viernes. 30.10.2020 |
El tiempo
viernes. 30.10.2020
El tiempo

25-25. Un punto que al Teucro le sabe agridulce

Un lance del encuentro del Teucro ante el Burgos. GONZALO GARCÍA
Un lance del encuentro del Teucro ante el Burgos. GONZALO GARCÍA
Pese al mal comienzo de partido, los azulones no le perdieron la cara al encuentro y supieron reponerse

Consiguió su segundo empate de la temporada el Teucro en su extraña visita a tierras gerundenses para medirse al Handbol Bordils, uno de los equipos llamados a sufrir en la parte baja de la clasificación. Un desplazamiento exprés donde fue necesario adaptar el plan de viaje a la situación que vive Cataluña con el endurecimiento de las medidas para frenar el covid-19.

Después de un comienzo muy precipitado por parte de ambos conjuntos, llegó el primer gol rozando el minuto cinco de partido de la mano de Diego Martínez con un lanzamiento desde los siete metros. No fue el inicio soñado para ninguno de los protagonistas con muchas imprecisiones en ataque y una circulación de balón poco clara en los estáticos. Ante ese decorado Irene Vilaboa situó a Dzokic de central para forzar el lanzamiento exterior. Sin embargo, lo que se encontró fue un siete poco organizado e incapaz de cerrar las contras en defensa. De ese modo llegó la primera ventaja de los anfitriones con un parcial 5-0 que obligó al conjunto lerezano a parar el cronómetro.

La reanudación sirvió para mejorar la defensa, obligando al Bordils a manejar la pelota al borde del pasivo y muy lejos de zona de lanzamiento. Arnau Palahi y Esteve Ferrer fueron maniatados en el eje central con la presión de la primera línea del Teucro, más activa con el pasar de los minutos. Transcurrido el ecuador de la primera parte, el choque apuntaba a partido largo, intenso, con mucho contacto físico y pocas concesiones al espectáculo. El Handbol Bordils tenía claro que la victoria pasaba por la defensa y Teucro no quiso quedarse atrás. Tres goles casi consecutivos de los azulones (6-4, min. 17), unidos a las buenas sensaciones en la portería bastaron para meter a los chicos de Irene Vilaboa de nuevo en el choque.

La reanudación del partido nació con Cristian Remeseiro persiguiendo por todo el frente defensivo a Palahi. El duelo de dieces fue una batalla táctica de desgaste entre dos jugadores llenos de talento y con un gran futuro. Si algo se echó en falta en el intercambio de golpes que derivó en las tablas (15-15, min 38) fue mayor presencia en el eje por parte de los jugadores del Teucro. Ni Víctor Deco ni el brasileño Caue Herrera hicieron frente a sus rivales.

Volvió a tomar ventaja Bordils con una escaramuza de Ferran Pou, atacando el lado débil, otra asignatura pendiente en la defensa teucrista durante buena parte del encuentro. Como si de la primera parte se tratara, una nueva desconexión visitante permitió a los chicos de Pau Campos anotarse un parcial 5-1 que dejó muy desestabilizado al bando foráneo.

A falta de tres minutos las tablas reinaban en un marcador que fue fiel reflejo de la igualdad vivida. El equipo de la ribera del Ter se agarró al trabajo defensivo para avistar un final muy ajustado. Después de un intercambio de goles llegó la última posesión visitante con medio minuto por delante. La pizarra de Irene Vilaboa se cortocircuitó sin que ni Dzokic ni Pereiro pudiesen armar el brazo. Tampoco le fue mejor a la ofensiva blanquiverde incapaz de anotar en un último ataque relámpago.

Ficha técnica
Parciales: 0-1, 5-1, 6-3, 8-6, 10-10, 11-13 (descanso) 13-14, 16-16, 19-18, 21-22, 23-23 y 25-25 (final).

Árbitros: Millán Cazorla e Izquierdo Molina (Colegio vasco). Amonestaron a los locales Pol Rodoreda y Adriá Fornés y al jugador visitante Diego Martínez. Excluyeron dos minutos a Vilanova, Bañeras y Adriá Fornés; Caue Herrera, Roi Sierra, Samuel Pereiro y Cristian Remeseiro.

Incidencias: Pavelló Blanc i Verd. 100 espectadores.

25-25. Un punto que al Teucro le sabe agridulce
Comentarios