martes. 10.12.2019 |
El tiempo
martes. 10.12.2019
El tiempo

Carreño alcanza en Miami sus segundas semifinales en un Masters 1.000

Pablo Carreño, tras vencer al tenista sudafricano Kevin Anderson. RHONA WISE (EFE)
Pablo Carreño, tras vencer al tenista sudafricano Kevin Anderson. RHONA WISE (EFE)

El gijonés se enfrentará al alemán Alexander Zverev,

El tenista español Pablo Carreño ganó este jueves por 6-4, 5-7 y 7-6 (6) al sudafricano Kevin Anderson, número ocho en la ATP, y se clasificó para las semifinales del Masters 1.000 de Miami.

Carreño disputará este viernes su segunda semifinal en un torneo de esta envergadura, tras la de Indian Wells en 2017. Lo hará ante el alemán Alexander Zverev, cuarto cabeza de serie, quien ganó al croata Borna Coric, por 6-4 y 6-4, y contra el que no se ha enfrentado nunca.

La de este jueves fue además la segunda victoria de Carreño sobre un top 10 después de ganarle a Milos Raonic en Roland Garros en 2017 cuando el canadiense era número 6 del mundo.

KEVIN ANDERSON. El 19 de la ATP buscaba revancha de su última derrota ante el sudafricano, este marzo en octavos de Indian Wells, donde le derrotó por 4-6, 6-3 y 7-6 (6), y al que no había logrado vencer nunca en los cuatro enfrentamientos que habían disputado.

Este era el mejor momento para estrechar su particular parcial con el sudafricano, ya que llegaba al choque reforzado por sus grandes actuaciones en Miami, donde superó con autoridad a todos sus rivales: el uzbeko Denis Istomin, el estadounidense Steve Johnson y en octavos a su compatriota Fernando Verdasco.

Aunque el historial de enfrentamientos con Anderson daban como favorito al sudafricano, Carreño no se encogió y ambos mantuvieron su saque en los primeros seis juegos, en los que registraron estadísticas de saque muy parejas.

No obstante, el número 19 del mundo estuvo más cerca de arrebatarle el saque a su rival y desaprovechó un 0-40 en el tercer juego.

Fueron estos momentos clave en los que Carreño no desperdició en sus enfrentamientos previos en Miami, pero el gijonés esperó su oportunidad, que llegó en el séptimo juego.

Quien fuera el décimo mejor jugador del mundo dejó todo su potencial en la pista y le endosó un 40-0 a su rival, que le permitió romper el saque y hacer resonar su grito de celebración en el Gran Estadio de Cayo Vizcaíno.

REGULARIDAD DE CARREÑO. El gijonés no había cosechado ninguna victoria en el torneo floridano hasta la presente edición, y tras los primeros 43 minutos que duró el primer set, que culminó con tres aces en el último juego, reivindicó su regularidad en la cancha.

Aunque cedió el saque a su rival en el segundo juego de la segunda manga, lo recuperó inmediatamente en el tercero para tomar la iniciativa en el quinto al romper de nuevo el servicio del sudafricano.

Con 5-3 en el marcador, el sudafricano intensificó su juego y aunque el español llegó a tener dos bolas de partido, finalmente Anderson ganó cuatro juegos consecutivos con los que empató el choque.

El sudafricano no quería quedarse otra vez en cuartos de final, como le sucedió en Indian Wells, pero Carreño apretó en el noveno juego, con 4-4 en el marcador, y tras estar perdiendo 15-40 logró disponer de una bola de quiebre, que al final desaprovechó.

Con 5-4 para el jugador de 31 años, Carreño luchó para volver a empatar el encuentro, y lo logró gracias a unos registros de puntos en el primer saque que superaban el 90 %, por el 76 % de su rival, que le llevaron a forzar el desempate.

En el tie break, y tras más de dos horas y media de acción en la cancha, el español levantó una bola de partido y se llevó el desempate por 8-6.

Carreño alcanza en Miami sus segundas semifinales en un Masters 1.000
Comentarios