1-1. El Pontevedra roza una épica remontada ante el Arosa, pero pierde el liderato

El conjunto lerezano dispuso de muchas más ocasiones en el derbi, pero los de casa se adelantaron. Con diez, el PCF empató y estuvo a punto de marcar el segundo.
Un partido del Arosa esta temporada. ADP
photo_camera Un momento del partido de este domingo disputado por Arosa y Pontevedra. DAVID FREIRE

La bola de la épica no le devolvió premio esta vez al Pontevedra. El conjunto lerezano rozó una nueva remontada ante el Arosa pese a su inferioridad numérica. Pero se quedó a medias y cosechó un empate en A Lomba que lo devuelve a la segunda plaza tras la victoria del Adarve.

Se enfrentaba el Pontevedra enrachado a un Arosa herido, pero al que la llegada de Luisito le dio electro shock necesario para recuperar el vigor. Ya lo dejó claro el equipo arlequinado desde el instante inicial que el encuentro iba a ser una guerra de guerrillas.

Con una presión alta que impedía al Pontevedra iniciar el juego cómodamente a través de Román y los centrales, el PCF sufría para dominar un choque que su rival llevaba, en cuanto podía, al terreno físico. El cuadro arlequinado atraía al Pontevedra y golpeaba en largo sobre la zona de un Román demasiado solo.

En ese contexto le costó al Pontevedra sentirse cómodo, hasta que Yelko Pino empezó a aparecer entre líneas. Demasiado lejos de Beda-Rey-Luismi y no tan cerca de Pedro y Alberto Martín. A partir del 19 comenzó a crecer en el choque el bloque lerezano, que llegaba por las bandas pero no terminaba de encontrar un centro óptimo ni un remate de Charles o Rufo, que volvían a formar pareja en el ataque. 

La llegada de Luisito dio al Arosa el electro shock necesario para recuperar el vigor

Sin embargo, fue el Arosa el primero en hacer pupa al Pontevedra. Fue a través de una contra en la que Beda recibió un cambio de orientación y, escorado, probó la seguridad de Cacharrón. Despejó bien ahí el meta lucense, pero no respondió de una manera tan óptima un cuarto de hora después.

El encuentro tenía cada vez un color más visitante. Los de la capital llegaban, pero faltaba el remate final entre palos. Sin embargo, en un contragolpe, el Arosa forzó una falta en el pico del área derecho. Era una posición franca para Cotilla. Y el zurdo no falló. Golpeó seco, hacia el palo del portero, y Cacharrón, algo vencido, tan solo pudo rozar el trallazo. 1-0.

El gol hizo daño al Pontevedra, que empezó a desorganizarse. No se lo hizo pagar Julio Rey, pero la ocasión pareció despertar a los de fuera, que rozaron el gol en una acción desde el costado izquierdo que primero Santi y luego Álex estrellaron ante la defensa rival cuando el tanto parecía hecho.

El colegiado expulsó a Rubio con dos amarillas por simular en una decisión controvertida

Debía dar un paso más el Pontevedra, pero no lo logró en el inicio del segundo tiempo. El Arosa llegaba a bandas para impedir a su rival por los costados. Beda era la boya sobre la que descansaba el cuadro arlequinado, amenazante a la contra pero cada vez más cansado. Así, poco a poco, el Pontevedra fue derruyendo la resistencia local. Rufo se topó con Cobo antes de que Calvillo entrase por Santi y Rey por Román. Como hace una semana, la entrada del vasco revitalizó el costado derecho.

El PCF se lanzó a la ofensiva. Campillo fue providencial para evitar el gol de Charles y en el córner, Abelenda remató alto. Le imitó poco después Javi Rey, que erró a portería vacía un cabezazo franco. El empate parecía cuestión de tiempo, pero quien tuvo la sentencia fue Nuño. El delantero definió mal ante Cacharrón justo antes de que el colegiado expulsase a Rubio con dos amarillas por simular en una decisión controvertida. Se quedaba con diez el Pontevedra a falta de 12 minutos y debía remontar. Mas difícil todavía. Pero estuvo a punto de conseguirlo. Porque a los dos minutos, Rufo embocó a gol un balón que se quedó suelto tras un remate al palo de Charles. 

El 1-1 dio alas al Pontevedra, que se volcó totalmente sobre la meta de Cobo. El Arosa, con uno más, achicaba agua. Pero ni Charles ni Yelko, este último en el área pequeña, fueron capaces de culminar una merecida remontada. El Pontevedra pierde el liderato y deberá seguir apretando los dientes.

Comentarios