"No nos podíamos rendir"

El preparador físico de la selección de fútbol sala femenino Adrián Paz y la portera Silvia Aguete analizan la histórica Eurocopa que ganó España 
HQR FUTBOL SALA REPORTAJE CON SILVIA AGUETE Y ADRIAN PAZ MIEMBROS DE LA SELECCION ESPAÑOLA BICAMPEONA DE EUROPA (img4.JPG)
photo_camera Adrián Paz y Silvia Aguete con sus medallas tras llegar a Pontevedra. ANXO LORENZO

Con un cansancio extremo y sin apenas dormir después de un día y dos noches celebrando la segunda Eurocopa consecutiva, Silvia Aguete y Adrián Paz atienden a Diario de Pontevedra. Dos de las tres piezas pontevedresas de la selección campeona (la otra es Jenny Lores, que fue la jugadora número 15, pero no se vistió de corto) analizan el éxito del combinado nacional y lo comparan con el del 2019, en el que ambos estuvieron presentes.

Adrián Paz: "Fueron tres años sufridos: no nos podíamos rendir"

Pondrá la medalla en un lugar para verla bien.

Tengo una tienda en Pontevedra (Chico’s Sport) y a la primera medalla le hice un hueco al lado de las camisetas. Esta irá al lado. Después de la selección, donde paso más tiempo es en la tienda. Así que quiero tenerlas donde las vea. Me sirve para recordar lo difícil que es ganar y que será ganar ese tercer Europeo que todos queremos. 

Todos coinciden en que fue la preparación más complicada que se pudo tener. 

En situaciones como esta, que se aplaza el Europeo dos veces, con una carga de partidos como han tenido, con lesiones, con bajas por Covid... no hay un manual que te diga cómo tienes que hacerlo. En este caso, para mí fue una preparación de sensaciones, no física. Se trataba de encontrar el punto emocional, que ellas tuvieran buenas sensaciones y se sintieran de la mejor manera posible para competir. 

¿Cómo se prepara una final contra Portugal, un rival tan conocido? 

Con naturalidad. Nosotros estábamos en la previa antes de cambiarnos haciendo bromas... Veíamos a las portuguesas y estaba una con los cascos en las escaleras, otra hablando sola sentada... Se les notaba la tensión. Porque la memoria nunca falla y tenían en mente la final anterior. Desde el cuerpo técnico intentamos transmitir tranquilidad y naturalidad. Sabíamos lo que había que hacer y las conocíamos perfectamente, pero cada una debía de ser ella misma, no bloquearse ni dejarse condicionar por el ambiente. Cuando dejamos de ser nosotras es cuando ellas tienen la oportunidad de ganarnos. 

¿Qué cambia en el descanso? ¿Qué le dicen a las jugadoras para que el equipo mejore tanto?

En un partido hay muchos minipartidos. Sabíamos que iba a haber momentos duros e insistimos durante toda la semana. Ahí el grupo tiene que sacar el partido adelante. Fue una primera parte muy complicada y sabíamos que podía pasar. Con el 2-0, lo natural es encajar el tercero. Pero el grupo no se podía rendir. Fueron tres años de mucho sufrimiento personal y profesional de todas las jugadoras y el cuerpo técnico. El gol de Ale, a nivel motivacional, nos hizo llegar al descanso un poquito más fuertes. Y en el intermedio tenemos esa pausa para, entre todos, decir: "Estamos aquí, el partido está en nuestras piernas y debemos olvidarnos de lo que ha pasado y seguir siendo nosotras". Nos miramos a la cara y dijimos: "¡Eh, que depende de nosotras!". A partir de ahí, todos conocemos el final. 

Sí que es cierto que ha habido un cambio brutal desde que comenzamos. En cuanto a recursos, materiales, disponibilidad...

Ahora que no nos escucha Silvia. ¿Cuánto hay de preparación y de talento en los seis y en los diez metros? 

(Ríe) Sí es cierto que ahora hay una preparación con Luis Marimón (el entrenador de porteros) y que todo se entrena. Pero el talento o lo tienes, o no se hace. Ella tiene el talento y nosotros  intentamos complementarlo y tratar de exponerlo al mejor nivel posible.

El lunes Rubiales destacaba la apuesta de la RFEF por profesionalizar el cuerpo técnico. ¿Notan que cada pequeño detalle de ese trabajo ha servido para ganar? 

Sí que es cierto que ha habido un cambio brutal desde que comenzamos. En cuanto a recursos, materiales, disponibilidad... En el día a día hemos tenido mucho más campo para poder desarrollar el trabajo. Luego, el hecho de haber tenido media sesión más es determinante. Porque esa media sesión a mayores que se puede tener con el esfuerzo de todos es la toma de contacto que ellas tienen, de nuevo, con el entorno. Una hora o media hora más, al final, es determinante por los detalles. Intentamos hacerlo de la mejor manera posible y, por suerte, salió bien.

HQR FUTBOL SALA REPORTAJE CON SILVIA AGUETE Y ADRIAN PAZ MIEMBROS DE LA SELECCION ESPAÑOLA BICAMPEONA DE EUROPA (img5.JPG)
Adrián Paz y Silvia Aguete, miembros de la selección española bicampeona de Europa. ANXO LORENZO

Silvia Aguete: "No soy una heroína, yo solo hice mi trabajo" 

¿Dónde va a guardar la medalla? Ya no tendrá sitio en casa...

Sitio siempre hay. Y más para esas cosas (ríe). Es más, habrá sitio para la tercera. La primera la tengo enmarcada junto a la camiseta del 2019 y esta la pondré al lado. 

¿Ya son conscientes de lo que han conseguido? 

Después de unas horas de relax, como quien dice, estamos asimilando todo lo que hemos vivido. Fue súper bonito y más por la forma en la que pasó todo. Sí que es verdad que sufrimos, pero al final lo disfrutas muchísimo más. Es que volvimos otra vez a Gondomar, revivimos la final contra Portugal... y fue espectacular. Te dicen que has hecho historia y no es hasta pasadas unas horas de la trascendencia de lo conseguido.

Sí que he visto que me han llamado heroína y demás. Pero lo cierto es que yo no me siento así.

Fue una final totalmente diferente a la anterior. ¿Dónde estuvo la clave para no perder el hilo del partido y acabar venciendo?

En 2019, ganamos con mucha solvencia, con un 4-0. Es verdad que con ese resultado parece un partido mucho más fácil de lo que fue, pero al final tienes la tranquilidad del marcador. Esta vez sabíamos que Portugal quería la revancha. Estábamos otra vez en su casa y éramos conscientes de que la cosa iba a ser muy diferente. Así fue, pero creo que el equipo supo sufrir. Teníamos  trabajados todos los aspectos que se nos podían dar y se cumplieron.

Le llaman la "heroína".

Sí que he visto que me han llamado heroína y demás. Pero lo cierto es que yo no me siento así. Lo único que hice fue mi trabajo. Llevábamos todo súper estudiado con el cuerpo técnico de la  selección y el entrenador de porteras. Teníamos controladas a las lanzadoras de Portugal y, más o menos, teníamos una idea de hacia donde iban a golpear. Con trabajo, las cosas son un poquito más fáciles. 

Confiese: ¿Cuántos mensajes recibió de felicitación?

Muchos. Tenía el móvil saturado después de la final, pero estoy súper agradecida. Eso refleja que el fútbol sala femenino tiene tirón, que la gente lo sigue y está pendiente de nosotras. Así que ojalá este Europeo vuelva a ayudar a dar un empujoncito a nuestro deporte. 

¿Es su momento más feliz a nivel deportivo?

Deportivamente, estoy que 'echo por fuera' (ríe). Puede que sí sea mi mejor momento. Estoy muy feliz por haber conseguido este Europeo. Y empezamos ya a pensar en el tercero, ¿por qué no? Está ahí, a la vuelta de la esquina y ojalá podamos revalidarlo. Tenemos una selección súper  ambiciosa y nuestra mente ya está pensando en volver a conquistarlo. Vamos a coger las  vacaciones, volver a tomar fuerzas y empezar a pensar en el Europeo del año que viene.

Tiene 35 años, pero la ambición no decae.

Mientras todos los años sean como este, seguiré hasta cuando sea (ríe). Yo físicamente me  encuentro muy bien. Este año en el Marín disfruté un montón y creo que el trabajo del año se reflejó en el Europeo. 

Ahora todo es bonito, pero este período entre Europeos fue complicado para usted.

Al margen de que fue complicado para todos, sí que deportivamente la temporada pasada fue  bastante mala. Al margen de las lesiones, las cosas no fueron como yo esperaba en Poio. Llegué a Marín y fue un borrón y cuenta nueva. Así me planteé el año: no sabía cómo me iba a encontrar y quería volver a disfrutar del fútbol sala. Di con la clave. Las cosas pasan por algo y el cambio en Poio me llevó a conquistar este Europeo. Así que estoy feliz del cambio y de cómo se dieron las cosas. A partir de ahora, no pienso en el largo plazo. Iré temporada a temporada viendo cómo me encuentro para tomar decisiones.

Comentarios