3-0. Charles y Rufo afinan su puntería en el cierre de la pretemporada granate

El Pontevedra CF vence con autoridad al Estradense con un buen juego y el acierto goleador de sus dos delanteros
Un instante del encuentro de este miércoles. PATRI FIGUEIRAS
photo_camera Un instante del encuentro de este miércoles. PATRI FIGUEIRAS

La última prueba dejó un regusto dulce al Pontevedra CF, que refinó su receta de cara a la liga con buen juego y goles en su visita al Deza. El equipo de Pasarón sometió al Estradense de Tercera División en una primera mitad en la que volvió a encontrar las buenas sensaciones. Y sentenció en una segunda mitad mucho más típica de pretemporada, con cambios por doquier y cansancio en las piernas y el cerebro.

Era una prueba ante un rival muy inferior al que el Pontevedra se encontrará dentro de diez días. Y en otro contexto en cuanto a terreno de juego. Pero Antonio Fernández no quiso desaprovechar su test definitivo de pretemporada y apostó por un once que se parecerá mucho, con casi total probabilidad, al del debut en Primera Federación ante el Alcorcón.

Porque teniendo en cuenta las bajas de Seoane y Samu Araújo, a las que se unieron las ausencias por precaución muscular de Álex González y Churre, el preparador granate plantó en A Estrada una alineación reconocible, prácticamente idéntica al once de gala del pasado curso y que, por tanto, se conoce de memoria. Algo que no es un detalle menor teniendo en cuenta el tiempo de trabajo que necesitan los equipos muy nuevos para alcanzar su verdadero potencial. Ese período ya lo tiene avanzado el PCF.

Así, el canterano Abal era el encargado de dotar de amplitud y profundidad el carril izquierdo del equipo desde el lateral y completar ese sector de la zaga junto a un Derik que estaba ante su última oportunidad de demostrar en público por qué debe ser el central elegido por el club para dotar de competencia a Churre y Soto.

Sin embargo, fue la banda derecha el verdadero maná granate –este miércoles, como en toda la pretemporada, de azul–. Aún no se había cumplido el primer minuto de juego y Charles ya había rematado, sin conectar de verdad, en dos ocasiones aprovechando las llegadas de Bastos y Oier.

Era una declaración de intenciones de un Pontevedra que sometió al Estradense durante los primeros 20 minutos, basado en un óptimo rito de circulación. La velocidad de balón era buena, de lado a lado, con paciencia pero intención y buenas ideas hasta acabar encontrando la superioridad por fuera. Siempre por fuera. Pero faltaba el gol.

No lo logró Abelenda, que cazó un balón largo que se paseó paralelo a la portería tras su vaselina. Pero sí lo acabó encontrando Charles. El brasileño puso fin a dos amistosos de sequía colectiva con un testarazo puntual al centro de Oier. De nuevo acabando en la derecha tras intentarlo por la izquierda y ver cómo Abelenda aclaraba la jugada.

El tanto no era sino consecuencia del enorme dominio del equipo de la capital, entonado con balón salvo un tramo puntual en el ecuador del primer tiempo. Pero también muy capaz de activarse para recuperar rápido y negar cualquier ofensiva a un Estradense sufridor.

SENTENCIA. Al descanso, Fernández optó por dejar ya en la ducha a un Derik poco exigido y tímido con el balón y al veterano Charles. Ante la ausencia de centrales, Miguel Román bajó unos metros para formar pareja con Soto y dejarle el mando en la sala de máquinas a Borja Domínguez.

Pronto Yelko, tan hiperactivo como acertado, cedió su lugar a Mario Ortiz.

Por aquel entonces, el Pontevedresa ya había encontrado el segundo tanto repitiendo su manida y exitosa fórmula: centro de Oier Calvillo y cabezazo de su punta. No hizo falta encontrar la ventaja esta vez. El vasco colocó un centro bueno con un zaguero encima y Rufo se impuso en el primer palo para hacerlo todavía mejor.

Se rompía ya el choque, con un Estradense cansado de correr detrás del balón y cada vez con menos oxígeno para salir de la presión asfixiante del conjunto visitante, que recuperó alto en el sector derecho para que Abelenda filtrase un balón de gol a Rufo, que recortó a su par y definió fácil a gol a la hora de juego.

A partir de entonces, el encuentro perdió la tensión competitiva. El Estradense se asomó a la meta de Cortés, mientras que los voluntariosos Diz y Jaichenco no terminaron de poder resetear el partido.

Daba igual: el Alcorcón ya asoma en el horizonte.

FICHA TÉCNICA
0 - Estrandese: Coke; Yosi, Uriol, Araban, Óskar; Mella, Javicho, Porrúa; Andrés, Said y Migui. También: Mateo, Ander, Raúl, Miguel Fernández, Ángel, Less, Hugo, Júnior y Fon.
3 - Pontevedra: Cortés; Bastos, Soto, Derik (Borja Domínguez, min. 46), Abal; Román, Oier Calvillo (Martín Diz, min. 70), Yelko Pino (Mario Ortiz, min. 54), Alberto Rubio (Rachu, min. 80); Abelenda (Jaichenco, min. 70) y Charles (Rufo, min. 46).
Goles: 0-1, min. 38: Charles. 0-2, min. 51: Rufo. 0-3, min. 60: Rufo.
Árbitro: Vidal Fonseca. Amonestó con amarilla a Óskar, por el Estradense.
Incidencias: Partido amistoso disputado en el Novo Municipal da Estrada ante unos 300 espectadores.

Comentarios