4-1. El Ence Marín obra el milagro y certifica la permanencia en el último partido

El equipo que entrena Ramiro Díaz gana claramente al Ourense y asegura su continuidad en la máxima categoría
Las jugadoras del Marín festejan la permanencia. DAVID FREIRE
photo_camera Las jugadoras del Marín festejan la permanencia. DAVID FREIRE

El Ence Marín Futsal se ganó el derecho a vivir la cuarta temporada de su historia en la máxima categoría del fútbol sala nacional femenino tras firmar con una victoria la permanencia matemática en la última jornada.

Las pupilas de Ramiro Díaz, que dependían de sí mismas y contaron con el apoyo de una entusiasmada afición blanquiazul, cumplieron con su cometido final de superar al Ourense Ontime gracias a un doblete de Inés y sendos tantos en el segundo tiempo por parte de Débora Lavrador y Carolina Pedreira.

Tras una mala primera vuelta, con la necesidad de acoplar muchas piezas nuevas y condicionada por las lesiones, el conjunto marinense reaccionó a tiempo y completó una gran segunda parte de la campaña que le permitió lograr su objetivo de seguir entre los grandes. El prólogo de este decisivo partido estuvo marcado por unos nervios iniciales que hicieron mella en las primeras posesiones de balón de un Ence Marín Futsal impreciso en campo contrario.


Con más tranquilidad en el trazo de sus jugadas ofensivas más prematuras, el Ourense Ontime fue el primero en advertir con peligro sobre la portería rival. Marta y Candela se asociaron para que la última concluyera la secuencia con un disparo cruzado hacia el palo izquierdo de una portería defendida por una Patri Arruti que empezó a solicitar más calma a sus compañeras. Con el pasar de los minutos el cuadro de Ramiro Díaz supo manejar mejor la tensión y comenzó a pisar la zona de finalización con mayor asiduidad y claridad.

Gi Portes asumió la responsabilidad de comandar los diferentes ataques, tanto corriendo al espacio en los contragolpes como, sobre todo, dirigiendo los ataques estáticos. La internacional brasileña, alma libre sobre la pista de A Raña, asaltó el carril derecho para dar un centro al que Carolina Bravo no fue capaz de darle final feliz, ya que a su volea final le faltó limpieza.

Al mismo tiempo que llegaban buenas noticias desde la pista del Burela con la derrota del Viaxes Amarelle, el Ence Marín Futsal siguió aferrándose a la calidad de Gi Portes para instalarse en un mayor estado de confianza con el balón.

La futbolista brasileña recibió el esférico al pie, pegada a la línea de la banda izquierda y ejecutó una diagonal a la que dio continuidad con un disparo potente que obligó a la guardameta visitante a realizar una reseñable intervención a ras de parqué.

Durante el final de la primera parte el relato del partido adoptó un tono incierto e igualado, que se evidenció en los problemas acumulados por el Marín Futsal para terminar con precisión sus jugadas ofensivas. Ramiro Díaz buscó soluciones y aire fresco desde el banquillo. Y lo encontró en la figura de la capitana, Inés, que se erigió en heroína del conjunto pontevedrés en el día más indicado.

Cuando ya se estaba acariciando el tiempo de descanso, Carolina Bravo y Gi Portes hilaron una rápida triangulación que Inés, llegando a la frontal del área desde el perfil izquierdo, concluyó con un remate de primeras al fondo de las redes.

Sin embargo, el segundo periodo no pudo arrancar de peor forma para los intereses de un Marín que vio como el combativo Ourense Ontime volvía a equilibrar el marcador.

La plantilla del Marín Futsal celebra con los afi cionados la permanencia. DAVID FREIRE
La plantilla del Marín Futsal celebra con los afi cionados la permanencia. DAVID FREIRE

No había pasado ni un minuto de juego del reinicio del partido cuando a través de una bonita jugada Candela anotó el 1-1. La jugadora del cuadro ourensano lanzó una pared con Marta, que le devolvió el cuero de tacón, y conectó un disparo que fue lo suficientemente desviado por Gi Portes para colarse ajustado al palo derecho de la portería del cuadro marinense.

Afrontó el elenco de Ramiro Díaz el nuevo escenario de partido con la clara intención de finiquitar la permanencia por su propia cuenta, sin tener que estar pendiente del transistor. Y la reacción fue de manera inmediata y efectiva, con la materialización del 2-1, obra de una muy emocionada Débora Lavrador.

La pívot portuguesa estuvo intuitiva dentro del área rival para empujar en solitario un último pase excelso de Carolina Pedreira, quien echó mano del temple necesario para atraer la presión rival y liberar la llegada desde el lado contrario por parte de su compatriota.

Con el Ourense Ontime totalmente volcado sobre la meta de una sólida Patri Arruti, A Raña terminó de estallar de júbilo con la confirmación de la permanencia gracias a los goles al contraataque por parte de Inés y Carolina Pedreira. En ambas transiciones destacó una Gi Portes que siguió demostrando su categoría, elemento clave en la resurrección del Marín desde su incorporación en el mercado invernal.

Comentarios