miércoles. 23.06.2021 |
El tiempo
miércoles. 23.06.2021
El tiempo

"Tenemos que ser naturales"

Luismi trabajando bajo la lluvia de A Xunqueira. DAVID FREIRE
Luismi trabajando bajo la lluvia de A Xunqueira. DAVID FREIRE

El Pontevedra prepara el partido contra el Guijuelo sin pensar en la clasificación ni en su racha ► Luismi aclara que el vestuario granate no ha hablado del duelo de la pasada temporada

Ni afán de revancha, ni sueños de play-off, ni récord de imbatibilidad... Nada de eso ocupa la cabeza del Pontevedra Club de Fútbol en los días previos a su desplazamiento a Guijuelo. El equipo granate parece permanecer al margen de todo estímulo que no tenga que ver con la mejor preparación posible para el partido que se disputará en el territorio del ganado porcino.

Algunos de los miembros de la actual plantilla granate estuvieron el pasado noviembre de 2017 sobre el césped del Municipal de Guijuelo. Luisito acababa de presentar su dimisión dos semanas antes. El club no se la había aceptado. El equipo reaccionó, ofreció una gran imagen contra el Navalcarnero, pero no consiguió el resultado victorioso que había merecido.

Siete días después llegó a suelo salmantino y se puso 0-3 en el marcador, a 20 minutos para acabar el partido. El Guijuelo remontó y marcó dos goles en el descuento que empataron el duelo. El trauma fue tal que el PCF ya no se levantó. Deambuló por los campos de la categoría hasta que la entidad optó por destituir a Luisito tras otros resultados negativos más.

Entonces Luismi contemplaba los toros desde la barrera, como técnico del equipo juvenil. Ahora asegura que en su vestuario no se habla de aquello absolutamente "nada. Cero. Ni se ha comentado. No he escuchado a ningún futbolista de la temporada pasada hablar sobre ese partido. Nada, nada, nada. Lo recuerdo porque yo estaba en el club, pero no lo hemos ni mencionado. No ha habido ni el más mínimo runrún".

Desde entonces hasta hoy ha pasado casi un año y diez meses con Luismi al frente del barco. Pocas cosas han cambiado en su forma de ver la situación y en su modo de trabajar. Su discurso tampoco se ha modificado en exceso. Por eso no concede más importancia de la necesaria a la buena racha de resultados de su escuadra. Cinco partidos sin perder no alimentan tanto como para garantizar una feliz jubilación.

"Siempre empleo el mismo discurso: humildad y trabajo. Es la mejor manera de obtener resultados. Y ser naturales. Estamos ganando partidos, pero no nos planteamos nada más. No le damos más protagonismo del necesario a nuestra racha. Preparamos con naturalidad la semana siguiente con el mismo mensaje: ser solidarios en el esfuerzo y a partir de ahí seguro que llegan los resultados. Pero de la misma manera que cuando pierdes no quieres darle más bombo, cuando ganas tampoco te recreas. De momento llevamos diez jornadas y no hemos hecho nada".

Hay dos aspectos que dan confianza al colectivo granate. Uno, la firmeza que ha conseguido en la parcela defensiva, especialmente en las últimas semanas, y dos, su capacidad para puntuar lejos de casa. En ese sentido, el once de Pasarón ha cambiado su dinámica con respecto al curso pasado. Parece otro.

"Cuando cogimos el equipo (en enero de 2018) no empezamos bien fuera de casa. El tramo final de la campaña pasada lo acabamos bien a domicilio, ganando en Liga e incluso en la Copa RFEF. Y le hemos dado continuidad esta temporada. Era algo que pretendíamos: ser un equipo firme fuera de casa, que hace pocas concesiones al rival, que está bien organizado defensivamente. Al final, el que tiene que proponer es el que juega como local", asegura el entrenador vigués del Pontevedra, que aclara el motivo de la metamorfosis del equipo en cuanto a su modelo de juego.

"Estábamos muy irregulares. No acabábamos de encontrar el punto de equilibrio. Y consideramos que la mejor manera de buscarlo es a partir de la defensa. Empezamos la casa por los cimientos: por ser un equipo sólido y compacto, que no va siempre detrás en el marcador. A partir de ahí iremos evolucionando".

"Tenemos que ser naturales"
Comentarios
ç