Domingo. 21.04.2019 |
El tiempo
Domingo. 21.04.2019
El tiempo

A la conquista de un sueño

Álvaro Bustos conduce el balón en un entrenamiento. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Álvaro Bustos conduce el balón en un entrenamiento. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

El Pontevedra busca contra el Coruxo su cuarto triunfo consecutivo para colarse en los puestos de 'play off'

La frontera entre el sueño y la realidad es tan difusa que se puede atravesar en cualquier minuto de un partido. El Pontevedra habita en ella a seis jornadas del final de la temporada. 90 minutos pueden desplazar al equipo granate hacia un lado u otro de la línea. Una jugada, un segundo o un gol pueden cambiar la dimensión en la que se mueve el once granate y acercarlo a la realidad del play-off, que hasta la fecha siempre ha sido parte del territorio onírico.

El cuadro de Luismi lleva 32 jornadas asistiendo a la batalla por los cuatro primeros puestos desde fuera. Ha visto la puerta cerrada medio año y entreabierta la otra mitad, pero nunca ha podido atravesarla. Para lograrlo, para que la promoción se convierta en una certeza, debe lograr su cuarto triunfo seguido frente a un complicado adversario, el Coruxo.

El once de Luismi se encuentra en una dinámica difícil de mejorar. Ha superado una de sus mayores crisis emocionales del ejercicio con tres victorias seguidas, la última de ellas frente al San Sebastián de los Reyes en un enfrentamiento que rozó la perfección y subió la moral de las tropas.

La fase de ascenso está a un solo punto de Pasarón y la irregularidad de todos los rivales en los tiempos recientes hace concebir esperanzas de un futuro mejor pero, para que las expectativas se cumplan, antes el Pontevedra deberá batir a la escuadra más estable de los últimos tiempos.

Y es que el Coruxo no ha perdido todavía en lo que va de segunda vuelta. Los vigueses llevan trece jornadas sin perder, pero están lejos de los mejores porque han empatado demasiados enfrentamientos: 16, la mitad de los que han disputado.

El once de los hermanos Montes no podrá contar con Antón de Vicente, jugador versátil como pocos de la categoría, pero sí tendrá su arsenal de talento para el juego combinativo. En el Pontevedra es improbable que juegue Álex González, con molestias musculares tras su esfuerzo contra el San Sebastián de los Reyes.

El partido se jugará en el campo y en las gradas, en las que habrá un par de centenares de seguidores granates dispuestos a convertir un sueño en realidad.

A la conquista de un sueño
Comentarios