19 años de hambre de derbi

Nando durante un entrenamiento del Pontevedra de esta semana. alba sotelo
photo_camera Nando durante un entrenamiento del Pontevedra de esta semana. alba sotelo

PONTEVEDRA. En Vilagarcía hay hambre de clásico. El Pontevedra es al Arosa lo que el Celta al Pontevedra: el gran rival, la referencia, el enemigo a batir. A Lomba lleva 20 años esperando a que el conjunto vecino vuelva a visitarlo. Pero no para recibirlo con honores, sino más bien para verlo caer en el campo de batalla. Se prevé un ambiente de gala, con la suave hostilidad que las grandes aficiones pacíficas reservan a sus contrincantes de siempre.

Aunque en juego solo hay tres puntos y el conjunto granate les otorga el mismo valor que a todos los demás, y aunque Piscis tampoco quiere sacar de quicio el asunto de la rivalidad, la hinchada arlequinada sabe que es un envite completamente diferente a todos los demás, único.

En el terreno deportivo, el preparador del cuadro vilagarciano no podrá contar con Kike Cubas, por lesión. Cubas es uno de los siete exgranates que se encuentran en la plantilla del Arosa y que perciben con una especial motivación este duelo.

En el Pontevedra no hay ningún ex del Arosa. Para el vestuario de Pasarón el enfrentamiento no tiene un significado especial. El técnico Nando no podrá contar con Benja, Javi Otero y Caco por temas físicos ni con Yago Vázquez, por cuestiones laborales. Ha convocado a 17 futbolistas y hoy descartará a uno.

Las reacciones, hoy, en la versión impresa del Diario de Pontevedra.

Comentarios