Katir asume la sanción tras "valorarla fríamente" y achaca los errores a "despistes"

La Unidad de Integridad del Atletismo lo ha penalizado con dos años sin competir debido a una infracción derivada de tres fallos de localización en los últimos doce meses
Mohamed Katir a su regreso a Madrid tras conseguir la plata en los 5.000 metros de los mundiales de atletismo de Budapest. EFE
photo_camera Mohamed Katir a su regreso a Madrid tras conseguir la plata en los 5.000 metros de los mundiales de atletismo de Budapest. EFE

Mohamed Katir, subcampeón del mundo de 5.000 metros, emitió un comunicado este viernes 16 en el que anuncia que, tras "valorar fríamente" la situación, asume la sanción de dos años impuesta por la Unidad de Integridad del Atletismo (AIU) debido a una infracción derivada de tres fallos de localización en los últimos doce meses, y achacó los errores a "graves despistes".

Katir fue suspendido por un periodo de dos años, hasta el 6 de febrero de 2026, por la Unidad de Integridad del Atletismo (AIU), de World Athletics.

Los fallos se remiten a tres ocasiones en las que Katir no pudo ser localizado para someterse a un control antidopaje. El atleta español los atribuye a errores al cumplimentar los datos para su localización en la plataforma creada al efecto, ADAMS.

El castigo a Katir va desde el 7 de febrero de 2024 al 6 de febrero de 2026 y, aunque puede recurrir a la propia Unidad de Integridad del Atletismo y también al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), algo que inicialmente había valorado, finalmente ha decidido no hacer uso de ese recurso.

En su comunicado, pide "perdón" a todas aquellas personas que le han apoyado a lo largo de su vida, desde su familia, patrocinadores, entidades, entrenador, representante, así como a todas aquellas personas que "en mayor o menor medida están siempre ahí".

"Como ya expuse por mi parte al momento de publicarse la suspensión provisional por parte de AIU, no se trata de un asunto que guarde relación con haber utilizado sustancias o métodos prohibidos, ni el haber eludido ningún control antidopaje. Se trata de un expediente sancionador por la incorrecta actualización de los datos de mi localización", subraya Katir.

"Se trata de casos que pueden sucederle, y de hecho le suceden, en ocasiones a deportistas que figuran dentro del programa de controles antidopaje. Por ejemplo, en determinado momento, en la incorporación de mis datos de localización, la plataforma no funcionó correctamente, limitándome a remitir un correo electrónico al gestor del sistema ADAMS de WADA para hacerle saber dónde me encontraba en ese momento y dónde me encontraría en las fechas posteriores", explica.

"Sin embargo, por desconocimiento, y pensando que ADAMS y AIU eran lo mismo, no informé de ello a AIU, algo que posteriormente he podido conocer que resultaba obligatorio", añade.

"No era consciente de que la actualización de los datos de localización en tales casos debía realizarse tan pronto como fuese posible", asegura, y señala que creyó que, "en un primer momento, la simple remisión de un correo electrónico al gestor de la plataforma resultaba suficiente".

"En otro caso, por ejemplo, cuando los agentes de control de dopaje acudieron a mi casa a realizar un control antidopaje fuera de competición me encontraba entrenando cerca de mi domicilio, no dándome materialmente tiempo a llegar al lugar que figuraba en mis datos de localización en el periodo de sesenta minutos de esa concreta fecha", apunta. 

"Es importante tener presente que, incluso pocas horas después de la comisión de algunos de estos fallos de localización, he sido sometido a controles de dopaje fuera de competición, habiendo dado un resultado negativo siempre", agrega.

Katir recalca que esos fallos de localización se han debido al "desconocimiento" por su parte del "correcto funcionamiento del sistema de localizaciones a través de ADAMS". "Fundamentalmente en la actualización de datos tras la presentación trimestral inicialmente realizada por mi parte, pero, sobre todo, este problema ha venido motivado porque soy una persona muy despistada", subraya. 

"Asumo que estos despistes o errores en la actualización de los datos de localización en ADAMS acaban por convertirse en una falta de diligencia. Valorado todo lo anterior, y analizando fríamente los largos procesos que los diferentes recursos que podría presentar y los cuales podrían llevar a esperas demasiado prolongadas (incluso hasta mucho después de los Juegos Olímpicos), me veo abocado a asumir la sanción que propone AIU", comenta.

"Así puedo empezar a cumplirla cuanto antes y de esta manera poder regresar lo más pronto posible y no dilatarla en el tiempo. Y si con todo esto sirvo de ejemplo para concienciar al resto de mis compañeros de la importancia que tiene llevar el localizar al día, me daré por satisfecho. Como estoy viendo y viviendo en mis propias carnes, los despistes se pagan a un altísimo precio", declara. 

Katir aclara que "independientemente de los graves despistes, los logros deportivos conseguidos hasta la fecha han sido realizados sin recurrir en ningún momento a ningún tipo de dopaje".

"Cumplido el periodo de sanción, regresaré a las competiciones para seguir demostrando mi nivel deportivo. Eso sí, siendo absolutamente cuidadoso con estos temas. Espero agradecer las muestras de apoyo de todas aquellas personas que han confiado en mí, esperando poder dedicarles nuevos éxitos deportivos en mi retorno a las competiciones", concluye. 

La suspensión frena por completo la trayectoria profesional de Katir, que este sábado cumple 25 años en su mejor momento deportivo.

Esta temporada tenía marcado en rojo en su calendario los Juegos Olímpicos de París, en agosto, y en junio los Europeos de Roma. El año que viene tampoco podrá estar en los Mundiales de pista cubierta de Nanjing (China) y en los Campeonatos del Mundo al aire libre de Tokio.

Más en Deporte General
Comentarios