2-2. El Celta rasca un punto de Sevilla tras marcar dos goles en los últimos cinco minutos

Los celestes jugaron en superioridad desde el minuto 19 por la expulsión de Pape Gueye
Paciencia anotó el gol del empate. VIDAL (EFE)
photo_camera Paciencia anotó el gol del empate. VIDAL (EFE)

El Celta, que vio como desde el minuto diecinueve jugó con un futbolista mas por la expulsión del senegalés Pape Gueye pero que se puso con un 2-0 desfavorable, logró empatar en la recta final del choque, un resultado en el Sánchez-Pizjuán que no le sirve de mucho para mirar a los puestos europeos, y menos al Sevilla, que tenía en su mano dar un salto importante para una permanencia que aún debe luchar.

Un gol del marroquí Youssef En-Nesyri y otro del argentino Marcos Acuña pusieron el 2-0, pero el minuto 89 Miguel Rodríguez marcó el 2-1 y el portugués Gonçalo Paciencia logró el 2-2 en el 93 para el empate definitivo en un encuentro en el que Acuña también fue expulsado con roja directa por protestar al árbitro tras el segundo tanto visitante. 

Se presentó un partido atípico en la capital andaluza, en coincidencia con el Viernes Santo y con hasta siete cofradías en estación de penitencia a la misma vez que se desarrollaba la cita entre sevillistas y célticos, pero ademas el Sánchez-Pizjuán tuvo la también novedosa estampa de ver despobladas dos sectores de la grada Gol Norte por una sanción de clausura que pesaba desde 2017 y que hubo que cumplirse en este encuentro.

Ello no restó nada de trascendencia a lo deportivo, con un Celta en un buen momento de juego que busca olvidarse de mirar hacia abajo y hacer cuentas europeas y un Sevilla de José Luis Mendilibar, quien debutó como local y que arrancó con buen pie en Cádiz (0-2), que también quiere poner tierra de por medio con los puestos de descenso.

El técnico vasco ya tenía mas donde elegir tras recuperaciones de jugadores lesionados como el brasileño Marcao Teixeira, el neerlandés Karim Rekik o el argentino Alejandro 'Papu' Gómez, además de la vuelta después de cuatro encuentro sancionado del brasileño Fernando Reges.

El del conjunto vigués, el portugués Carlos Carvalhal, por su parte, se decidió por el peruano Renato Tapia para ocupar el puesto de un jugador que es fundamental en el esquema, el joven Gabri Veiga, ausente al tener que cumplir sanción por acumulación de amonestaciones.

Los visitantes, fieles a su estilo, no se arrugaron y fueron intensos en la presión para quitarle el protagonismo a los locales, que ante ello no quisieron arriesgar y utilizaron el juego directo para acercarse a la portería que defendió Iván Villar.

En esa dinámica de dos equipos que se estudiaban llegó una jugada muy trascendente para el discurrir del encuentro, ya que Gueye, que había visto una amarilla muy rápido por sacar el brazo ante tapia, a los diecinueve vio la segunda por un pisotón al exsevillista Iago Aspas.

El conjunto andaluz se quedó mermando de efectivos muy pronto y también algo desconcentrado por una situación de la que la formación gallega quiso sacar provecho, como pudo suceder poco antes de la media hora si no está atento sobre la línea de gol el central francés Loïc Badé. 

Fue el Celta el que tuvo el balón, pero el Sevilla se adaptó a la situación paulatinamente para reestructurarse sobre el campo, y lo que buscó fue parapetarse atrás y conseguir alguna recuperación para irse arriba en contragolpes.

En-Nesyri, en uno de estas contras que acabó en saque de esquina, remató muy bien de cabeza cuando el partido moría en la primera parte y puso un 1-0 con el que arrancó la segunda, en la que Carlos Carvalhal sacó desde el inicio al estadounidense Luca de la Torre por el argentino Franco Cervi, quien había visto una amarilla poco antes del descanso.

Tuvo el Celta mucho tiempo para reconducir la situación y hacer valer que estaba con un hombre mas sobre el terreno, además su técnico le dio entrada al delantero portugués Gonçalo Paciencia para que fuera, junto a Aspas y suizo Haris Seferovic, otro referente en ataque, hasta el punto de que el luso se encontró con un palo en un remate que pudo convertirse en el 1-1 poco antes de que se cumplieran los setenta minuto de juego.

El Sevilla cada vez se reculó más con el transcurrir de un partido y se notó cansado en la lucha por mantener el resultado, pero Mendilibar movió el banquillo para dar aire y rebasado el minuto ochenta los locales volvieron a sorprender, en esta ocasión con un espectacular zapatazo de Acuña con el que el balón entró pegado a la cepa de un poste.

Entró así el partido en su recta final con el sorprendente 2-0 y un Celta con toda su pólvora sobre el césped para reconvertir la situación, y así Miguel Rodríguez, uno de los que salieron poco antes, puso en el minuto 89 el 2-1 que dio mucha incertidumbre en la prolongación, hasta el punto que Paciencia logró el empate con un preciso cabezazo antes de que de el partido concluyera, no antes de que el árbitro también expulsara con roja directa a Acuña por dirigirse a él. 

Ficha técnica:
2 - Sevilla: Dmitrovic; Jesús Navas, Badé, Gudelj, Acuña; Fernando, Pape Gueye; Suso (Montiel, m.73), Lamela (Óliver Torres, m.61), Bryan Gil (Telles, m.78); y En-Nesyri (Rafa Mir, m.78).

2 - Celta: Iván Villar; Hugo Mallo, Aidoo, Unai Núñez, Javi Galán; Carles Pérez (Miguel, m.77), Tapia (Paciencia, m.61), Beltrán (Óscar Rodríguez, m.77), Cervi (De la Torre, m.46); Aspas y Seferovic (Larsen, m.77).

Goles: 1-0, M.43: En-Nesyri. 2-0, M.81: Acuña. 2-1, M.89: Miguel Rodríguez. 2-2, M.93: Paciencia.

Árbitro: Valentín Pizarro Gómez (Comité Madrileño). Expulsó al sevillista Pape Gueye por doble amonestación (minutos 6 y 19) y también a su compañero Acuña con roja directa (m.95) por dirigirse al árbitro. Además, enseñó tarjeta amarilla a los visitantes Carles Pérez (m.13) y Cervi (47+), y a los locales En-Nesyri (m.43), Navas (m.63) y Telles (m.83).

Incidencias: Partido de la vigésima octava jornada de LaLiga Santander disputado en el Ramón Sánchez-Pizjuán ante 30.778 espectadores. El estadio sevillista cumplió una sanción que venía de enero de 2017 por insultos desde la grada en un partido de Copa ante el Real Madrid, por lo que dos sectores del Gol Norte no se pudieron ocupar.