sábado. 24.10.2020 |
El tiempo
sábado. 24.10.2020
El tiempo

DERBI DEL LÉREZ

29-24. El Cisne enseña la realidad al Teucro

Un instante del encuentro entre el Cisne y el Teucro. GONZALO GARCÍA
Un instante del encuentro entre el Cisne y el Teucro. GONZALO GARCÍA
El conjunto cisneísta desarbola al teucrista en una gran segunda mitad, en la que fue mejor y penalizó los errores de su rival

El Cisne reina en la la Boa Vila. Al menos, en la Copa del Rey. El conjunto cisneísta desarboló a un Teucro demasiado verde en una segunda parte brillante en lo ofensivo y en lo defensivo para ganar por primera vez en su historia el derbi en la ciudad del Lérez. El bloque teucrista incomodó a su vecino en la primera mitad, pero acabó pagando muy caros sus errores en ataque. Desquiciados por un gran Villamarín durante los 60 minutos, los jugadores azules no pudieron con el mayor talento en la primera línea y cohesión de un Cisne que supo jugar mejor los minutos "calientes".

Salió con las ideas claras a "su" pabellón el conjunto teucrista. El Cisne ejercía como local en la casa azul y le costó entrar en el partido. El bloque dirigido por Luis Montes no quiso correr, como suele hacer. Sabedor de la superioridad cisneísta, planteó un partido bronco, de ritmo bajo y ataques pausados. Y le salió bien. Los defensores "visitantes" apretaban a la primera línea local en cada recepción. Andrés, Chapela y Chan no jugaban cómodos y cada ataque era pesado. Pero gracias a Villamarín, que cerraba todos los caminos al Teucro, los de Jabato pegaban un primer arreón con el 4-2 de Javiva (min. 6).

Sin embargo, el mejor hacer del Teucro iba a dar sus frutos. Los de la orilla norte siguieron insistiendo en su plan de partido y en cuanto Villamarín dejó de hacer milagros, tomaron su primera renta en el marcador. Moyano, en ataque estático y aprovechando la exclusión de Andrés, se puso 4-5.

LO MEJOR. Los porteros ► Uno ganó y el otro perdió, pero Villamarín y Salazar estuvieron de sobresaliente

Entonces, con 5-6, Edu Salazar se quiso unir a la fiesta. El hispano-venezolano pretendió no ser menos que su rival en la portería y encadenó varias paradas que, junto a las de Villamarín, llevaron al marcador al inmovilismo.

El Cisne no estaba cómodo y poco después, Prada colocó el 6-8 en el marcador. Corría el minuto 18 y el conjunto azul sorprendía al cisneísta, algo perdido en la pista.

APARECE EL TALENTO. Sin embargo, en ese momento complejo para el equipo de Jabato apareció el talento. Andrés Sánchez colocó el 7-8 sobre pasivo y Chan firmó una gran acción individual para devolver el equilibrio al marcador. Eso hizo daño al Teucro y aunque Corneil logró imponer la última ventaja para los suyos, el Cisne cogió carrerilla. El ser más agresivo cerrando la guarida de Villamarín, que seguía con su show particular, le permitía correr. Mientras el Teucro perdía fuelle con su corta rotación, el Cisne encontraba dinamismo con sus cambios. El bisoño Virulegio (¡16 años!) forzaba la exclusión de Bojicic y del 8-9 se pasaba en cinco minutos al 12-9 más una nueva exclusión de Perovic con tanto de Andrés incluido.

Luis Montes, hasta entonces satisfecho, paraba el partido por primera vez. El Teucro reaccionaba gracias a una doble intervención de Salazar, pero Andrés volvía a anotar para mandar el choque 13-10 al descanso.

LO PEOR. Muchos errores ► Por momentos, el choque estuvo marcado por nervios. Ambos acumularon errores

El paso por los vestuarios pareció reforzar el plan teucrista. Pero Corneil perdonó el 13-11 y entonces llegó el huracán cisneísta, que se despegó hasta el 16-11 en tan solo tres minutos. Montes volvió a parar el partido y a colocar Pereiro, Poveda y Moyano en su primera línea. Pero ya era tarde.

El Cisne había cogido velocidad de crucero y aunque Salazar se agigantó, el partido estaba cada vez más cuesta arriba para el Condes de Albarei. Con "fly" incluido, Chan ponía el 20-14 a los 41 minutos.

Solo un milagro podía salvar al Teucro, que abrió su defensa en un intento suicida por remontar. Y pudo hacerlo por la relajación del Cisne, que llegó a ir ganando por ocho (26-18, min. 51), pero se relajó y encaró los últimos dos minutos haciéndolo por tres (26-23). Entonces, el Teucro volvió a pecar a base de precipitación y él mismo cortocircuitó cualquier atisbo de milagro.

29-24. El Cisne enseña la realidad al Teucro
Comentarios