0-2. El Marín cae ante Amarelle y no levanta cabeza

El equipo marinense firmó una pobre primera mitad y erró ante la meta rival en el segundo acto
Adri, del Marín Futsal, trata de superar a una jugadora del Viaxes Amarelle. GONZALO GARCÍA
photo_camera Adri, del Marín Futsal, trata de superar a una jugadora del Viaxes Amarelle. GONZALO GARCÍA

Ni contra un recién ascendido. El Marín Futsal no levanta cabeza y ya empieza a mirar más para abajo que para arriba. En un partido irregular, con momentos de muchas imprecisiones y otros en los que asedió la meta rival, el conjunto de Ramiro Díaz volvió a caer y encadenó su tercera derrota consecutiva ante un correoso y efectivo Viaxes Amarelle. Le penalizó al equipo marinense un día más su total falta de puntería, que le conduce a sumar su quinto partido seguido en A Raña sin ganar.

Venía de donde venía el Marín Futsal y se le notó desde el inicio. El conjunto marinense está en un mar de dudas azotado por los irregulares resultados. Y no termina de encontrar la precisión de la que antes hacía gala. El encuentro ante el Viaxes Amarelle era el ideal para comenzar la absolución de todos sus pecados tras una semana de penitencia por la dura derrota en Móstoles (7-2). Pero no fue el equipo coruñés un rival cómodo pese a su condición de recién ascendido. Y es que las pupilas de Jorge Basanta saltaron a la pista de A Raña con la lección bien aprendida: había que asfixiar a su enemigo.

De este modo, el choque se convirtió en un duelo entre dos equipos que disfrutan presionando alto y corriendo. Riesgo máximo sin balón a costa de dejar espacios a la espalda y habilidad con pelota para trazar cadenas de pase, apoyos y rupturas y, así, encontrar el momento para hacer saltar por los aires el entramado defensivo rival. No está en ese punto de confianza el cuadro local y lo demostró desde el inicio, pese a que Adri tuvo la primera oportunidad en una carrera por el ala derecha que finalizó con un chut bien repelido por Leti Rojo.

Pronto el Amarelle le encontró el punto al choque e igualó fuerzas. Café sacó bajo palos un remate poco contundente de su excompañera Carol Agulla y Ceci probó de nuevo, desde su propio campo, a una Rojo que detuvo el fabuloso golpeo de la marinense en dos tiempos y con la ayuda del larguero.

Sin embargo, esas dos oportunidades no del todo claras no ocultaban la realidad: el Marín no fluía. El equipo locatario estaba atascado y sumaba en sus ataques errores forzados, pero también no forzados. María remató al palo una acción de Éli, que le ganó la espalda a León pero no chutó con limpieza ante Aguete. Y entonces, Ramiro pidió tiempo muerto. El patrón sirvió al Marín para mejorar mínimamente su cara y meter algo más atrás a Amarelle. Rojo tuvo que intervenir un par de veces más, aunque sin necesidad de sacar su máximo. Y entonces, una nueva presión alta hundió a las locales. Éli anticipó a una pasiva Adri y cedió a Cris, que sacó un derechazo más allá de la línea de puntos sin pensárselo. El chut, potente y raso, no fue detectado por Silvia Aguete, algo lenta en su velocidad de reacción. Y se convirtió en el 0-1. El más difícil todavía.

Ramiro volvió a pedir tiempo muerto, pero el tramo final del primer tiempo solo sirvió para que el Amarelle se creciese celebrando cada acción defensiva como si fuese la última del partido. Debía reaccionar en el intermedio el Marín. Y hacerlo de verdad si no quería ver cómo su dinámica sin ganar en A Raña –desde la segunda fecha del curso– seguía incrementando. Pero no lo logró. Aunque, en gran parte, penalizado por su nefasta puntería.

Porque desde el reinicio, el conjunto marinense encontró otro ritmo y precisión en su juego. Y eso se vio traducido en ocasiones ante un cuadro naranja que ni con el marcador a favor se dedicó a esperar. Ceci mandó al lateral de la red un buen ataque, antes de que Silvia Aguete mantuviese a su equipo con vida en el choque con un pie extraordinario a una volea de Carol. La meta volvió a aparecer para negarle el gol a Tety después de que Pau fallase un remate a placer en el segundo palo. Fue la antesala de unos minutos finales con claro dominio pontevedrés.

Porque el Marín encontró la fórmula de desarbolar a un Viaxes Amarelle cada vez más cansado. Mateos no embocó a gol otro buen pase al segundo palo y Ceci y Café tampoco conectaron del todo bien una acción coral muy buena. El partido moría y Ramiro se decidía, a falta de cuatro minutos, por introducir portera-jugadora. Pero su rival demostró lo trabajado que está y tan solo en una acción controvertida por mano de Éli al caer ante lo que pareció un claro empujón rozó la igualada la escuadra locataria. Era la sexta falta y Ceci lanzó el doble penalti, pero Laura Rojo evitó el tanto con un pie prodigioso. Fue buena la primera intervención, pero todavía más mayúscula la segunda, ya que reaccionó para rozar el chut de Mateos a quemarropa en el rechace, que acabó en el palo. Contra ese palo se frustró la última esperanza del Marín que acabó encajando el segundo intentando despejar un lanzamiento desde su propia meta de Rojo, aprovechando la portería huérfana.

Fue el 0-2, un duro golpe para un Marín dubitativo, al que le cuesta encontrar la fluidez en su juego. Y que, cuando lo hace, se topa con su absoluta falta de eficacia cuando tiene delante la portería contraria.

FICHA TÉCNICA
0 - Marín Futsal: Silvia Aguete; Ale de Paz, Adri, Café y Ceci. También jugaron: Bea Mateos, María León, Pauy Lara Balseiro.
2 - Viaxes Amarelle: Leti Rojo; Carol, Éli, Cris y Tety. También jugaron: Laura Doce, Lobo, Stepanenko y María Gómez.
Goles: 0-1, min. 16: Cris. 0-2, min. 40: Bea Mateos, en propia puerta.
Árbitros: Menéndez Nistal y Vilas López. Amonestaron con amarilla a la Éli y al técnico Jorge Basanta, por Viaxes Amarelle.
Incidencias: Partido correspondiente a la undécima jornada de la Primera Federación femenina. A Raña, unos 180 espectadores.

Comentarios