martes. 21.09.2021 |
El tiempo
martes. 21.09.2021
El tiempo

2-2. El Pontevedra regala otros dos puntos en el añadido

Charles protege un balón durante el partido. CEDIDA
Charles protege un balón durante el partido. CEDIDA
El conjunto granate remontó el tanto inicial de Gassama impulsado por la entrada de Rufo, pero acabó concediendo un gol tonto en el 92

La calidad debería ser un factor diferencial para que el Pontevedra desequilibrase sus partidos en esta Segunda RFEF. Y sin embargo, el conjunto granate se está abonando a perdonar la vida a sus rivales y dejarse por el camino puntos valiosos. Sucedió hace una semana ante el Compostela y volvió a pasar este domingo en El Soto, donde el conjunto granate fue capaz de remontar el 1-0 inicial gracias al efecto de los cambios de Ángel Rodríguez, pero cuando ya saboreaba sus primera victoria, concedió el empate en un pelotazo mal defendido. El Móstoles URJC pilló en superioridad numérica a los granates en la última línea, Cortés salió a la desesperada y el balón quedó muerto para que, tras mucha incertidumbre, Portilla acabase por poner un final desgraciado para un PCF que no mereció mucho más.

Y es el conjunto pontevedrés firmó unos malos 45 primeros minutos en Madrid. Poco tuvo que ver el equipo visitante con lo mostrado en el primer encuentro ante el Compos. Sin fluidez en el juego ni intentonas por tenerla, el Pontevedra abusó de un balón largo que pocas veces ganó. Sin embargo, el equipo granate controlaba a un Móstoles que trataba de proponer pero no sabía cómo desarbolar a su rival. Y tuvo dos ocasiones manifiestas tras dos saques de banda. Primero Charles dejó en el área de cara a Álex, que golpeó alto con todo a favor. Luego fue Romay el que cazó un balón suelto y, sin portero, la envió también demasiado arriba.

Falló el Pontevedra y no lo hice el Móstoles URJC. En una falta lateral concedida por el exceso de ímpetu de Churre, Gassama se anticipó a Rey en el segundo palo y puso el 1-0. 

El tanto hizo daño al Pontevedra, que no reaccionó hasta después del descanso. Diz y Calvillo renovaron las bandas y el equipo empezó a, por lo menos, querer combinar. Aunque no fue hasta la entrada de Rufo cuando tuvo verdadero diente. Precisamente en un balón largo sin ton ni son, el madrileño fue capaz de ganarle la partida a los dos centrales, plantarse ante Tejero y picarle el balón. 

Era el 1-1 y faltaban más de 20 minutos., pero menos de cinco necesitó el PCF. El Móstoles acusó el golpe, el cuadro granate se soltó por fin y empezó a hilar jugadas hasta que una acabó en el sector izquierdo. Rufo cedió el balón a Calvillo, que se inventó una gran acción individual y centró con la izquierda para que Charles, en el segundo palo, conectase un cabezazo inapelable.

El Pontevedra había remontado y tenía el partido dominado. Miguel Román tuvo la oportunidad para el 1-3 tras un servicio de Rufo, pero sólo ante el portero, golpeó con precipitación fuera. Y de la sentencia se pasó al empate. El Móstoles empezó a colgar balones y obtuvo una falta que Chupe no aprovechó por poco. El susto había pasado, pero aún quedaba tiempo para el terrible giro final de guión, en una nueva concesión de un sistema defensivo demasiado confiado.

2-2. El Pontevedra regala otros dos puntos en el añadido
Comentarios
ç