1-0. Duro castigo al Pontevedra en Córdoba

Los granates, con un jugador más desde el minuto 10, no supieron aprovechar sus ocasiones ante el líder
El portero del Córdoba atrapa el balón ante Rufo en el partido de este miércoles. DP
photo_camera El portero del Córdoba atrapa el balón ante Rufo en el partido de este miércoles. DP

El fútbol es un estado de ánimo. Y el Pontevedra, sumido en la zona de descenso, fue víctima de esa dinámica que resulta fatalista para quien lo está pasando mal, por más que el guion del partido, jugando casi todo el encuentro ante un hombre menos, fuera el ideal. Pero enfrente estaba un líder en estado de gracia, en el que el mejor jugador fue su portero, Carlos Marín, y que rentabilizó una de sus contadas ocasiones de gol.

El Córdoba festejó el triunfo con la efusividad que cualquier equipo celebra una Liga de Campeones, consciente de que en partidos así es en los que se fraguan los grandes logros. Y la victoria de este miércoles puede suponer un punto de inflexión determinante en su carrera por el ascenso mientras dejó en el conjunto lerezano un poso de amargura. 

Ambos equipos apostaron de inicio por rotar piezas ante la acumulación de tres partidos en una semana. Mientras el Córdoba varió a media docena de los integrantes del once titular ante el Deportivo, Antonio Fernández realizó cuatro modificaciones con respecto a la derrota ante el Racing. Soto, Rubio, Martín Diz y Charles cedieron sus plazas a Luis Martínez, Oier Calvillo, Yelko y Rufo.

En un deja vu de lo sucedido en Manresa y en Ceuta, el Pontevedra pudo recibir el 1-0 antes de cumplirse el primer minuto. Willy, completamente solo, envió fuera un centro desde la izquierda, aunque la acción estaba invalidada por fuera de juego. 

No tardó en responder a la primera acometida el Pontevedra. En un saque de esquina servido desde la izquierda, Borja Domínguez situó un balón en el área y Seoane, con todo a favor, se encontró en su remate con la solvente intervención de Carlos Marín y que este miércoles negó el gol a la escuadra lerezana en varias ocasiones. 

También Cacharrón demostró su agilidad entre los tres palos para mandar a córner un testarazo de Willy después de un centro desde la línea de fondo de Fuentes. 

El encuentro, que había comenzado muy vivo y dinámico, cambió de escenario a los diez minutos por una entrada de Gudelj sobre Miguel Román que le costó una expulsión incontestable al central serbio que, fuera de sí por la decisión arbitral, se retiró hecho un basilisco cuando la acción era una tarjeta roja incuestionable. El conjunto blanquiverde reajustó el equipo dando paso a un central, Jorge Moreno, por un hombre con vocación ofensiva como el veterano De las Cuevas. 

Con menos frecuencia en las llegadas a las áreas tras quedarse en inferioridad numérica, el Córdoba trató de llevar el peso del encuentro y aprovechar las acciones de estrategia, como una en la que Álex Bernal cruzó en exceso el cuero. También a balón parado volvió a sembrar inquietud el conjunto granate, aunque el testarazo de Vázquez a la salida de un nuevo córner botado por Borja Domínguez llegó mansamente a las manos de Carlos Marín. 

Antonio Fernández buscó una vuelta de tuerca al choque aún en el primer acto y, superada la media hora de juego, apostó por Rubio para relevar a Miguel Román, renqueante después de la violenta entrada de Gudelj. Dio un paso adelante el equipo granate y en un cambio de orientación en el juego de Borja Domínguez, Yelko acabó cediendo a Rufo. Carlos Marín volvió a ejercer de salvador del líder con una parada estupenda. En el área del Pontevedra, a renglón seguido, hubo susto porque Willy, por un palmo, no llegó para enviar a la red un centro raso de Puga tras desbordar el lateral del conjunto de Germán Crespo por el flanco derecho. 

Una jugada de tiralíneas nada más comenzar la segunda mitad pudo darle al Pontevedra el gol que estaba buscando. Yelko habilitó a Rubio, que sirvió un centro para la llegada franca de Abelenda. Sin embargo, una vez más, Carlos Marín respondió con una parada de mucho mérito. Volvió a generar la asociación entre Yelko y Rubio una nueva oportunidad que el jugador ilicitano mandó al limbo por cruzar en exceso su disparo. Donde sí estuvo inspirado Rubio fue en su propia área. Salvó milagrosamente el segundo remate de Carracedo, el primero lo había despejado con el pie Cacharrón, para impedir el gol local con el meta lucense ya batido. 

Volvió a insistir por el sector izquierdo la escuadra granate, que ya había realizado el triple cambio de Mario Ortiz, Gueye y Charles, y reclamó un penalti de José Cruz sobre Yelko en una acción que continuó y en la que nadie supo ponerle broche al centro de Samu Araújo. 

Quien no perdonó fue el líder. En un saque de esquina de Javi Flores despejado inicialmente por Seoane, José Cruz cabeceó el balón hacia la zona de remate y Diarra, más ágil que el resto, se elevó para introducir su testarazo en la portería de Cacharrón.

Ficha técnica
Córdoba: Carlos Marín, Puga (Simo, 78'), José Cruz, Gudelj, Calderón, Diarra, Álex Bernal (Javi Flores, 46'), Carracedo, De las Cuevas (J. Moreno, 18'), Fuentes (José Ruiz, 61'), Willy (Casas, 61').

Pontevedra: Cacharrón, Seoane, Luis Martínez, Víctor Vázquez, Samu Araújo (Bakero, 82'), Miguel Román (Rubio, 32'), B. Domínguez (Mario Ortiz, 62'), Oier Calvillo (Gueye, 62'), Yelko, Abelenda, Rufo (Charles, 62').

Árbitro: Cambronero González (Comité castellanomanchego). Expulsó con tarjeta roja a directa al jugador local Gudelj (min. 10). Amonestó con tarjeta amarilla a los jugadores locales Álex Bernal, Willy, Calderón, Simo, Casas, Javi Flores y José Cruz y a Mario Ortiz, Yelko, Víctor Vázquez y Seoane por el conjunto granate.

Gol: 1-0 Diarra (min. 79).

Incidencias: Partido jugado en el campo Nuevo Arcángel. 12.103 espectadores.

Comentarios