España se queda en la orilla

Los Hispanos Juveniles remontan una desventaja de cinco tantos, pero no logran dar el golpe definitivo a Alemania y tendrán que luchar por el bronce ▶ Carlos Álvarez jugó 31 minutos
Carlos Álvarez (con el 18) intenta apartarse para no hacerle falta a un alemán que se prepara para lanzar. RFEBM
photo_camera Carlos Álvarez (con el 18) intenta apartarse para no hacerle falta a un alemán que se prepara para lanzar. RFEBM

Tanto nadar para acabar muriendo en la orilla. Los Hispanos Juveniles pasaron por todos los estados de ánimo en el duelo del viernes ante Alemania: de la ilusión inicial por meterse en una final, a la desesperación por ser incapaces de plasmar su juego. Y del optimismo por verse con opciones de nuevo cuando ya nadie contaba con ellos a una frustración todavía más grande por quedarse fuera de la lucha por el oro continental.

Porque España estuvo muerta, pero volvió a resucitar —como contra Eslovenia en la main round— en un tramo final de encuentro mágico para remontar una desventaja de cinco tantos, igualar el partido y tener bola para, como mínimo, forzar la prórroga. Pero Gorka Nieto, tras recuperar el balón, estampó ante un inmenso Späth a falta de 60 segundos el gol que hubiese conducido a los suyos a la prórroga como mínimo. Luego Alemania marcó en un siete metros que conllevó la exclusión de Lodos y los pupilos de Jabato, con tan solo 28 segundos por delante y un jugador menos, no logró encontrar el camino hacia el gol que hubiese provocado el tiempo extra y una nueva oportunidad de colarse en la final.

De este modo, tocará luchar por el bronce el domingo a las 14.30 horas. Un premio menor, pero un metal que es mucho más que una consolación para unos Hispanos que fueron más que nunca unos guerreros. Porque pocos fueron los momentos en los que España se encontró cómoda ante una Alemania muy superior en lo físico y que impuso un ritmo bajo de encuentro. El bloque ibérico vivió todo el encuentro por detrás en el electrónico, con las igualadas puntuales como único alimento que echarse a la boca para no decaer. No se dejó ir nunca, pese a que tuvo varios momentos críticos tanto en el primer acto como en la segunda mitad.

Seis minutos tardó España en igualar por primera vez el tanteador (4-4) ante una Alemania que salió mejor plantada. El cisneísta Carlos Álvarez —titular y con 31 minutos de juego finales— sufría en ataque las dificultades en la circulación de los suyos, incapaces de encontrar a los extremos y al pivote. Vivían los Hispanos del talento en el uno para uno de su primera línea. Y cuando ésta no brillaba, Alemania se escapaba. Del 4-4 al 10-6 en el minuto 17 que España maquilló justo antes del descanso aprovechando una superioridad, aunque Bratzke amplió a tres la diferencia con un golazo casi sobre la bocina (17-14).

España igualó tras el descanso. Pero Alemania se volvió a escapar y acumuló una renta de cinco goles a nueve minutos del final

Aún así, el partido parecía haber cambiado. Los Hispanos salieron bien tras el descanso y un siete metros detenido por Pablo GonzálezVirulegio vivió todo el choque desde el banco— ayudó a consolidar un 0-3 que igualó el duelo hasta el 17-17. Entonces España se volvió a embarrancar. Acumuló pérdidas, errores ante el gran Späth —el mejor de los suyos— y exclusiones que condujeron el duelo a un alarmante 29-24 (min. 51) que obligó a Jabato a agotar los tiempos muertos. La defensa abierta del técnico del Cisne volvió a funcionar y una agresiva España empezó a creer de nuevo en sí misma hasta neutralizar la renta y agarrar sus opciones de victoria. Pero justo en el momento clave, falló. Fue doloroso tras tanto nadar.

FICHA TÉCNICA
Alemania: David Späth; Tim Freihöfer (4), Lennart Leitz (7), Renars Uscins (4), Justus Fischer (1), Nico Schöttle y Aron Seesing —siete inicial—. También: Luca Klein (4), Niko Bratzke (3), Stephan Seitz (2), Florian Kranzmann (5), Lasse Ludwig (p.s.), Sören Steinhaus, Robert Krass y Leon Ciudad.

España: Roberto Domenech (1); Javi Rodríguez (2), Jan Gurri (2), Dani Serrano (2), Álex Lodos (1), Carlos Álvarez (1) y Arnau Fernández (4) —siete inicial. También: Pablo González (p.s.), Dani Virulegio, DArío Sanz (1), Julen Mugica, Gorka Nieto (4), Ignacio Salgado, Bruno Reguart, Artur Parera (3) y Antonio Martínez (5).

Árbitros: Marko Boricic y Dejan Markovic (Serbia). Excluyeron a Stephan Seitz, Renars Uscins (2), Justus Fischer (2), Nico Schöttle y Aron Seesing, por Alemania, y a Javier Rodríguez (2), Jan Gurri (2) y Álex Lodos, por España.

Marcador cada cinco minutos: 4-3, 5-5, 8-6, 12-8, 15-11, 17-14 (descanso), 17-17, 21-19, 24-21, 27-24, 30-27, 31-30 (final).

Incidencias: Partido correspondiente a las semifinales del Campeonato de Europa sub-19. City Sports Hall Varazdin (Croacia), ante 200 espectadores.

Comentarios