Rafa Nadal agranda su leyenda en Roland Garros

El de Manacor derrota con suma facilidad a Casper Ruud y anuncia, pese a los rumores de retirada, que "seguirá intentándolo"
Nadal muerde la Copa de los Mosqueteros. CHRISTOPHE PETIT TESSON
photo_camera Nadal muerde la Copa de los Mosqueteros. CHRISTOPHE PETIT TESSON

Rafael Nadal agrandó este domingo su leyenda sumando un nuevo triunfo en Roland Garros, el decimocuarto de su carrera, con lo que totaliza 22 títulos del Grand Slam y se aleja a dos del serbio Novak Djokovic como el tenista con más grandes de la historia.

En su pista favorita, donde ha conseguido sus mayores logros, dos días después de festejar su 36 cumpleaños, Nadal se impuso con autoridad al noruego Casper Ruud por 6-3, 6-3 y 6-0 en 2 horas y 18 minutos. 


No fue la mejor final pero sí una de las de más mérito de las 14 que ha disputado Nadal sobre la arcilla de París, porque llegaba a la capital francesa sin apenas rodaje, martirizado por un pie izquierdo que, había advertido, le provoca grandes dolores.

Pero el hambre de mantener en la Philippe Chatrier el cetro que el año pasado le arrebató Djokovic le hizo sobreponerse para buscar añadir un peldaño más al mito que le rodea. Unos meses después de levantar en Melbourne el Abierto de Australia, encadenó los dos primeros grandes del año por vez primera en su vida y aunque suenan los tambores que anuncian pronto el final de su carrera, nadie ya se atreve a enterrarle.

Nadal es superlativo y solo el físico parece ponerle límites. En otro ejercicio de tesón, se convirtió en el más veterano en levantar la Copa de los Mosqueteros, superando a su compatriota Andrés Gimeno que lo hizo en 1972, con algo menos de 35 años.

Nadal, tras ganar su decimocuarto Roland Garros. CHRISTOPHE PETIT TESSON
Nadal, tras ganar su decimocuarto Roland Garros. CHRISTOPHE PETIT TESSON

"No sé que pasará en el futuro, pero haré todo para seguir"

Tras levantar el trofeo, Rafael Nadal aseguró que luchará por volver muchos años al Grand Slam de tierra batida. "No sé lo que me reserva el futuro, pero voy a luchar por volver el máximo de años posible", dijo el español desde la pista central de París, con la Copa de los Mosqueteros en las manos, su vigésimo segundo Grand Slam, el segundo que gana esta temporada.

Nadal, que había dejado entrever que esta podía ser su última participación en Roland Garros, aseguró que es "increíble estar aquí con 36 años y ganar el torneo más importante" de su carrera.

El español agradeció el trabajo de su equipo y el apoyo de su familia: "Sin vosotros, me habría retirado del deporte desde hace tiempo". "Es difícil describir lo que siento", agregó Nadal.

Su rival en la final, el noruego Casper Ruud, confesó que ahora sabe "lo que es jugar contra Nadal en una final": "He tenido la ocasión de que jugar contra ti una final, no es fácil, hoy lo he comprobado, pero no soy la primera víctima, hubo otras antes".

"Lo más importante es felicitar a Rafa por su victoria catorce. Quiero dar las gracias a su equipo y a su familia que me han acogido (en la Academia) y que me ha enseñado mucho. Espero que sigas brillando todavía muchos años", agregó. 

Nadal jugó infiltrado

Nadal reveló este domingo que jugó infiltrado, que tras su partido de segunda ronda apenas podía andar y que a partir de la próxima semana se someterá a un nuevo tratamiento.

Nadal celebra su decimocuarto Roland Garros. CHRISTOPHE PETIT TESSON
Nadal celebra su decimocuarto Roland Garros. CHRISTOPHE PETIT TESSON

"El peor momento lo pasé tras el partido con (Corentin) Moutet, no podía andar. Por suerte, mi doctor estaba aquí y eso me ha permitido jugar infiltrado", afirmó el mallorquín a la televisión pública francesa tras imponerse por 6-3, 6-3 y 6-0 al noruego Casper Ruud en la final.

"No puedo seguir compitiendo con el pie dormido, hay que encontrar una solución. Me encantaría seguir compitiendo, así que la próxima semana voy a hablar con varios médicos y contemplar diversas opciones. Recibiré un tratamiento y espero que me ayude", indicó. 

Un palco lleno de autoridades

El rey Felipe VI de España encabezó la presencia de autoridades en la pista Philippe Chatrier de Roland Garros.

De entre las personalidades de fuera del mundo de la política, destacó el actor estadounidense Michael Douglas, el también intérprete británico Hugh Grant y el príncipe heredero Haakon Magnus de Noruega.

Del mundo del tenis, presenciaron el duelo el brasileño Gustavo Kuerten, triple ganador del Roland Garros (1997, 2000 y 2001), y la legendaria jugadora estadounidense Billie Jean Queen, quien hace 50 años levantaba el trofeo de Roland Garros.

Junto al Felipe VI, que vestía una americana azul claro, se encontraban en la tribuna del principal estadio del Roland Garros el embajador de España en Francia, Victorio Redondo Baldrich; el ministro de Cultura y Deporte, Miquel Iceta; y el secretario de Estado de Deporte, el brollonés Juan Manuel Franco Pardo.

Por parte del Gobierno balear, ha acudido el vicepresidente del Ejecutivo balear, Juan Pedro Yllanes, pues la presidente, Francina Armengol, se encuentra de viaje oficial en Argentina.

Entre la familia de Nadal, figuraba su tío, Miguel Angel Nadal, exfutbolista del Barcelona y de la selección española.

El tenista mallorquín, quien acaba de completar 36 años, consiguió su decimocuarto trofeo del torneo de Roland Garros y su vigésimo segundo triunfo en un Grand Slam.

La final de este domingo es especialmente emotiva para los aficionados del tenis porque se desconoce si será la última participación de Nadal en un Roland Garros debido al problema en su pie izquierdo, afectado por el síndrome degenerativo de Müller-Weiss. El propio jugador ha insinuado que una retirada estaría próxima. 

Comentarios