domingo. 22.09.2019 |
El tiempo
domingo. 22.09.2019
El tiempo

Burela, apeadero a la gloria

Jenny Lores, con los trofeos de la Supercopa de España. CEDIDA
Jenny Lores, con los trofeos de la Supercopa de España. CEDIDA
En su primer mes en el Pescados Rubén, Jenny Lores logró el primer gran título de su carrera ► La cierre pasó cinco años en el Poio Pescamar, club al que se enfrenta este fin de semana

Llegar y besar el santo. Así se puede definir el aterrizaje de Jenny Lores (Pontevedra, 1991) en el Burela Pescados Rubén. Después de cinco temporadas en el Poio Pescamar, la ala-cierre decidió hace unos meses iniciar una nueva aventura, "hipnotizada" por el proyecto ambicioso del club de A Mariña. Y tras tan solo un mes vistiendo de naranja, logró tocar la gloria y estrenar su vitrinas de grandes títulos con una victoria en la Supercopa de España el pasado fin de semana ante el Futsi Atlético, por un contundente 6-2.

"Hasta ahora solo tenía dos Copas Xunta con el Poio. Es algo muy especial. Nunca te imaginas que salga todo tan redondo. Me esperaba una final súper disputada. Creía que podíamos ganar. Pero ganar de esa forma... fue una satisfacción absoluta", explica Lores.

La ex del Poio fue, además, autora del 4-1, tanto que dio la tranquilidad a las suyas: "Nos fuimos al descanso 2-0 y yo no tenía una confianza plena en que íbamos a ganar. El Futsi es capaz de todo. Con el 4-1, que fue a falta de poco tiempo, ya lo vimos muy cerca. En fútbol sala nunca sabes porque se pueden dar remontadas increíbles, pero estaba casi hecho".

Jenny explica que aunque el triunfo pueda parecer una sorpresa, ella confiaba "plenamente en ganar". "Llevábamos una pretemporada muy buena. Empezamos una semana antes que el Futsi. Yo, viendo la plantilla que hay este año, me atrevo a decir que podemos ganarlo todo. Es un equipo amplio y muy completo. Hay jugadoras de gran nivel. Yo voy a entrenar todos los días y alucino con la calidad que hay", apunta la futbolista.

"Me he llevado una sorpresa muy grande. Burela no tiene buena fama, pero estoy encantada"

Lores se deshace en elogios hacia sus nuevas compañeras y reconoce que solo en sus sueños se imaginaba viviendo del deporte: "De pequeña no me imaginaba poder ser profesional. Pero a veces los sueños se cumplen. Me estoy dedicando exclusivamente al fútbol sala. Jugar con esta gente y en un equipo como el Burela es un privilegio. Soy feliz y muy afortunada". Y ahora, instalada ya en la élite, no oculta que la selección española es uno de sus nuevos sueños: "Es muy difícil llegar. Tengo que trabajar y hacerme un nombre. Pero no es algo que vea imposible. Yo estaría encantada de ir".

RECUERDOS. Pese a su fichaje por un proyecto potente como el del Burela, la cierre no niega lo difícil que fue tomar la decisión: "Me costó irme del Poio. Era dejar mi casa. Llevaba muchos años ahí y me trataron muy bien. El presidente siempre me dio todo lo que necesité. Además, está el cariño que tienes a tu club, pero fichar por el Burela era una oportunidad muy bonita".

Jenny profundiza más y apunta a la necesidad personal de cambiar de aires: "Necesitaba este reto. En Poio era capitana, estaba consolidada... Irme al Burela era un reto a nivel individual porque sabía que iba a estar con las mejores y que me iba a tener que esforzar el triple y dar lo mejor. Quería intentar superarme. Me apetecía". Por el momento, la decisión ha sido correcta. En lo deportivo y en lo humano. "Me he llevado una sorpresa muy grande. Burela no tiene buena fama, pero estoy encantada. Hay vida social, hacemos muchos planes y la gente es agradecida. La afición vive el fútbol sala. En mi vida vi tal cosa".

Curiosamente, el destino ha hecho que el debut de Jenny en Vistalegre sea contra el equipo de su vida. Será el sábado, a las 16.15 horas. "Es bonito y muy especial. Se me va a hacer raro atacar hacia la portería de Silvia, que fue la que me salvó muchos partidos, "pegarme" contra amigas como Carolina e Iria...", apunta la pontevedresa, que sabe que su exequipo es la primera parada tras subirse al apeadero de Burela, desde donde espera saborear más veces la gloria.

Burela, apeadero a la gloria
Comentarios