Muguruza alcanza la final del Abierto de China tras vencer a Radwanska

La tenista española vence a la polaca en tres sets (4-6, 6-3, 6-4) y se enfrentará a la suiza Timea Bacsinszki en la lucha por el título. Garbiñe, además, está consiguiendo una notable popularidad en el país asiático
Garbiñe Muguruza celebra su pase a la final del Abierto de China
photo_camera Garbiñe Muguruza celebra su pase a la final del Abierto de China

La tenista hispano-venezolana Garbiñe Muguruza alcanzó este sábado la final del Abierto de China que se disputa en Pekín, tras imponerse a la polaca Agniezska Radwanska en tres sets (4-6, 6-3, 6-4), y disputará la final del torneo ante la suiza Timea Bacsinszki.

En una tensa semifinal donde Muguruza alcanzó la perfección en algunos momentos del juego, especialmente al resto y en los puntos largos, la hispano-venezolana supo remontar el primer set en contra e ir haciéndose poco a poco con el partido ante una Radwanska que también mostró gran calidad y nunca dio el duelo por perdido.

Muguruza pudo de hecho haber ganado también el primer set, que llegó a ir dominando con 4-3, pero la polaca, cuarta cabeza de serie en Pekín, supo mantener la cabeza fría y encadenar tres juegos seguidos.

Garbiñe no se desmoralizó con la pérdida del primer set y en el segundo volvió a desplegar su mejor juego, con una potencia en el brazo desconocida para muchas jugadoras en este final de temporada, lo que unido a unos pocos errores no forzados de Radwanska fue desequilibrando la semifinal hacia la hispano-venezolana.

El partido, que duró dos horas y 13 minutos, es el cuarto duelo consecutivo en el que Muguruza, una de las jugadoras de progresión más rápida esta temporada en la WTA, vence a la polaca, incluyendo la semifinal de Wimbledon.

"Estoy muy orgullosa porque estar en una final significa que has sido capaz de ganar muchos partidos antes", señaló Muguruza, quien ha ganado mucha popularidad entre los seguidores chinos, que cariñosamente han empezado a abreviar su apellido y a llamarle La Seta, ya que el sonido de su apellido es parecido a la palabra Mogu, que significa champiñón en mandarín.

La tenista reconoció que, tras el torneo de Wuhan, en el que se retiró la semana pasada por lesión en el tobillo izquierdo, "fue muy difícil empezar de nuevo".

"No me quedé con un buen sabor de boca en Wuhan, pero estoy orgullosa de haber sido capaz de mantener el nivel, de estar motivada mentalmente para querer más", declaró la joven.

Es la tercera final que 
Muguruza alcanza este año, tras las perdidas en Wimbledon y en Wuhan, esta última la semana pasada y de la que tuvo que retirarse por lesión en el tobillo izquierdo, dando el triunfo a Venus Williams.

En la final le espera otra tenista revelación de 2015, la suiza Bacsinszky, quien en otro maratoniano partido de más de dos horas y tres sets dio la sorpresa en la otra semifinal y venció a la serbia Ana Ivanovic por 5-7, 6-4 y 6-1.

La jugadora suiza está a punto de entrar en el top ten de la WTA y también está haciendo méritos para estar a finales de mes en Singapur, cita en la que estará ausente la gran dominadora del tenis femenino, Serena Williams, quien ha decidido tomarse lo que queda de año de descanso para reponerse de las lesiones sufridas esta temporada.

El pase a la final de Muguruza, nacida en Caracas de padre vasco y madre venezolana, confirma una gran semana en la que la jugadora, número cinco mundial, ha conseguido también clasificarse por primera vez para el Masters de Singapur, siendo la primera española que lo logra en 14 años.

Comentarios