gran amiga mía y poeta que es una gran rapsoda. El poema fue tan bien acogido por la orden que lo enviaron a Roma para traducirlo al italiano y que apareciese en la revista mercedaria.

¿Tiene en mente sacar nuevos poemarios?
Sí, uno de ellos es un libro bastante extenso, como un expediente X gallego. Es un recorrido por las Rías Baixas, una recopilación de historias, tradiciones orales gallegas, antropología, casos reales sobre brujas, curanderas, la Santa Compaña... Todo lo referido a ese aire místico que caracteriza a Galicia.

¿Qué me puede decir respecto a la pintura? ¿Sigue pintando o se está tomando un respiro?
Ahora mismo estoy muy centrado en la literatura. Tengo muchas cosas que decir, además de que tengo muchos proyectos en mente que no me permiten pintar, pero cuando pueda, volveré a la carga.

Wladimir Dragossán: "Uno no escoge ser un poeta maldito, eso te toca"
Comentarios