miércoles. 01.12.2021 |
El tiempo
miércoles. 01.12.2021
El tiempo

Mourinho, enfrentado a Pogba y en la cuerda floja

José Mourinho. EFE
José Mourinho. EFE

El técnico luso, muy tocado tras la eliminación del Manchester United en la Copa de la Liga ante el Derby County

Una tormenta se ha desatado en la parte roja de Manchester para José Mourinho y el culpable, para más ardor del portugués, es un viejo amigo.

Frank Lampard, fiel escudero de Mou en el Chelsea, inició este verano su periplo como entrenador llevando el banquillo de uno de los equipos históricos de Inglaterra, el Derby County, conocido popularmente como los Carneros.

La oportunidad permitía al londinense asumir un reto con expectativas de subir a la Premier League, pero con menos presión que algún compañero de batallas, como Steven Gerrard, que se puso a los mandos, ni más ni menos, que del Rangers de Glasgow.

En Derby, ciudad situada en el corazón de Inglaterra, Lampard podría crecer como entrenador, alejado de los grandes focos de la Premier y en una aventura diferente a la de sus años en el Chelsea, Manchester City y Nueva York. Cambió la pomposa Londres, la exigente Manchester y la elegante Nueva York por una ciudad industrial como Derby, donde apenas se congregan más de 300.000 personas.

Él mismo lo definió en una entrevista a la BBC hace unos meses como un riesgo. No tenía currículum como entrenador, pero se lanzó a la piscina. Y hasta hace escasas horas todo discurría tranquilo para Frankie. El londinense no hacía ruido, hasta que un viejo amigo se cruzó en su camino.

La Copa de la Liga, la competición más devaluada para los grandes de Inglaterra, muy por detrás de la FA Cup y de la Premier, brindó a Lampard la oportunidad de mostrarse ante el mundo. El sorteo los emparejó con el Manchester United, el gigante de Mourinho.

Lo que parecía alegría para los Diablos Rojos, al cruzarse con un segunda división, mientras que el Liverpool, por ejemplo, se medirá al Chelsea, se convertiría en decepción.

Mourinho no tiró el título, nada más lejos de la realidad. Salió de inicio con Romelu Lukaku, Anthony Martial, Eric Bailly, Diogo Dalot, Juan Mata, Jesse Lingard, Ander Herrera y Nemanja Matic, entre otros. Un equipo de garantías para enfrentarse a los Carneros, cuyo fichaje más caro esta temporada, Martyn Waghorn (5,6 millones de euros), no disputó ni un minuto.

Pero Paul Pogba, a quien Mourinho ha quitado la vitola de segundo capitán del equipo, asistió desde la grada al descalabro del United. El Derby remontó un gol en contra, se repuso del empate de Marouane Fellaini en el último suspiro y eliminó al United en una tanda de penaltis agónica que se definió en el decimosexto intento.

Old Trafford es quedó helado y Lampard, junto a los suyos, levantados del banquillo y abrazados en el césped, miró orgulloso su proyecto.

Mourinho, enfrentado a Pogba y en la cuerda floja
Comentarios
ç